Liberación de Raqqa (París, 20 de octubre de 2017)

Declaración de Jean-Yves Le Drian ministro para Europa y de Asuntos exteriores

La liberación de Raqqa asesta un golpe decisivo a ISIS que había hecho de esta ciudad el epicentro desde donde se proyectaban numerosos atentados. Mis primeros pensamientos van dirigidos a las víctimas de esta barbarie y a sus familias en el Bataclan, en las calles de París, de Niza y en otras partes. Por ello, desde el principio de su compromiso militar contra ISIS el 19 de septiembre de 2014, Francia abogó por que Raqqa estuviese inscrito entre las prioridades de la coalición, al mismo nivel que los otros centros neurálgicos, liberados desde entonces, ya se trate de Mosul, de Tal Afar o de Manbij. El compromiso resuelto de Francia en el combate contra ISIS -compromiso en nombre de la legítima defensa- alcanza hoy, así, un nuevo gran logro.

Pienso también en todos aquellos que, tanto en Siria como en Irak, sacrificaron su vida para defender su libertad y también pienso en las poblaciones civiles que aguantaron las numerosas exacciones de ISIS y la violencia de los combates. La liberación de Raqqa, “capital” autoproclamada de la organización terrorista, pone fin a su pseudo-Estado desde donde proyectaba su ideología totalitaria que hizo de la barbarie un modo de acción, de la destrucción de las minorías, de la cultura y de todo pensamiento libre, el objetivo de su acción.

Celebro el valor del conjunto de fuerzas que combatieron en el marco de la coalición internacional contra ISIS. Rindo un muy particular homenaje a los millares de soldados franceses quienes, en el marco de la operación Chammal, han trabajado, con coraje y determinación, desde hace tres años, en tierra, mar y aire, para derrotar a ISIS en Irak y Siria.

Los retos del post-Raqqa son considerables. La continuación de la lucha contra el terrorismo en primer lugar, que no se detiene con la caída del “califato”. Francia sigue estando activamente comprometida para liberar los últimos territorios iraquíes y sirios que aún se encuentran bajo el yugo de ISIS, siempre en el marco de la coalición internacional y en enlace con sus socios. La lucha contra los grupos terroristas se mantiene con la mayor determinación por todas partes en donde hacen estragos, incluso en el territorio nacional.

Los retos de la estabilización de los territorios liberados posteriormente. Francia aporta su contribución en materia de ayuda humanitaria y estabilización con el fin de responder a las necesidades más inmediatas de las poblaciones y para facilitar el regreso duradero y en seguridad, de los civiles desplazados. Decidí liberar, a tal efecto, créditos suplementarios por un monto de 15 millones de euros antes de finales año, para proyectos en los sectores de ayuda alimentaria, desminado, ayuda a los desplazados, agua y salud. Francia desea también que la gobernanza de estos territorios responda de la mejor manera posible a las necesidades y a las aspiraciones de las poblaciones y facilite la reconciliación.

Por último el reto más grande, es que emerja una solución política que reconcilie a los sirios y establezca la unidad de Siria. Se trata de la única vía posible para estabilizar de manera duradera este país, lograr una paz que dure y prevenir el regreso del terrorismo. Seguiré trabajando sobre estos temas con mis interlocutores de los países que forman parte de la solución en Siria. A medida que la victoria total sobre ISIS se acerca, nuestra responsabilidad consiste en encontrar la vía que permitirá llegar al final de los combates y una forma de gobierno aceptable para todos los componentes de la sociedad siria.

MAPA DEL SITIO