Estrategia internacional de Francia para la igualdad entre mujeres y hombres en el mundo (2018-2022)

Compartir

Hacia la igualdad entre mujeres y hombres en todo el mundo

Las desigualdades entre hombres y mujeres siguen existiendo en todo el mundo. Ante esta situación, Francia refuerza la coherencia y la eficacia de las acciones que incorporen la perspectiva del género en sus políticas de ayuda al desarrollo y en su acción exterior. La 3.ª Estrategia Internacional para la Igualdad entre hombres y mujeres (2018-2022) es una herramienta ideada para dirigir la coordinación de las actividades de Francia hasta 2022 y mejorar la situación de las mujeres en todo el mundo. A nivel internacional es la expresión concreta del compromiso del Presidente de la República Francesa en favor de la igualdad de género, la gran causa de su mandato.

Un contexto internacional preocupante

Las mujeres y las niñas son las primeras afectadas por la pobreza, los conflictos y el cambio climático. Su lugar en la sociedad las pone en situaciones difíciles y las somete a discriminaciones en todas partes y en todos los ámbitos, una realidad que la pandemia de COVID-19 y sus consecuencias han agudizado aún más.

Las violencias sexuales como armas de guerra

La paz y la estabilidad no imperan en todo el planeta, sigue habiendo muchas regiones en guerra. Además, el calentamiento global, las tensiones relacionadas con los recursos naturales y las desigualdades socioeconómicas forman un caldo de cultivo de crisis y conflictos de los cuales las primeras víctimas suelen ser las mujeres. En algunos países, la violencia sexual puede usarse como arma de guerra con el fin de aterrorizar a la población.

El fondo internacional para supervivientes de la violencia sexual relacionada con los conflictos

El fondo internacional para supervivientes de la violencia sexual relacionada con los conflictos parte de la labor de Denis Mukwege y Nadia Murad. Su objetivo es que los supervivientes de violencia sexual relacionada con conflictos puedan acceder a indemnizaciones, reparaciones y ayudarlas en su reinserción social. Denis Mukwege y Nadia Murad dirigen la iniciativa en estrecha colaboración y concertación con otras partes interesadas del sector público, el sector privado y la sociedad civil. Francia ha anunciado que aportaría al fondo 6,2 millones de euros entre 2020 y 2022.

Denis Mukwege es un ginecólogo congolés, especializado en el tratamiento de las mujeres que han sido violadas o sufrido violencia sexual por parte de rebeldes armados.

Nadia Murad es miembro de la minoría yazidí del norte de Irak. En 2014, sobrevivió al ataque brutal de Dáesh a su pueblo natal.

En 2018, Denis Mukwege y Nadia Murad recibieron conjuntamente el Premio Nobel de la Paz «por sus esfuerzos para acabar con el uso de la violencia sexual como arma de guerra y en los conflictos armados».

Impacto de la crisis de COVID-19 en la situación y los derechos de las niñas y las mujeres

Las anteriores crisis sanitarias, de cólera, de ébola, mostraron cuáles pueden ser las consecuencias de una pandemia para las mujeres y las niñas en lo que se refiere a la salud, la intensificación de la violencia doméstica y los riesgos socioeconómicos. El impacto de la crisis de COVID-19 sobre las mujeres y las niñas será diez veces mayor dada su extensión planetaria.

Las mujeres están en primera línea de la crisis sanitaria, puesto que representan el 67 % del personal sanitario en todo el mundo. Por tanto, están especialmente expuestas al riesgo de infección, sin que cuenten siempre con protección sanitaria suficiente. Al mismo tiempo, las mujeres tienen más probabilidades de que su acceso a los servicios sanitarios, en particular en lo referente a salud sexual, reproductiva, materna e infantil, sea peor.

La cuestión de la violencia doméstica, que afecta en su mayoría a mujeres y niños, directamente correlacionada con las situaciones de crisis sanitaria de acuerdo con las conclusiones de varios estudios, se planteó ya desde las primeras medidas que se tomaron en marzo de 2020. El confinamiento, y de forma general, las restricciones de la circulación, intensifican el riesgo de que se agraven las violencias intrafamiliares.

