La cuestión nuclear iraní

2019 – El necesario respeto del PAIC por parte de Irán

Francia expresa su profunda preocupación frente a la continuación por parte de Irán de actividades no acordes con los compromisos adoptados dentro del marco del Plan de Acción Integral Conjunto (PAIC).

El Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) ha confirmado que Irán había superado el límite autorizado para sus existencias de uranio poco enriquecido y comenzado a enriquecer el uranio más allá del límite autorizado, en dos informes publicados respectivamente los días 1 y 8 de julio de 2019.

Irán declaró que quería permanecer dentro del marco del PAIC. Debe actuar en consecuencia renunciando a estas actividades y volviendo a cumplir plenamente y sin demora el PAIC.

Los incumplimientos de los compromisos contraídos en virtud del PAIC por parte de Irán no están justificados. Ni el apartado 26 ni el apartado 36 se lo permiten. El primero no permite a Irán dejar de respetar sus compromisos y el segundo, que prevé procedimientos muy precisos y estrictos, nunca ha sido formalmente invocado ni seguido por Teherán.

Francia sigue esforzándose, dentro del marco del PAIC, con el fin de que Irán vuelva al pleno respeto de sus obligaciones, y así lo ha recordado en la última Comisión Conjunta que se celebró en Viena el 28 de julio de 2019. Hace un llamamiento a todas las partes para que actúen de forma responsable, para contribuir a la desescalada de las tensiones actuales ligadas a las actividades nucleares de Irán.

2018-2019 – El acuerdo sobre el programa nuclear iraní sigue vigente a pesar de la retirada estadounidense

La retirada de Estados Unidos del acuerdo nuclear iraní el 8 de mayo de 2018 ha supuesto el restablecimiento de las sanciones estadounidenses contra Irán, que posteriormente Estados Unidos han decidido reforzar.

A pesar de esta retirada estadounidense del acuerdo, que Francia ha lamentado profundamente y así lo ha manifestado, el acuerdo sigue existiendo. Participan en él Irán y los Estados E3/UE+2, es decir, Francia, el Reino Unido, Alemania, Rusia y China.

El PAIC funciona y permite garantizar que el programa iraní sigue bajo control y que su objetivo es meramente pacífico. El Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) verifica su cumplimiento y publica informes regulares a este respecto.

Francia y sus socios están resueltos a trabajar para preservar los beneficios económicos para Irán que se derivan del PAIC, en particular manteniendo circuitos financieros efectivos con Irán e intentando garantizar la continuación de las exportaciones de petróleo y de gas iraníes, dentro del respeto del derecho europeo e internacional.

En enero de 2019, Francia, junto con sus socios del E3, creó la sociedad INSTEX SAS (Instrument for Supporting Trade Exchanges – Instrumento de apoyo a las transacciones comerciales), vehículo especial destinado a facilitar las transacciones comerciales legítimas entre los actores económicos europeos e Irán, que ya está operativo. INSTEX funciona de acuerdo con los estándares internacionales más estrictos en materia de lucha contra el blanqueo de capitales y la financiación del terrorismo (ALD/LFT) y dentro del respeto de las medidas restrictivas de la Unión Europea y de las Naciones Unidas.

2015 – El acuerdo a largo plazo de Viena (Plan de Acción Integral Conjunto - PAIC)

El grupo E3/UE+3 e Irán celebraron el 14 de julio de 2015 en Viena un acuerdo a largo plazo sobre la cuestión nuclear iraní, tras año y medio de negociaciones. Este acuerdo fue avalado por la resolución 2231 del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas de 20 de julio de 2015.

¿Qué papel ha desempeñado Francia ?

Francia, fiel a su posición de apoyo al desarrollo de un programa nuclear civil en Irán y de rechazo de la adquisición por parte de Teherán del arma nuclear, se ha comprometido con determinación en las negociaciones. Por su firme y constructiva posición, influyó para que el acuerdo de Viena fuera robusto, duradero, verificable y permitiera garantizar :

  • la limitación de las capacidades iraníes más sensibles, en particular el programa de enriquecimiento de uranio ;
  • la transformación de instalaciones preocupantes, como el reactor de Arak y las instalaciones subterráneas de Fordow ;
  • una transparencia total de Irán sobre su programa nuclear frente a los inspectores del Organismo Internacional de Energía Atómica. A cambio, Francia proponía, al igual que sus socios, un levamiento controlado de las sanciones, condicionado al respeto por parte de Irán de sus compromisos. Francia también estaba dispuesta a contribuir al desarrollo del programa nuclear civil de Irán mediante la cooperación internacional.

¿Cuál es la naturaleza del acuerdo ?

Se trata de un acuerdo político : no está firmado ni ratificado, pero está avalado por la resolución 2231 del Consejo de Seguridad. Calificado de histórico por los principales representantes de la comunidad internacional, pretende :

  • resolver una de las crisis de proliferación más graves y largas en Oriente Medio ;
  • garantizar el carácter exclusivamente pacífico del sector nuclear iraní ;
  • contribuir a la paz y la estabilidad de la región.

