Libia – Declaración conjunta de los gobiernos de Alemania, España, Estados Unidos, Francia, Italia y Reino Unido (12 de septiembre de 2016)

Los gobiernos de Alemania, España, Estados Unidos, Francia, Italia y Reino Unido condenan los ataques perpetrados este fin de semana contra los puertos petroleros de Zueitina, Ras Lanouf, al-Sedra y Brega, en Libia.

Hacemos un llamado a todas las partes a un cese al fuego inmediato y a abstenerse de toda nueva hostilidad. También, llamamos a todas las fuerzas a evitar cualquier acción que sea susceptible de dañar las infraestructuras energéticas libias o perturbar aún más sus exportaciones.

El petróleo libio pertenece al pueblo libio. El Consejo Presidencial es el único administrador de estos recursos. El Consejo y las demás instituciones del Gobierno de Entendimiento Nacional están obligados a vigilar que los ingresos petroleros se utilicen para proveer de servicios esenciales al pueblo libio. Las infraestructuras, la producción y las exportaciones petroleras deben permanecer bajo el control exclusivo de la compañía petrolera nacional que actúa bajo la autoridad del Gobierno de Entendimiento Nacional. Hacemos un llamado a todas las fuerzas militares que han penetrado en la zona de la media luna petrolera a retirarse inmediatamente, sin ninguna condición previa.

Los gobiernos de Alemania, España, Estados Unidos, Francia, Italia y Reino Unido reafirman su total apoyo al Gobierno de Entendimiento Nacional en su calidad de único poder ejecutivo libio. Las fuerzas libias deben unirse para luchar contra ISIS y los demás grupos terroristas designados por Naciones Unidas. La violencia en contra de compatriotas libios socava la estabilidad de Libia y propicia la división. Son los acuerdos políticos y no los conflictos los que deben determinar el futuro de Libia. La creación de una fuerza de seguridad nacional unificada y eficaz bajo la autoridad del Gobierno de Entendimiento Nacional constituye la mejor esperanza de Libia para proteger los recursos del país en el interés de todo su pueblo. Abogamos sin descanso por una cooperación pacífica entre las fuerzas armadas libias, así como por esfuerzos inmediatos de su parte para unirse en una única fuerza militar profesional. Todas las fuerzas libias tienen el deber de servir a la nación entera y de actuar en nombre de todos los libios. Apreciamos los esfuerzos de los socios para alentar a todas las fuerzas a evitar nuevos enfrentamientos.

Reiteramos nuestra intención de hacer que se aplique la resolución 2259 del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, en particular las medidas relativas a las exportaciones petroleras ilícitas, a las actividades susceptibles de atentar contra la integridad y la unidad de las instituciones financieras del Estado libio y a la compañía petrolera nacional, así como las relativas a las personas o entidades que se dedican a llevar a cabo actos que amenazan la unidad, la paz, la estabilidad o la seguridad de Libia o que le dan apoyo a éstas.

MAPA DEL SITIO