Por último, las consecuencias de la pandemia en términos de reducción de la actividad y de pérdida de empleo son especialmente importantes para las mujeres, mayoritarias en los sectores que más se han visto afectados por la crisis (turismo, restauración, servicios), así como en el empleo informal y precario (el 89 % de las mujeres trabajan en el sector informal en el África subsahariana, y el 95 % en el Sudeste Asiático, según ONU Mujeres). Las personas que trabajan en dicho sector, al no estar cubiertas por seguridad social alguna, son especialmente vulnerables ante la enfermedad.

Virulentos ataques a los derechos y la salud sexuales y reproductivos

Los derechos y la salud sexuales y reproductivos (DSSR) son los derechos que tiene cualquier persona de decidir libremente sobre todo lo que atañe a su cuerpo y su sexualidad. Velan por garantizar que nadie sea víctima de discriminación, coerción o violencia sexual, por ejemplo luchando contra los matrimonios precoces y forzados y la mutilación sexual. También persiguen permitir el acceso a información y educación fiable y a servicios de salud sexual y reproductiva de calidad (incluido el acceso a los métodos contraceptivos y al aborto). Los DSSR son un círculo virtuoso puesto que favorecen el acceso a la educación, el empoderamiento, la reducción de la desigualdad y son un requisito fundamental para garantizar los derechos de la mujer.

Desde 2016, la acción de Francia en pro de los DSSR se basa en un documento de orientación estratégica: Estrategia para la acción exterior de Francia sobre población, derechos y salud sexuales y reproductivos para el periodo 2016-2020».

El consenso internacional en torno a los DSSR ha ido resquebrajándose con el auge de las posturas conservadoras, recientemente ilustrado por la firma del Consenso de Ginebra por 32 Estados, un texto resueltamente contrario al aborto y los DSSR. Ante el profundo cuestionamiento de estos derechos, Francia es ambiciosa en su defensa de esta cuestión, que incorpora en toda su actividad diplomática, en particular en las Naciones Unidas, en el seno de la Comisión de la Condición Jurídica y Social de la Mujer o la Comisión de Población y Desarrollo, y en la Unión Europea.

En septiembre de 2020, durante el evento Pekin+25 con el que se celebraba la Declaración de Pekín de 1995, el presidente de la República Francesa subrayó ante la Asamblea General de las Naciones Unidas la importancia de garantizar a la población los derechos sexuales y reproductivos y, en particular, el acceso a la interrupción voluntaria del embarazo.

El Foro Generación Igualdad (FGE), que tendrá lugar en junio de 2021, resultará fundamental para reafirmar el compromiso de la comunidad internacional con la promoción de los derechos de las mujeres y las niñas y con la construcción de sociedades más igualitarias.

La igualdad en el centro de la acción exterior de Francia

Los cinco ejes de intervención de la Estrategia Internacional de Francia para la igualdad entre hombres y mujeres (2018-2022) persiguen que esta temática transversal ocupe un lugar central en la agenda política del Ministerio para Europa y de Asuntos Exteriores: cooperación al desarrollo, diplomacia económica, diplomacia de influencia, cultural y educativa, etc.

Ejemplaridad

Porque hay que predicar con el ejemplo, el Ministerio va a redoblar esfuerzos en pro de la igualdad y la paridad en sus propios equipos y en los de sus operadores. Se trata concretamente de:
• multiplicar el número de mujeres en puestos de gestión de equipos y de embajadoras.
• sensibilizar y formar a todo el personal en las cuestiones de género;
• Integrar sistemáticamente la igualdad de género en las estrategias y actividades de los doce operadores que están bajo la tutela exclusiva o compartida del Ministerio.

