Desafíos de la conferencia de París por la paz en Oriente Próximo (15 de enero de 2017)

Compartir

El Presidente de la República Francesa intervendrá en esta reunión, presidida por Jean-Marc Ayrault, ministro de Asuntos Exteriores y Desarrollo Internacional, y que reunirá a más de 70 países u organizaciones internacionales.

¿Por qué se ha lanzado una iniciativa por la paz en Oriente Próximo?

Porque la situación en Israel y en los Territorios Palestinos empeora ante la falta de perspectiva de negociación. La solución de los dos Estados se enfrenta a amenazas cada vez mayores, como el mantenimiento de la construcción de colonias, pero también los problemas de seguridad de los habitantes de la zona. Las crisis que incendian Oriente Próximo (Siria, Irak y Yemen, por ejemplo) no han disminuido en lo más mínimo la importancia y el alcance simbólico del conflicto palestino-israelí. Es nuestra responsabilidad actuar para crear una dinámica política propicia para que se den nuevas negociaciones entre los propios palestinos e israelíes, y no negociar en lugar de las dos partes, lo que ni es posible ni es deseable.

¿Quién participará en la reunión del 15 de enero en París?

La reunión, abierta y presidida por Jean-Marc Ayrault, ministro de Asuntos Exteriores y Desarrollo Internacional, y en la que intervendrá el Presidente de la República Francesa, reunirá a numerosos países y organizaciones internacionales (alrededor de 70), entre ellos los principales interesados: el Cuarteto (Estados Unidos, Unión Europea, Rusia, Naciones Unidas), los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, socios árabes, europeos, los países del G20 y otros intervinientes interesados en la paz. Se trata de una conferencia internacional con una participación mayor que la del pasado 3 de junio. Es resultado de la dinámica que hemos conseguido insuflar a nuestra iniciativa. Francia se encargará de transmitir a Israel y a la Autoridad Palestina el mensaje de la conferencia.

¿Cuáles son las diferencias con la reunión del pasado 3 de junio?

El pasado 3 de junio se reunieron en París 28 países u organizaciones internacionales por invitación de Francia. El objetivo de la reunión era enviar el mensaje de que la comunidad internacional se volvía a movilizar a favor de la paz entre israelíes y palestinos, volviendo a situar en la agenda diplomática esta necesidad imperiosa. En la estela de la reunión del 3 de junio se han producido numerosos avances: informe del Cuarteto sobre Oriente Próximo, publicado el 1 de julio de 2016, iniciativas rusa y egipcia, votación el 23 de diciembre de 2016 de la resolución 2334 que, como subrayó Jean-Marc Ayrault, «recuerda la importancia de la solución de los dos Estados, Israel y Palestina, viviendo en paz y seguridad». Además, se ha avanzado en los trabajos sobre los incentivos anunciados el 3 de junio en los ámbitos siguientes:

• sociedad civil;
• incentivos económicos;
• consolidación del futuro Estado palestino.

¿Existe realmente una esperanza de alcanzar un resultado?

Todo el mundo es consciente de las dificultades en un conflicto que dura varias décadas. Pero no es posible seguir siendo un espectador de una situación bloqueada que crea desesperación e inseguridad. Nuestro objetivo sigue siendo movilizar a toda la comunidad internacional para que se comprometa con la reactivación del proceso de paz.

Ello pasa en primer lugar por reafirmar de forma colectiva nuestro compromiso con la solución de los dos Estados, que es la única que puede permitir una solución justa y duradera del conflicto.

También hay que hacer que la paz vuelva a ser atractiva, reuniendo todas las contribuciones concretas que están dispuestos a aportar los socios internacionales. Estas contribuciones estarán en el centro de la conferencia del 15 de enero gracias a los informes de los grupos de trabajo iniciados en verano de 2016.