Francia y Bélgica

En portada

Francia y Belgica

Relaciones políticas y últimas visitas

La vecindad geográfica, los factores históricos y culturales (el 40 % de los belgas habla francés), la fuerte interrelación de las dos economías y unos análisis que a menudo convergen, hacen que las relaciones franco-belgas sean especialmente estrechas y serenas.

Se ha instaurado una concertación periódica sobre las cuestiones europeas, político-estratégicas y africanas.

Los contactos de carácter específicamente bilateral son frecuentes, en especial en paralelo a las reuniones europeas y desde los atentados de París del 13 de noviembre de 2015. El Presidente de la República Francesa recibió al Primer Ministro belga Charles Michel en París el 13 de noviembre de 2014, solo unas semanas después de llegar al cargo. Por su parte, Manuel Valls se reunió con su homólogo el 18 de marzo de 2015, durante una visita a Bruselas, el 30 de noviembre en París, en paralelo a la COP 21, y visitó Bruselas el 1 de febrero de 2016, con ocasión de una reunión sobre cooperación en seguridad y lucha contra el terrorismo.

El Rey y la Reina de los belgas visitaron París el 6 de febrero de 2014 para su primera visita fuera de los países del Benelux. La última visita oficial bilateral de un presidente francés a Bélgica fue en 1983 (visita de François Mitterrand).

Relaciones económicas

Debido a la proximidad geográfica entre Francia y Bélgica, las relaciones comerciales son densas; Bélgica es el tercer socio comercial de Francia detrás de Alemania e Italia y por delante de China.

Bélgica es el segundo cliente de Francia (6,8 % de las exportaciones francesas), mientras que el Reino sigue siendo su tercer proveedor (7 % de las importaciones francesas). Francia también es el segundo cliente (16 % de las exportaciones belgas) y el tercer proveedor de Bélgica (11,5 % de las importaciones). Al margen de los hidrocarburos, que esencialmente son reexportaciones de gas del Mar del Norte que transitan por el puerto de Zeebrugge, la balanza bilateral es positiva para Francia, con 1.000 M€, lo que supone sin embargo un descenso claro con respecto a 2013 (3.000 M€).

El importe de las exportaciones a Bélgica, en ligero descenso con respecto a 2013, equivale a más del doble de las exportaciones francesas a China y supera el total de las exportaciones francesas a Brasil, Rusia, la India y China. Además, el número de empresas francesas que exportan a Bélgica es superior al de las empresas que exportan a Alemania. A pesar de estos buenos resultados, la cuota de mercado francesa (10,6 % en 2013, 10,5 % en 2012 frente a 10,7 % en 2011 y 11,1 % en 2010) disminuye de forma continua desde hace diez años, mientras que las de Alemania y de los Países Bajos se estabilizan al alza.

Muy presentes en Bélgica, las empresas francesas ocupan posiciones dominantes en los ámbitos de la energía, el material de transporte, las finanzas, las telecomunicaciones y la distribución, y hay margen de progresión para ellas, especialmente en el sector agroalimentario (Bélgica es uno de los países objetivo de la operación «Por una alimentación mejor», que cuenta con el apoyo de Ubifrance). Más de 1.700 empresas francesas están presentes en Bélgica y dan empleo a 144.503 personas.

Cooperación cultural, científica y técnica

La cooperación cultural, científica y técnica entre Francia y Bélgica es especialmente densa por la cercanía, en numerosos ámbitos, entre ambos países.
Francia y Bélgica han puesto en marcha numerosas cooperaciones en los ámbitos cultural, lingüístico y académico.

A este respecto, la atribución a las comunidades de la mayor parte de las competencias culturales, lingüísticas, científicas y universitarias ha llevado a actualizar el dispositivo de cooperación franco-belga mediante acuerdos con las entidades federadas (acuerdos entre Francia y, respectivamente, la Comunidad Francófona de Bélgica, la Comunidad Neerlandófona y la Comunidad Germanófona en 1999 y 2000). En la práctica, los agentes de la cooperación de ambos países se reúnen siempre que es posible con un espíritu de búsqueda del pragmático y de la eficacia. Se han desarrollado proyectos con socios de las diferentes regiones y comunidades lingüísticas.

El refuerzo de la francofonía y del francés es un eje importante, especialmente en Flandes y en la comunidad germanófona (actividades pedagógicas y formación de docentes, apoyo al refuerzo del personal del Liceo Francés de Amberes mediante el proyecto de creación de una clase bilingüe). En Bruselas, la Alianza Francesa de Bruselas Europa se encarga de la enseñanza del francés, con el acento puesto en la formación de funcionarios europeos y de diplomáticos destinados en la capital europea.

Otras formas de cooperación

Con 620 km de frontera común, 25.000 residentes en Francia que se desplazan diariamente a Bélgica para trabajar y 5.000 residentes en Bélgica que vienen a trabajar a Francia, la cooperación transfronteriza entre las regiones francesas y belgas es antigua y densa.

Sin embargo, sigue siendo poco visible, sobre todo por la falta de una instancia de intercambio institucional sobre cooperación transfronteriza o cuestiones fronterizas a nivel intergubernamental, como sucede por ejemplo con Luxemburgo.
La cooperación descentralizada es muy dinámica; existen varias agrupaciones europeas de cooperación territorial (AECT), entre ellas la primera AECT creada en Europa, la Eurometrópolis Lille-Kortrijk-Tournai, creada el 28 de enero de 2008, y la AECT Flandes-Costa de Ópalo, creada en 2009. La cooperación también es densa entre la Región Valona y Champaña-Ardenas (firma en 2012 de una declaración de cooperación reforzada en cuestión de desarrollo económico, competitividad e innovación, salud, turismo, cultura y cooperación con terceros países).

La cooperación policial y aduanera franco-belga se desarrolla de forma regular. Se basa en un acuerdo firmado el 5 de marzo de 2001 que condujo a la inauguración de un Centro de Cooperación Policial y Aduanera en Tournai, a principios del mes de septiembre de 2002. Los ministros del Interior belga y francés, Joëlle Milquet y Manuel Valls, firmaron un nuevo acuerdo el 18 de marzo de 2013, para dotar a las patrullas de policía mixtas franco-belgas de mayores poderes (ejercicio por los agentes de policía belgas y franceses en patrullas mixtas de sus competencias operativas, incluida la facultad de detención, mientras se encuentran en el territorio de la otra parte). El ámbito de aplicación territorial del acuerdo se extendió a todo el territorio belga y los departamentos franceses del Marne, Paso de Calais, Mosela, Somme, Norte, Aisne, Ardenas, Mosa y Meurthe y Mosela. Este acuerdo, ratificado por Bélgica, fue aprobado por el parlamento francés en julio de 2015.

En el ámbito hospitalario, tras el acuerdo marco de 2005 firmado en Mouscron, se ha puesto en marcha el acceso transfronterizo a los hospitales de la región; este dispositivo sigue evolucionando. Por otra parte, Francia y la Región Valona firmaron el 21 de diciembre de 2011 un acuerdo marco sobre acogida de personas con discapacidad francesas en los centros especializados de la Región Valona que entró en vigor el 1 de marzo de 2014.

Actualización: 02/02/2016

Enlaces de interés

MAPA DEL SITIO