Reforzar el apoyo político a las cuestiones de igualdad

Para intensificar la acción política en favor de la igualdad de género, las cuestiones de género deben tener cabida en todas las problemáticas, vinculadas o no con el desarrollo, y en todos los foros internacionales. Esto se aplica particularmente a la educación, la formación profesional y la inserción, la estrategia humanitaria, los problemas climáticos y económicos así como de población, de derechos y de salud sexuales y reproductivos. La estrategia fomenta también que se aborde la cuestión de la igualdad de género en los encuentros políticos bilaterales y que se integre en la actividad de las representaciones diplomáticas.

Véase también: Alianza de Biarritz

Mejor financiación de la acción por la igualdad

Para disponer de los recursos necesarios para realizar acciones concretas, la parte de la ayuda oficial al desarrollo que se dedica a las actividades en favor de la igualdad aumentará. En particular, para 2022, la financiación aportada por la Agencia Francesa de Desarrollo se dedicará en un 50 % a aquellos proyectos que integren un objetivo de reducción de las desigualdades de género.

Iniciativa AFAWA
La Affirmative Finance Action for Women in Africa (AFAWA) se lanzó durante el G7 que presidió Francia en 2019. Esta iniciativa del Banco Africano de Desarrollo (BAD) en colaboración con el African Guarantee Fund (AGF) persigue favorecer el acceso de las empresarias a financiación en África. En el periodo 2019-2024 se invertirán casi 1500 millones de dólares en el marco de la AFAWA para respaldar a las empresarias del continente.

El programa AFAWA persigue tres objetivos: i) garantizar el acceso de las empresarias a financiación en África; ii) dar asistencia técnica a las instituciones financieras socias para que adapten sus servicios financieros a las necesidades de las empresarias; iii) crear un entorno que favorezca el emprendimiento femenino, en particular trabajando en la eliminación de las barreras estructurales y reglamentarias que limitan el acceso de las mujeres a las fuentes de financiación.

Francia apoya plenamente la iniciativa AFAWA dando apoyo a los programas de asistencia técnica y ofreciendo un fondo de garantía que permite que las empresarias accedan a financiación de forma más sencilla.


Más información

Aumentar la visibilidad de las actividades en pro de la igualdad

La labor sobre la visibilidad comienza con una comunicación sin estereotipos de género: el Ministerio y sus operadores velan por utilizar las palabras en femenino y masculino en sus mensajes, dando así una imagen equilibrada de la sociedad. La visibilidad implica asimismo elaborar indicadores para evaluar las actividades emprendidas, puesto que es la única manera de saber si una ayuda es eficaz.

Informe del Alto Consejo de Igualdad de Género sobre diplomacia feminista

En noviembre de 2020, el Alto Consejo de Igualdad de Género realizó una evaluación intermedia de esta prioridad de la política exterior de Francia. El informe resultante contiene 19 recomendaciones para intensificar la implementación de la diplomacia feminista en sus distintos ámbitos de intervención.

Apoyo a la sociedad civil y puesta en común de los resultados

Mediante distintas plataformas en las que los agentes del desarrollo comparten recursos, la estrategia persigue fomentar los intercambios y los datos sobre la experiencia adquirida por las ONG, el sector privado (dentro del marco de la responsabilidad social de las empresas), el mundo de la investigación y los poderes públicos. Los conocimientos especializados y la visibilidad de las ONG francesas, un importante motor en favor de la igualdad entre mujeres y hombres, se reforzarán en los aspectos del género y los derechos de la mujer.

Fondo de apoyo a las organizaciones feministas

El objetivo del fondo de apoyo a las organizaciones feministas, cuya creación fue anunciada por el presidente de la República Francesa en 2019, consiste en dar apoyo a las organizaciones de la sociedad civil feministas que desarrollan su actividad en los países socios de la política de desarrollo de Francia. Codirigido por el Ministerio para Europa y de Asuntos Exteriores y la AFD, dedicará 120 millones de euros durante tres años (2020-2022) para financiar la actividad de movimientos feministas en el mundo. Beneficiará a aquellas organizaciones de la sociedad civil local que actúan en pro de la igualdad de género, los derechos de las mujeres y las niñas y las cuestiones de género.

Más información (en francés): https://www.afd.fr/fr/fonds-de-soutien-aux-organisations-feministes

Actualización: febrero de 2021