COVID-19: la ayuda a África

Compartir

La epidemia del COVID-19 está afectando a todos los continentes. Esta crisis sanitaria mundial requiere una respuesta global, multilateral y coordinada, así como una ayuda específica para los países más frágiles.

Francia, quinto mayor donante del mundo*, ha decidido movilizar unos recursos consecuentes por valor de 1200 millones de euros para luchar contra la propagación del COVID-19 en los países más vulnerables, situados, en su mayoría, en África. Francia refuerza su contribución y su compromiso en las instancias multilaterales que luchan contra la pandemia: la ONU y sus instituciones y programas especializados, principalmente la Organización Mundial de la Salud (OMS) y el Programa Mundial de Alimentos (PAM), así como los fondos multilaterales competentes, como el Fondo Mundial de Lucha contra el Sida, la Tuberculosis y la Malaria o UNITAID.

En distintos foros multilaterales y regionales (G7, G20, Unión Europea), Francia también aboga, en plena cooperación con la Unión Africana, por que las necesidades específicas de África sean tomadas en consideración, en particular, facilitando el acceso a los productos sanitarios derivados de la investigación sobre el virus (pruebas, tratamientos y futura vacuna).

Así, Francia ha promovido la Iniciativa internacional para hacer frente al impacto del COVID-19 en África, lanzada a través del llamamiento de 18 jefes de Estado y de Gobierno africanos y europeos, entre ellos, el presidente Macron, el pasado 15 de abril. Dicha iniciativa incluye cuatro pilares: apoyo a los sistemas de salud africanos, apoyo a la investigación africana, ayuda humanitaria y apoyo económico.

Apoyar a África en cuatro ámbitos principales: sanitario, investigación, humanitario y económico

Para hacer frente a la pandemia, Francia ha desarrollado una estrategia con cuatro ejes, ejecutada con financiación bilateral y multilateral.

Ayuda sanitaria

El refuerzo de la capacidad de los Estados y las comunidades para hacer frente a la epidemia es una prioridad. El objetivo es ayudar a los países con sistemas de salud frágiles y apoyarles mientras no se disponga de tratamientos ni vacunas. Se trata sobre todo de movilizar fondos a corto plazo para apoyar la acción de la Organización Mundial de la Salud. La OMS desempeña un papel clave de coordinación internacional, además de una función normativa en el ámbito de la salud. Francia también actúa apoyando a los organismos y fondos multilaterales (Fondo Mundial de Lucha contra el Sida, la Tuberculosis y la Malaria, UNITAID y GAVI, la Alianza para las Vacunas), así como a numerosas asociaciones y ONG.

Ayuda a la investigación : apoyo a la cooperación científica en el ámbito de la epidemiología, la investigación médica y las ciencias sociales

El objetivo de Francia es promover la colaboración científica entre organismos franceses y africanos, reforzando los acuerdos de asociación existentes, así como aportar más recursos a la investigación en África. Esto hace referencia, en particular, al trabajo realizado por las redes de Institutos Pasteur, del Instituto de Investigación para el Desarrollo (IRD) y de la Agencia Nacional de Investigación sobre el sida y las hepatitis virales (ANRS) , en colaboración con las universidades y otros organismos de investigación. Los proyectos están destinados a mejorar la comprensión de los factores de la epidemia (zoonosis), elaborar diagnósticos, remedios y vacunas y analizar los fenómenos sociales ligados a la pandemia con el objetivo de asesorar a los responsables de la toma de decisiones públicas.

El 24 de abril de 2020 Francia lanzó junto al secretario general de las Naciones Unidas y la OMS la iniciativa mundial «ACT Accelerator», destinada a acelerar el desarrollo y la producción de recursos de diagnóstico, tratamiento y vacunas y garantizar un acceso seguro, equitativo y universal a los mismos.

Más información sobre la iniciativa mundial sobre los métodos de diagnóstico y tratamiento y las vacunas (en francés)

Asistencia humanitaria

La pandemia afecta especialmente a las poblaciones más frágiles. Su acceso a la alimentación y a la atención primaria es una prioridad. Se está prestando especial atención a las mujeres, a través de un apoyo reforzado a la atención primaria de salud sexual, reproductiva, materna e infantil.

En un momento en que la circulación de bienes y personas se ha reducido drásticamente debido a la pandemia, Francia estátrabajando sobre el terreno para acceder a las zonas más remotas gracias a su red diplomática y de cooperación, así como a través de agencias internacionales, en particular, el Programa Mundial de Alimentos.

Ayuda económica

El objetivo es apoyar a las economías africanas utilizando los instrumentos desplegados por las instituciones internacionales, en particular el FMI y el Banco Mundial. La ayuda aportada reviste dos formas:

  • financiera, mediante un aumento de la emisión de derechos especiales de giro para los países africanos;
  • presupuestaria, a través del establecimiento de una moratoria de la deuda, con perspectivas de anulación de la misma, de acuerdo con el llamamiento del presidente Macron.

Cabe señalar que las empresas francesas presentes en África también están prestando asistencia a la lucha contra la pandemia.

Reorientación de una parte de la ayuda bilateral francesa a la lucha contra el COVID-19

Francia se ha comprometido a aumentar su ayuda oficial al desarrollo de aquí a 2022 hasta alcanzar el 0,55 % de su ingreso nacional bruto. Con el fin de adaptar esta ayuda a los desafíos y a la urgencia de la pandemia, Francia ha decidido reorientar una parte de esa ayuda a proyectos destinados a la lucha contra la propagación del COVID-19 en los países más vulnerables.