¿Qué prevé el acuerdo ?

Limitación de la capacidad nuclear iraní

El acuerdo de Viena trata del acceso al material nuclear a la vez que de su militarización y la vectorización de un artefacto nuclear. Prevé restricciones de diferentes duraciones. A modo de ejemplo, la limitación a 5060 del número de centrifugadoras IR-1 durará diez años. A continuación, se supervisará el aumento de la capacidad de enriquecimiento de Irán. Las restricciones en el nivel y la localización de las actividades de enriquecimiento, las existencias de uranio enriquecido, el reprocesamiento, la prohibición de determinadas actividades vinculadas a la militarización de un arma nuclear durarán quince años. El Consejo de Seguridad será competente durante diez años. El mecanismo de vuelta automática de las sanciones permanecerá en vigor durante quince años.

El PAIC ha permitido reducir considerablemente los riesgos de proliferación relacionados con Irán :

  • Irán dispone de una sola instalación de enriquecimiento, en lugar de dos ;
  • El número de centrifugadoras de que dispone Irán ha pasado de 21 000 a 5060 ;
  • la tasa a la que Irán enriquece el uranio, que había alcanzado el 20 %, queda limitada al 3,67 % ;
  • las existencias de uranio de las que dispone Irán están limitadas actualmente a 300 kg de uranio enriquecido al 3,67 %, cuando antes del acuerdo se trataba de varias toneladas de uranio enriquecido hasta el 5 % y varios centenares de kilos de uranio enriquecido hasta el 20 % ;
  • la investigación y el desarrollo sobre nuevas centrifugadoras están estrictamente controladas ;
  • las obligaciones de Irán en materia de transparencia y verificación se han ampliado considerablemente ;
  • el tiempo necesario para que Irán adquiera el material fisible necesario para un arma ha aumentado considerablemente. Con las restricciones impuestas por el acuerdo de Viena, Irán necesitaría como mínimo un año si se decidiera a lanzarse a la carrera armamentística, para acumular el material necesario para una bomba por la vía del uranio ;
  • la obtención de plutonio es cada vez más lejana y difícil (conversión de Arak, sin reprocesamiento).
Transparencia y verificaciones
« Un acuerdo que no se puede verificar es un acuerdo que no se aplica » (Laurent Fabius, 14/07/2015)

Irán se ha comprometido a aplicar los más altos estándares de verificación del OIEA (Organismo Internacional de Energía Atómica). El acuerdo de Viena prevé la implementación de un régimen de transparencia reforzado. Un protocolo adicional permite al OIEA obtener acceso fuera de las instalaciones nucleares declaradas cuando sospecha que se están realizando actividades ligadas al ciclo del combustible nuclear. El OIEA puede, dentro de este marco, pedir acceso a instalaciones militares. Este régimen de verificación está pensado para detectar con mucha rapidez cualquier incumplimiento por parte de Irán de sus obligaciones.

El procedimiento de acceso previsto por el acuerdo de Viena también permitirá a 5 de las 8 partes en el acuerdo en el seno de la Comisión Conjunta imponer a Irán un acceso si se lo niega a los inspectores del OIEA. Este procedimiento podrá aplicarse en instalaciones militares en la medida en que la solicitud de acceso estará relacionada con la verificación de los compromisos de Irán.
Finalmente, el acuerdo permite avances relativos a las cuestiones relacionadas con el control de la militarización y con lo que se llama el « canal de adquisición », es decir, el procedimiento específico que debe respetar Irán para adquirir bienes que presenten un cierto grado de sensibilidad. Algunas restricciones, relacionadas con la no proliferación, se mantienen a nivel del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas y mediante los dispositivos sancionadores de la UE.

Control del levantamiento de las sanciones

Los compromisos de Irán son obligatorios : su violación supondría una vuelta de las sanciones. Este principio de vuelta de las sanciones (snap-back) tiene validez para las sanciones del Consejo de Seguridad y las adoptadas por la Unión Europea. Si uno de los Estados E3+2 (Rusia, China, Francia, Reino Unido, Alemania cuando es miembro del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas) estima que Irán no cumple con sus obligaciones y que no aporta una explicación verosímil, este Estado puede provocar una votación del Consejo de Seguridad sobre un proyecto de resolución que reafirme el levantamiento de las sanciones de la ONU ; al oponerse a la prórroga del levantamiento de las sanciones contra Irán, obtendrá el restablecimiento de estas sanciones.

A nivel de la Unión Europea, los 28 Estados miembros se comprometieron a reintroducir todas las medidas levantadas previamente si Irán no ha respetado sus obligaciones y si la alta representante para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad y los tres participantes europeos en el acuerdo (Francia, Reino Unido, Alemania) así lo recomiendan.

Actualización : agosto de 2019

PLAN DU SITE