La lucha contra el cambio climático

Compartir

Hay un claro consenso científico en cuanto al origen antropogénico del cambio climático, cuyos efectos en la vida humana ya son visibles y lo serán cada vez más muy próximamente. Para responder a este desafío, en la COP21 de 2015, los países adoptaron el Acuerdo de París sobre el clima.

El Acuerdo de París es un tratado que instaura un nuevo marco multilateral para la lucha contra el cambio climático, cuya aplicación queda sujeta a la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC). Abre la puerta a un refuerzo progresivo de los compromisos de mitigación y adaptación de todos los países, gracias, en particular, a mecanismos de cooperación en materia de financiación, transferencia de tecnología y refuerzo de las capacidades.

El Acuerdo de París está en vigor y las reglas para su aplicación ya se han adoptado, ahora debe implementarse plenamente. En este contexto, la próxima etapa de la movilización internacional tendrá lugar en la COP26, que se celebrará en Glasgow en noviembre de 2021.

Para que la crisis de la pandemia de COVID-19 y sus consecuencias socioeconómicas no releguen la emergencia climática a un segundo plano, Francia, el Reino Unido y el secretario general de las Naciones Unidas organizan la Cumbre Ambición Clima el 12 de diciembre de 2020, en colaboración con Italia (organizadora de la pre-COP26) y Chile (presidente de la COP25).

El 5.º aniversario del Acuerdo de París debe permitir que las Partes y los agentes no estatales aumenten su ambición en términos de compromiso. La prioridad de Francia consiste en avanzar lo más rápidamente posible en esta nueva etapa, insistiendo en la acción de los grandes emisores de gases de efecto invernadero (países del G20) y ayudando a los países en desarrollo en situación de mayor fragilidad.

(Última actualización: diciembre de 2020)