La acción de Francia en las negociaciones climáticas

Compartir

La lucha contra el cambio climático es una prioridad fundamental de la política exterior de Francia, que participa en todos los debates multilaterales sobre este asunto.

La Conferencia de las Partes de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC), más conocida como la COP, es el principal marco multilateral de debate sobre el clima. Durante las negociaciones, Francia está representada por una delegación compuesta por expertos de varios ministerios y agencias, entre ellos, el Ministerio para Europa y de Asuntos Exteriores, así como por la delegación de la Unión Europea. Esta última es la que negocia en nombre de todos los Estados miembros de la UE, con un equipo formado por expertos de la Comisión Europea y de ministerios nacionales, incluidos los franceses.

Aparte de su acción en las negociaciones multilaterales, Francia también actúa en favor del clima a nivel bilateral. Este tema se aborda sistemáticamente, en particular en las reuniones del presidente de la República Francesa con sus homólogos. Además, a través de la ayuda bilateral, Francia acompaña a los países en desarrollo, sobre todo los más vulnerables, en su lucha contra el cambio climático y su adaptación frente a sus efectos.

Desde la COP21, la aplicación del Acuerdo de París constituye una prioridad diplomática para Francia y la Unión Europea, ambas plenamente movilizadas.

En este contexto, las prioridades de Francia son:

  • Fomentar el cumplimiento de los compromisos nacionales y la elevación de la ambición climática en todos los ámbitos. El objetivo es que las trayectorias de emisiones de gases de efecto invernadero sean compatibles con los objetivos del Acuerdo de París (orientados a contener el aumento de la temperatura por debajo de 1,5-2 °C);
  • Resaltar la ejemplaridad de la acción de Francia y de la Unión Europea, en particular para lograr la neutralidad climática de nuestras economías para 2050. Ello pasa por un esfuerzo mayor, de aquí a 2030, de reducción de emisiones de gases de efecto invernadero;
  • Apoyar la ciencia del clima y la labor del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC) para guiar las decisiones colectivas;
  • Trabajar para acelerar la movilización de flujos financieros, tanto públicos como privados, y orientar dichos flujos a proyectos que contribuyan a alcanzar los objetivos del Acuerdo de París;
  • Ayudar a los países en desarrollo más vulnerables a luchar contra el cambio climático, en particular a través de la acción de la Agencia Francesa de Desarrollo y del Fondo Verde para el Clima;
  • Trabajar con la sociedad civil, las empresas y las ciudades para una implementación ambiciosa del Acuerdo de París a través de iniciativas concretas.