Siria - Situación humanitaria (1° de febrero de 2018)

Francia condena los bombardeos del 29 de enero contra un hospital gestionado por Médicos Sin Fronteras y un mercado en la ciudad de Saraqeb y el del 30 de enero contra el mercado de la ciudad de Ariha. Los ataques han costado la vida a varias víctimas civiles y han destruido el hospital de MSF. Al igual que los ataques que se producen diariamente en la región de Guta Oriental y en el resto de la provincia de Idlib, son inaceptables.

Urge que Rusia e Irán, garantes del proceso de Astaná y aliados del régimen de Damasco, tomen las medidas necesarias para que los bombardeos cesen y la ayuda humanitaria llegue íntegramente, de manera segura y sin obstáculos a aquellas personas que la necesitan.

Por otra parte, Francia reitera su preocupación por la intervención de Turquía en Afrin. La intervención, aunque sea justificable por la legítima preocupación de Turquía en términos de seguridad, no debe acabar agravando la situación humanitaria de las poblaciones sirias.

Francia recuerda que los ataques deliberados contra civiles o contra centros sanitarios y su personal constituyen una violación grave del derecho internacional humanitario. La resolución 2286 del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, cuya adopción apoyamos enérgicamente, exige la protección de los establecimientos y del personal sanitario en los conflictos. Francia llama a una concertación estrecha entre aliados y socios para solucionar la situación.

La prosecución de las hostilidades en el terreno nos obliga a seguir esforzándonos por una solución política duradera, negociada bajo los auspicios de las Naciones Unidas y conforme a la resolución 2254 del Consejo de Seguridad.

MAPA DEL SITIO