La lucha contra la impunidad, requisito imprescindible para la paz en Siria

Compartir

Francia trabaja por que los crímenes perpetrados en Siria no queden impunes. Es una cuestión de conciencia y de consideración con las innumerables víctimas de la violencia. Y también es una cuestión de justicia y responsabilidad, Siria debe poder reconstruirse social y políticamente.

Francia apoya a los distintos órganos creados para lograr llevar ante los tribunales a aquellos que han violado los derechos humanos y el derecho internacional en Siria.

Es nuestra responsabilidad asimismo luchar contra la impunidad en los crímenes cometidos en Siria. Es una cuestión de principios y de justicia. También es una condición necesaria para alcanzar una paz sostenible, en una sociedad siria que ha sido asolada por casi diez años de conflicto.
Tribuna de catorce ministros de Asuntos Exteriores europeos, febrero de 2020.

Comisión Internacional Independiente de Investigación sobre la República Árabe Siria

El mandato de la Comisión Internacional Independiente de Investigación sobre la República Árabe Siria, conocida como «Comisión Pinheiro» por el apellido de su presidente, Paulo Sergio Pinheiro, consiste en documentar los crímenes cometidos en Siria sin importar quién los ha perpetrado. Fue creada por una resolución del Consejo de Derechos Humanos (CDH) en agosto de 2011 y, desde entonces, su mandato se prorroga anualmente.

La Comisión se ve obligada a llevar a cabo la investigación y las entrevistas con las víctimas fuera de Siria, sobre todo en los países limítrofes con el país, ya que el régimen sirio le ha denegado el acceso al país. Sus informes periódicos relacionan todos los crímenes y las violaciones cometidos en Siria. Evidencian crímenes de lesa humanidad y crímenes de guerra.

Mecanismo Internacional, Imparcial e Independiente (IIIM)

El oficialmente denominado Mecanismo International, Imparcial e Independiente para Ayudar en la Investigación y el Enjuiciamiento de los Responsables de los Delitos de Derecho Internacional Más Graves Cometidos en la República Árabe Siria desde Marzo de 2011 se creó en 2016 mediante una resolución de la Asamblea General de las Naciones Unidas (AGNU) copatrocinada por Francia.

Su misión consiste en recabar pruebas de las violaciones más graves que se hayan producido. Se recopilan para usarlas en procesos penales. Según los términos de la resolución, ha de «recabar, consolidar, preservar y analizar las pruebas de violaciones del derecho internacional humanitario y de violaciones y abusos de los derechos humanos». El IIIM, aun sin poder acceder a territorio sirio por falta de cooperación del régimen, ha sido capaz de recabar casi un millón de pruebas. Colabora estrechamente con una red de ONG sirias, que recaban pruebas in situ y le facilitan los elementos con los que preparar los expedientes.

El mandato del IIIM, establecido en una resolución de la AGNU, trasciende el de la Comisión Pinheiro, creada por el CDH. Además de esclarecer los hechos e identificar a sus autores, lleva a cabo un verdadero trabajo recabando, seleccionado y analizando las pruebas que permiten preparar expedientes con miras a procesos judiciales futuros. Al compartir pruebas con las autoridades judiciales (por ahora con autoridades judiciales nacionales con jurisdicción universal o prácticamente universal en lo que se refiere a los crímenes de especial gravedad), el IIIM facilita dichos procesos. El 13 de mayo de 2020, este mecanismo había recibido 61 solicitudes de tribunales de 11 Estados.

Labor de los tribunales franceses

Los tribunales nacionales también contribuyen a luchar contra la impunidad, en particular en virtud de la jurisdicción casi universal de que disponen en el caso de los crímenes internacionales de mayor gravedad.

En septiembre de 2015, el ministro de Asuntos Exteriores sometió el asunto al Fiscal de la República Francesa, lo que permitió que la Fiscalía de París abriera un expediente preliminar por «crímenes de lesa humanidad» contra el régimen sirio.

Dicho expediente se basa, entre otras cosas, en las decenas de miles de fotografías de restos mortales hechas en hospitales militares entre 2011 y 2013 por «César», un exfotógrafo militar sirio.

La Fiscalía Antiterrorista francesa cuenta con una unidad especializada en crímenes de lesa humanidad, genocidios, crímenes y delitos de guerra y se ha ocupado de crímenes perpetrados en Siria.

Lucha contra la impunidad cuando se usan armas químicas

Uno de los rasgos más dramáticos del conflicto de Siria es que desde 2012 se han usado varias veces armas químicas. La inmensa mayoría de estos ataques son del régimen a su pueblo. Una sucesión de distintos mecanismos internacionales permitió demostrar que estas armas prohibidas se habían usado verdaderamente, así como identificar a los responsables. El 8 de abril de 2020, el equipo de investigación e identificación (Investigation and Identification Team, IIT) de la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ) identificó, a raíz de una investigación independiente, imparcial, robusta y rigurosa, a unidades del ejército del aire del régimen sirio como responsables de los ataques con armas químicas que se produjeron en Latamné, Siria, los días 24, 25 y 30 de marzo de 2017. Las investigaciones se vieron ralentizadas porque el régimen sirio se negó sistemáticamente a facilitar información y permitir el acceso a su territorio a los equipos de investigadores.

Francia también trabaja activamente en la OPAQ y contribuye económicamente a su trabajo con respecto a Siria.

En enero de 2018, Francia lanzó la Alianza Internacional contra la Impunidad del Uso de Armas Químicas (PICIAC, por sus siglas en francés). La Alianza, fruto de una iniciativa intergubernamental que reúne a 40 Estados y a la Unión Europea, trabaja en la lucha contra la impunidad en caso de que se usen armas químicas en cualquier lugar del mundo.

En el marco de este foro de cooperación, los Estados participantes se comprometieron considerablemente a recabar y compartir pruebas para que se utilicen el procesos judiciales. También persigue favorecer la cooperación entre los Estados y los mecanismos internacionales, como el IIIM, y dar a conocer la identidad de las personas o entidades sancionadas. La última reunión de la PICIAC, que tuvo lugar en noviembre de 2019, permitió que se identificaran los medios jurídicos para luchar contra la impunidad en el uso de armas químicas. Estos son, principalmente, la justicia universal y la sanción administrativa.

Esta labor se tradujo en un documento de orientación publicado en la página web de la Alianza, en el que se presentan y resumen los instrumentos jurídicos, y que sirve de ayuda a los Estados voluntarios a la hora de implementarlos. Además, el 24 de abril de 2020, la PICIAC publicó una declaración a raíz de las conclusiones del primer informe del IIT, que fueron publicadas.

Por último, Francia defiende el trabajo del Consejo de Seguridad sobre el uso de armas químicas en Siria.

Más información sobre la Alianza (en francés)

¿Por qué no actúa la Corte Penal Internacional?

Siria no es parte del Estatuto de Roma por el que se instituye la Corte Penal Internacional (CPI). Por tanto, los crímenes cometidos en territorio sirio no son competencia de la CPI a menos que el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas le someta los casos. Francia propuso en 2014 una resolución del Consejo sobre Siria para trasladar la cuestión siria a la CPI, pero no fue adoptada.

Última actualización: junio de 2020