Acción de los consulados en la diplomacia económica

Compartir

Implantados históricamente a lo largo de las rutas marítimas y terrestres del comercio exterior de Francia, en la actualidad los consulados:

  • se encargan de la administración de los ciudadanos franceses en el extranjero;
  • ejercen la protección consular de los ciudadanos francés en dificultad;
  • son el enlace de las embajadas y de los servicios económicos que sirven la influencia de Francia;
  • son la «ventanilla Francia» para los extranjeros, en particular para expedir visados.La Dirección de Franceses en el Extranjero y de Administración Consular (DFAE) dirige en París y Nantes la actividad de la red consular. También participa en el desarrollo de un tejido de convenios judiciales, fiscales y sociales cuya finalidad es constituir un marco jurídico seguro para la expatriación.

La red consular apoya a las empresas francesas en el extranjero y la vitalidad económica de Francia con los medios que se exponen a continuación.

Una nueva política sobre los visados

En el mundo abierto y competitivo de hoy, es esencial facilitar la movilidad internacional y la circulación de las inversiones, los conocimientos y los talentos. En ese contexto, la política sobre los visados debe equilibrase para responder a dos retos adicionales, que son el control de los flujos migratorios y el incremento de la atractividad de Francia.

Para ello, el Ministerio de Asuntos Exteriores y el Ministerio del Interior han previsto diversas acciones para mejorar el tratamiento de las solicitudes de visados y la atención a los solicitantes, dando nuevas orientaciones a la red diplomática y consular, adaptando los medios y los trámites a los retos actuales y modernizando los instrumentos.

Se ha tomado ya una primera medida para facilitar la movilidad de las personas objetivo. Los puestos consulares han recibido instrucciones para mejorar la tasa de expedición de visados de corta estancia, denominados de tránsito, y el plazo para expedirlos a las personas que participan en el desarrollo de las relaciones bilaterales (hombres de negocios, inversores, universitarios científicos, artistas, turistas que vienen preferentemente a Francia con regularidad…).

Estos visados de entradas múltiples permiten que sus titulares entren y salgan varias veces del espacio de Schengen sin tener que pedir un nuevo visado para cada desplazamiento.

Su vigencia es de 6 meses a 5 años y permiten residir en Francia y en el espacio de Schengen 90 días por periodos de 6 meses.

También se ha pedido a los puestos diplomáticos que multipliquen las listas de atención positiva y se asocien con empresas, cámaras de comercio, universidades u organizaciones profesionales para proponer trámites simplificados a sus empleados o afiliados.

Se van a proponer en breve plazo otras medidas para mejorar aún más la atención a los solicitantes de visados, y simplificar y racionalizar los dispositivos de acceso a la estancia a grupos cualificados (mundo de los negocios, estudiantes…).

Por último, recordemos que la actividad «visado» generó 116 millones de euros de ingresos en el presupuesto del Estado en 2011, con un resultado neto, previa deducción de la masa salarial, de más de 70 millones de euros, además de considerables beneficios económicos, especialmente en el sector del turismo. Se tiende a armonizar la expedición de visados con los demás Estados del espacio de Schengen para evitar el «visado shopping».

La seguridad jurídica de la expatriación y de las operaciones internacionales mediante la mejora del marco convencional

La DFAE negocia, directamente o apoyando a otras administraciones, varios tipos de convenios internacionales:

  • convenios fiscales, que clarifican las reglas aplicables en cuestión de fiscalidad, para evitar especialmente la doble imposición;
  • convenios de seguridad social, que facilitan la movilidad geográfica de los franceses mejorando la continuidad de los derechos sociales;
  • convenios judiciales, que permiten reducir las complicaciones judiciales a las que podrían verse expuestas las empresas francesas en el extranjero;
  • acuerdos de movilidad para los jóvenes (18-35 años), como los acuerdos «vacaciones-trabajo», que permiten ofrecer condiciones más favorables a la expatriación.

Apoyo a la expatriación

La red consular aplica directa o indirectamente dispositivos de ayuda a la expatriación:

  • la Maison des Français de l’étranger (MFE), instalada en París y presente en Internet, aporta a los franceses un servicio público de asistencia a la expatriación y a la reinserción al volver a Francia;
  • los comités consulares para el empleo y la formación profesional (CCEFP) presentes en 31 países, asociados a menudo con estructuras locales, asisten a los franceses en la búsqueda de empleo en el extranjero;
  • mediante el dispositivo de ayuda a la escolaridad, que se acaba de reformar para reorientar las becas a las familias que más lo necesitan, la red consular aporta a muchos franceses –en particular trabajadores autónomos, empresarios de PYMES o contratados locales de empresas francesas- la garantía de que sus hijos recibirán una educación primaria y secundaria de calidad con los programas aplicados en Francia;
  • la simplificación de los trámites administrativos se orienta en particular al mundo de los negocios, por ejemplo con el pasaporte «Gran Viajero», que tiene 48 páginas en vez de 32.

La función de influencia de los consulados al servicio de la diplomacia económica

Los consulados generales no ubicados en la capital del país se encuentran en ciudades de fuerte potencial económico (Bombay, Nueva York, Estambul…). Ponen su conocimiento del mundo político y económico local al servicio de las empresas que lo solicitan. Esta contribución a la acción económica de la embajada y de su servicio económico debe proseguirse y consolidarse.

Fecha de publicación : 09.04.13