Pacto de París por los Pueblos y el Planeta (4P)

Compartir

El Pacto de París por los Pueblos y el Planeta (4P), forjado en la Cumbre para un Nuevo Pacto Financiero de junio de 2023, establece cuatro grandes principios para una política de financiación internacional más eficaz en materia de apoyo a los Estados vulnerables frente a las crisis y a los desafíos vinculados con la transición climática.

Los cuatro grandes principios del Pacto de París

  • i) Ningún país debería tener que elegir entre su desarrollo y la preservación del planeta.
  • ii) Cada país es libre de adoptar su propia estrategia de transición para lograr los objetivos del Acuerdo de París.
  • iii) Es necesario un aumento sustantivo de la financiación pública para luchar, a la vez, contra la pobreza y por la preservación del planeta.
  • iv) Se deben reorientar y movilizar masivamente las financiaciones privadas para apoyar estos objetivos.

Partiendo de este consenso político, se formó una comunidad de Estados en torno al objetivo de una reforma ambiciosa de la arquitectura financiera internacional, que busca poner rápidamente a disposición la financiación necesaria para luchar eficazmente contra el cambio climático y la pobreza.

El Pacto de París ya cuenta con el apoyo de 55 Estados [1] en todos los continentes, desarrollados y en desarrollo, pequeños Estados insulares y grandes economías emergentes.

La génesis del Pacto de París por los Pueblos y el Planeta

Los efectos combinados de la pandemia de la COVID-19, los diversos conflictos, el cambio climático y los desastres naturales nos han llevado a un mundo en el que la pobreza y las desigualdades aumentan y los progresos vinculados con los objetivos de desarrollo sostenible (ODS) no son suficientes.

El déficit de inversión anual para la realización de los ODS ha aumentado considerablemente hasta alcanzar los 4,2 billones de dólares tras la pandemia de la COVID-19. Para lograr la neutralidad en carbono de aquí a 2050, las inversiones mundiales en energías no contaminantes deberían triplicarse a escala mundial y entre 2,2 y 2,8 billones de dólares por año serán necesarios para lograr la transición energética y climática en los países emergentes y en desarrollo.

Mientras tanto, el aumento de la inflación y de las tasas de interés, el peso insostenible de la deuda, las tensiones comerciales, así como otras conmociones externas, han reducido considerablemente el margen de maniobra presupuestario de los países.

Según el Informe de los Objetivos de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas, publicado en 2023, es necesario:

  • hacer frente al elevado costo de la deuda y al aumento del riesgo de sobreendeudamiento;
  • ampliar de forma masiva la financiación asequible a largo plazo para el desarrollo;
  • ampliar la financiación para imprevistos de manera que puedan acceder a ella todos los países que la necesiten.

Este contexto llevó al presidente de la República Francesa a invitar a nuestros socios internacionales a París, con el objetivo de estimular una cooperación multilateral más estrecha para enfrentar los desafíos comunes, restaurar la confianza y obtener resultados rápidos para los pueblos y el planeta.

¿Cuáles son los objetivos del Pacto de París por los Pueblos y el Planeta?

El 4P ofrece un espacio inclusivo, en el que los países participantes pueden debatir y elaborar un programa estratégico, contribuyendo a garantizar que las negociaciones y debates que tienen lugar en otros foros multilaterales —como las COP, los directorios ejecutivos de los bancos multilaterales de desarrollo y del FMI, el G7, el G20, etc.— converjan en un programa de acción coherente para el desarrollo, el clima y la naturaleza.

El 4P brinda también la posibilidad, a cada uno de sus miembros, de proponer iniciativas que contribuyan al objetivo general de aumentar la financiación disponible para el clima y el desarrollo. Por ejemplo, Kenia, Francia y Barbados lanzaron juntos un grupo de trabajo sobre la fiscalidad internacional, que tendrá como objetivo identificar, de aquí a la COP30, posibilidades de imposición internacional para financiar los bienes públicos mundiales.

Finalmente, el 4P permite amplificar estos debates, entrelazando los diferentes aspectos del programa de reforma de la arquitectura financiera internacional. Mediante la publicación periódica de informes, destaca los progresos e identifica las deficiencias en los esfuerzos de la comunidad internacional. Permite valorizar las iniciativas y los esfuerzos realizados por cada país de manera individual, ayudando a movilizar un mayor apoyo y a aumentar su impacto.

¿Cómo funciona el 4P?

Los Estados miembros del 4P se reúnen periódicamente en el marco de comités de ejecución. Con el fin de facilitar la labor de estos comités y de asegurar la correcta ejecución de los objetivos del Pacto, en enero de 2024 se creó una secretaría independiente. Dicha secretaría se ha instalado en los locales de la OCDE.

Desde abril, el 4P cuenta igualmente con un representante: el enviado especial para el 4P, Macky Sall, expresidente de Senegal. El enviado especial representa al 4P y su agenda positiva en la escena internacional, reforzando así la tracción política necesaria para su ejecución. También se ha comprometido a que el 4P sea más inclusivo y a ampliar los efectos de sus acciones.

Algunos ejemplos de los progresos logrados por el 4P:

  • Mayor consideración de los aspectos climáticos y medioambientales, gracias a una nueva visión del Banco Mundial, centrada en los más importantes desafíos mundiales. En este sentido, se ha establecido como objetivo que el 45 % de su cartera se destine a la financiación para el clima;
  • Mejora del modelo operacional de los bancos de desarrollo para desbloquear financiación adicional. Adopción del objetivo de destinar entre 300 000 y 400 000 millones de dólares adicionales a préstamos en la próxima década;
  • Incorporación de un tercer representante de África en el Directorio Ejecutivo del FMI para reforzar la representatividad de las instancias financieras internacionales más importantes.
Enlaces útiles:

Contactos de la Secretaría del 4P

[1Alemania, Argentina, Bangladés, Barbados, Benín, Burundi, Cabo Verde, Camerún, Chad, Chile, Chipre, Colombia, Comoras, Costa de Marfil, Croacia, Dinamarca, Egipto, Eslovenia, España, Etiopía, Francia, Gabón, Ghana, Grecia, Guatemala, Guinea, Haití, India, Indonesia, Irlanda, Jamaica, Jordania, Kenia, Madagascar, Malaui, Marruecos, Moldavia, Níger, Nigeria, Palaos, Papúa Nueva Guinea, Portugal, Rumanía, Senegal, Sri Lanka, Tanzania, Sudáfrica, Tailandia, Timor Oriental, Túnez, Uruguay, Vanuatu, Vietnam, Zambia