Cultura

Compartir

Restitución de bienes culturales: nueva política de cooperación patrimonial entre Francia y África

Algunas obras del patrimonio cultural africano se hallan fuera de África. La restitución de las obras que se muestran en los museos franceses reviste gran importancia en la cooperación cultural, científica y museográfica de Francia con los países africanos. En su discurso del 28 de noviembre de 2017 en Uagadugú, el presidente de la República Francesa, Emmanuel Macron, reafirmó que Francia quiere emprender la restitución de las obras africanas a los países correspondientes. El proceso, definido por una iniciativa colaborativa, cuenta ya con un marco legal y está en curso en lo que respecta a Benín y Senegal. La restitución de bienes culturales ilustra la voluntad de abanderar una nueva política patrimonial que gire en torno a proyectos comunes.

Francia ha comenzado a restituir obras culturales a los países africanos

En Francia, las colecciones públicas se han ido constituyendo con la historia del país, en particular con su historia colonial. Por ello, parte del patrimonio cultural africano se halla actualmente fuera de África, por lo que los ciudadanos africanos no pueden acceder a elementos fundamentales de su cultura. Hace mucho tiempo que las obras africanas, que en su mayoría se incorporaron a las colecciones públicas de forma legal, pasaron a formar parte del dominio público del Estado francés. De conformidad con la legislación francesa en vigor, están sujetas a los principios de inalienabilidad, imprescribilidad e inembargabilidad. Se trata de medidas imprescindibles que permiten garantizar la protección y la conservación de los bienes culturales. Por tanto, las obras no pueden cederse ni comercializarse, pero sí pueden prestarse tanto a organizaciones públicas como a organizaciones privadas. El Ministerio para Europa y de Asuntos Exteriores, que recibe las solicitudes de restitución de las autoridades extranjeras, trabaja en este ámbito en estrecha colaboración con el Ministerio de Cultura, garante de la integridad de las colecciones públicas.

Hace varios años que Francia recibe solicitudes oficiales de restitución de bienes culturales de varios Estados africanos, entre ellos, Benín. Este fenómeno originó una reflexión sobre la posibilidad de transferir la propiedad de algunas obras a los países de los que proceden. Por ello, en el discurso que pronunció en Uagadugú en noviembre de 2017, el presidente de la República Francesa expresó su deseo de que «se reunieran las condiciones necesarias para poder realizar restituciones temporales o definitivas del patrimonio africano a África». Dichas restituciones van acompañadas del establecimiento de una colaboración científica y museográfica sin precedentes entre Francia y sus socios africanos.

En esta dinámica participa Francia, pero también sus socios europeos, como Alemania, Bélgica y el Reino Unido, que también quieren un cambio en la consideración de sus colecciones públicas y en la forma en la que las han constituido y han entablado para ello un diálogo constructivo sobre la cuestión con las autoridades africanas.

Definición de un marco propicio para la restitución de obras

Con ocasión de la visita a Francia de Patrice Talon, presidente de la República de Benín, el 21 de marzo de 2018, Emmanuel Macron anunció el nombramiento de una pareja de expertos encargada de llevar a cabo una reflexión sobre estas cuestiones. Esta labor encomendada a Bénédicte Savoy, profesora en el Collège de Francia e historiadora del arte, y a Felwine Sarr, escritor y profesor de universidad senegalés, quedó recogida en un informe que se presentó en noviembre de 2018. Bajo el título Restituyendo el patrimonio africano: hacia una nueva ética relacional, el informe aporta una nueva lectura de las circunstancias en las que se produjeron las «apropiaciones patrimoniales» y la especificidad del patrimonio africano, y esboza propuestas para poner en marcha procesos de restitución.
En coherencia con esta línea, el presidente de la República Francesa aprovechó la ocasión para anunciar que había decidido restituir sin demora 26 obras reclamadas por las autoridades de Benín, botín de guerra del general Dodds en los palacios reales de Abomey, tras los combates de 1892.

El 24 de diciembre de 2020, la Asamblea Nacional adoptó la ley relativa a la restitución de bienes culturales a la República de Benín y a la República de Senegal. Francia se compromete a transferir a Benín la propiedad de las 26 regalías* procedentes de Abomey que atesora el parisino Museo del Quai Branly – Jacques Chirac. La autoridad administrativa dispone de un plazo de un año para proceder a dicha transferencia.
En virtud de esta ley, Francia también va a restituir el sable de El Hadj Omar Tall a la República de Senegal. Francia y la República de Madagascar también firmaron un acuerdo de custodia para dar respuesta a la solicitud oficial de restitución del elemento decorativo en forma de corona que ornamentaba el dosel del trono de la última reina malgache, Ranavalona III.

Las restituciones, acto fundador de una política patrimonial ambiciosa

Antes de su partida hacia Cotonú, los 26 objetos reales de Abomey se mostrarán en el Museo del Quai Branly – Jacques Chirac, en el marco de la semana cultural beninesa. En esta ocasión, artistas e investigadores presentarán al público la historia y la cultura beninesa. El museo recibirá a dos conservadores del país para preparar el traslado de las regalías de forma conjunta.
En Benín, las obras estarán expuestas durante varios meses en la fortaleza de San Juan Bautista de Ajudá, en proceso de renovación, antes de llegar a Abomey y a su futuro museo de la epopeya de las amazonas y los reyes de Dahomey (MEARD). La construcción de este museo, que cuenta con el respaldo de Francia, se enmarca en un proyecto más amplio de renovación de los palacios de Abomey, patrimonio mundial de la UNESCO, que resposará en el saber hacer de los profesionales locales.

Al mismo tiempo, Francia respaldará las medidas del Gobierno de Benín dirigidas a desarrollar la oferta formativa en profesiones relacionadas con el patrimonio en Benín, a través del apoyo brindado por varios expertos técnicos. Por último, la Embajada de Francia en Cotonú está implementando el proyecto «lugares de interés y museos por el desarrollo de los territorios», financiado por el FSPI, fondo de solidaridad para proyectos innovadores, sociedades civiles, francofonía y desarrollo humano. El FSPI tiene por objetivo crear una coalición de actores benineses y franceses, públicos y privados, dispuestos a respaldar la política museística y patrimonial de Benín.
La finalidad de todos estos proyectos consiste en crear una estrecha coleboración entre Benín y Francia en el ámbito patrimonial, que estimule los intercambios entre conservadores, estudiantes e investigadores de ambos países y contribuya a valorizar la riqueza del patrimonio beninés.

Propiciando la construcción de un nuevo imaginario común entre África y Francia

Más allá de este ejemplo, Francia desea reforzar su cooperación patrimonial con todos los países africanos, lo que se traduce, por ejemplo, en inversiones en formación. El Ministerio para Europa y de Asuntos Exteriores instaurará así un programa formativo de corta duración dirigido a los profesionales del patrimonio africano en distintos ámbitos, dispositivo que completará los ya existentes.
La Nueva Cumbre África-Francia, que se celebrará en octubre de 2021 en Montpellier, permitirá desarrollar el diálogo sobre las restituciones de obras a los países africanos por parte de los países europeos gracias a una sesión específica el 8 de octubre de 2021. La cumbre también permitirá reforzar la cooperación en materia museística e identificar nuevos proyectos comunes.

*Las regalías o iura regalia son conjuntos de objetos que simbolizan el poder de la realeza. Cada realeza tiene sus propias regalías, que a menudo se asocian a historias legendarias. Se custodian como tesoros y van constituyéndose sumando piezas sucesivamente.

actualización: septiembre 2021