Conferencia de París por la Paz en Oriente Próximo - Declaración final (15.01.17)

Compartir

I) Tras la reunión ministerial organizada en París el 3 de junio de 2016, los Participantes se han reunido en París el 15 de enero de 2017 para reafirmar su apoyo a la resolución justa, duradera y global del conflicto palestino-israelí.

Han recordado que la única forma de alcanzar una paz duradera es mediante una solución negociada con dos Estados, Israel y Palestina, viviendo uno junto al otro en paz y seguridad.

Han subrayado la importancia de que las partes reafirmen su compromiso con esta solución, de que adopten medidas urgentes para darle la vuelta a las evoluciones negativas actuales sobre el terreno, en especial los actos violentos y las actividades de asentamiento que se siguen produciendo, y de que abran negociaciones directas significativas.

Han recordado que la solución negociada de los dos Estados debe respetar las aspiraciones legítimas de ambas partes, incluido el derecho de los palestinos a un Estado y a la soberanía, poner fin completamente a la ocupación iniciada en 1967, responder a las necesidades de seguridad de Israel y resolver todas las cuestiones relacionadas con el estatus final basándose en las resoluciones 242 (1967) y 338 (1973) del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas; asimismo, han recordado las resoluciones pertinentes del Consejo de Seguridad.

Han subrayado la importancia de la Iniciativa Árabe de Paz de 2002 como marco global para la resolución del conflicto árabe-israelí, contribuyendo así a la paz y a la seguridad de la región.

Han celebrado los esfuerzos realizados para hacer avanzar la paz en Oriente Próximo, en especial la adopción de la resolución 2334 del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas el 23 de diciembre de 2016, que ha condenado claramente las actividades de asentamiento, la incitación a la violencia y todos los actos de violencia y de terrorismo, y han hecho un llamamiento a las dos partes a que adopten medidas para hacer avanzar la solución de los dos Estados sobre el terreno; las recomendaciones del Cuarteto del 1 de julio de 2016, y los principios enunciados por el Secretario de Estado de Estados Unidos de América el 28 de diciembre de 2016.
Han señalado la importancia de responder a la situación dramática en la Franja de Gaza en el ámbito humanitario y de seguridad y han hecho un llamamiento a que se adopten rápidamente medidas para mejorar la situación.

Han recordado la importancia de que israelíes y palestinos respeten el derecho internacional, en especial el derecho internacional humanitario y los derechos humanos.

II) Los Participantes han subrayado el potencial que supondría para ambas partes un acuerdo de paz en cuestión de seguridad, de estabilidad y de prosperidad. Han declarado que están listos para desplegar los esfuerzos necesarios para que se alcance la solución de los dos Estados, así como para contribuir de forma sustancial a los arreglos para garantizar la viabilidad de un acuerdo de paz negociado, en especial en cuestión de incentivos políticos y económicos, de refuerzo de capacidades del Estado palestino y de diálogo con la sociedad civil. Estos incentivos podrían incluir los siguientes elementos:

  • una colaboración especial privilegiada con la Unión Europea; otros incentivos políticos y económicos y una participación más importante del sector privado; el apoyo a esfuerzos posteriores llevados a cabo por las partes para mejorar la cooperación económica; un apoyo económico continuado a la Autoridad Palestina para construir las infraestructuras de una economía palestina viable;
  • el apoyo y el refuerzo de las medidas adoptadas por los palestinos para ejercer sus responsabilidades estatales mediante la consolidación de sus instituciones y de sus capacidades institucionales, incluso en cuestión de servicios;
  • la celebración de foros que reúnan a las sociedades civiles israelí y palestina para mejorar el diálogo entre las partes, reavivar el debate público y reforzar el papel de la sociedad civil en ambos lados.

III) Con la mirada puesta en el futuro, los Participantes:

  • invitan a ambas partes a reafirmar oficialmente su compromiso con la solución de los dos Estados, alejándose así de los que rechazan esta solución;
    hacen un llamamiento a cada una de las partes a demostrar, de forma independiente, mediante políticas y acciones, un compromiso real con la solución de los dos Estados y a abstenerse de llevar a cabo acciones unilaterales que prejuzguen el resultado de las negociaciones sobre las cuestiones relacionadas con el estatus final, en especial en lo que concierne, entre otros, a Jerusalén, las fronteras, la seguridad y los refugiados, acciones unilaterales que no reconocerán;
  • celebran la perspectiva de una mayor cooperación entre el Cuarteto, los miembros de la Liga Árabe y otros actores relevantes para alcanzar los objetivos de la presente Declaración.

Como continuación a la conferencia, los Participantes interesados, aquellos dispuestos a evaluar los avances realizados, han decidido reunirse de nuevo antes de finales de año para ayudar a las dos partes a avanzar en el camino de la solución de los dos Estados mediante la negociación.

Francia informará a las partes del apoyo colectivo y de la contribución concreta de la comunidad internacional a la solución de los dos Estados, recogidos en la presente Declaración conjunta.