Derechos Humanos

Los derechos humanos, una prioridad de la política exterior de Francia

Los derechos humanos son los derechos inherentes a todos los seres humanos, sin distinción alguna de nacionalidad, lugar de residencia, sexo, origen nacional o étnico, color, religión, lengua o cualquier otra condición y abarcan numerosas temáticas.

La protección de los derechos humanos, tal y como se consagran en la Declaración Universal de Derechos Humanos, está en el centro de las labores de la Organización de las Naciones Unidas, que recuerda que estos derechos son universales, indivisibles e interdependientes y están relacionados entre sí (Conferencia Mundial de las Naciones Unidas). Figuran entre los valores fundamentales de la República Francesa, tal y como proclama el preámbulo de su Constitución. El respeto de dichos derechos es central en el ejercicio de la democracia en Francia y en su compromiso en el seno de la Unión Europea y las organizaciones internacionales.
Este compromiso se traduce en acciones políticas y diplomáticas, en el ámbito nacional, europeo e internacional, y se combina con acciones de cooperación y de apoyo en temáticas prioritarias.

Francia está especialmente comprometida con varias de estas temáticas: la abolición universal de la pena de muerte, la lucha contra la impunidad, las detenciones arbitrarias y las desapariciones forzadas, el respeto de los derechos de la mujer, la lucha contra el reclutamiento de niños soldado y la lucha contra la discriminación basada en la orientación sexual y la identidad de género. Estos proyectos se desarrollan en cooperación con la comunidad internacional, las organizaciones internacionales y las ONG francesas o extranjeras.

Más allá de estas temáticas, en los foros multilaterales y en el marco de sus relaciones bilaterales, la diplomacia francesa se dedica a actuar para luchar contra las violaciones de los derechos humanos allá donde se cometan.

Declaración Universal de Derechos Humanos de 1948

En esta sección