Se trata de un total de 1200 millones de euros en préstamos y donaciones bilaterales, de los cuales una mayoría para el África subsahariana. Para complementar estas medidas, el Ministerio de Educación Superior, Investigación e Innovación (MESRI), el Ministerio de Solidaridad y Salud (MSS) y el Ministerio para Europa y de Asuntos Exteriores (MEAE), especialmente a través de su Centro de Crisis y de Apoyo, han reorientado otros recursos a la lucha contra el COVID-19 en África.

Según los ámbitos, los proyectos son ejecutados por:

  • la Agencia Francesa de Desarrollo (AFD) y Expertise France, para proyectos centrados específicamente en la respuesta sanitaria, el refuerzo de las capacidades de vigilancia epidemiológica y la financiación de planes nacionales de respuesta al COVID-19 ;

El Instituto Pasteur de París - organismo privado de utilidad pública, perceptor de subvenciones del Estado y donaciones - ha invertido casi 3 millones de euros en reforzar las capacidades de la red de investigación en África y dar apoyo a proyectos colaborativos. Asimismo, financia a una decena de investigadores franceses presentes en el continente por un total de 2,5 millones de euros y participa, junto a la Fundación Mérieux, en varias acciones de lucha contra la pandemia. El Ministerio para Europa y de Asuntos Exteriores y la AFD han concedido una financiación excepcional de 4 millones de euros a la red de Institutos Pasteur en África con el fin de potenciar la investigación que permita la validación de test de diagnóstico rápido apropiados y a precio de coste (incluyendo serología y formación del personal de laboratorio).

El IRD, que va a recibir una ayuda de 2 millones de euros, el CIRAD y la ANRS también participan en este esfuerzo a través de proyectos científicos colectivos, en particular desde la perspectiva de un enfoque «One Health» y con la asignación de fondos específicos. La ANRS, por ejemplo, ha destinado 4 millones de euros a una convocatoria de proyectos con laboratorios.

  • por su parte, el Ministerio para Europa y de Asuntos Exteriores (MEAE) financia, directamente o a través de ONG, programas de ayuda alimentaria, en colaboración con el Programa Mundial de Alimentos (PMA).

Gracias al Fondo de Solidaridad para Proyectos Innovadores (FSPI), las embajadas de Francia en África financian proyectos de formación e investigación en salud (en 2020, la financiación asciende a 1,4 millones de euros). A modo de ejemplo, en el marco de los FSPI, el MEAE financia puestos de ayudantes técnicos-investigadores en salud en los Institutos Pasteur africanos y en la ANRS y concede subvenciones excepcionales para apoyar iniciativas locales.

El ministerio, principalmente a través de ONG, está ejecutando proyectos humanitarios de emergencia en países considerados prioritarios para la ayuda francesa o en los países más afectados. Dichos proyectos están centrados en el refuerzo de la capacidad de atención de las estructuras sanitarias y de las actividades de prevención y control de la infección o de limitación de la propagación del virus (agua, saneamiento, protección de poblaciones vulnerables, etc.). Francia ha impulsado la iniciativa europea de crear un puente humanitario para facilitar el acceso de la ayuda humanitaria, degradado por la crisis actual, organizando, dentro de este dispositivo, un primer vuelo con destino a Bangui.

Los recursos de la comunidad internacional: Francia, entre los principales contribuyentes

En la Unión Europea (UE)

Francia ha liderado un enérgico llamamiento para que África sea considerada un continente prioritario en la respuesta de emergencia financiada por la Unión Europea con destino a los países en desarrollo. Así, de los 15 600 millones de euros de ayuda de emergencia anunciados por la UE el 8 de abril de 2020 para luchar contra la pandemia, 3600 millones se han destinado al África subsahariana.

La respuesta de la UE a la crisis sanitaria es financiada por instrumentos de ayuda exterior, principalmente el Fondo Europeo de Desarrollo, que en su mayor parte se dedica a África y al que Francia contribuye con 5400 millones de euros para el periodo 2014-2020, y el Banco Europeo de Inversiones.

Una convocatoria específica del Programa de Cooperación de Europa y los países en desarrollo sobre ensayos clínicos (EDCTP) ha recibido un presupuesto de 4,75 millones de euros, de los cuales 1 millón ha sido aportado por Francia, para apoyar el desarrollo de capacidades de investigación en África en respuesta a la crisis.

En el G20

A iniciativa de Francia, los países del G20 han decidido actuar a propósito de la deuda de 77 países entre los más vulnerables, de los que 41 están en el África subsahariana. En esta línea, los acreedores miembros del Club de París y los acreedores emergentes han decidido conjuntamente suspender el pago de los intereses y del principal de la deuda entre el 1 de mayo y el 31 de diciembre de 2020. Esta suspensión representa un importante esfuerzo para Francia equivalente a mil millones de euros.

Este balón de oxígeno de cerca de 20 000 millones de dólares [18 400 millones de euros] para cuarenta [y un] países deberá permitirles invertir más en la lucha contra el COVID-19.
(Jean-Yves Le Drian, diario Le Monde, 20 de abril de 2020)

Más allá de la moratoria, Francia aboga por la reestructuración de la deuda de los países más frágiles, en particular de África.

También debemos saber ayudar a nuestros vecinos de África a luchar más eficazmente contra el virus, ayudarles también a nivel económico, anulando masivamente su deuda.
(Emmanuel Macron, 13 de abril de 2020)

Apoyo a fondos e instancias multilaterales

Francia figura entre los primeros donantes a los principales instrumentos multilaterales en el ámbito de la salud, ya sea el Fondo Mundial, la GAVI o UNITAID. Dichos instrumentos han reorientado parte de sus programas a la lucha contra el COVID-19, invirtiendo un total de 144 millones de dólares, y tienen previsto proseguir con sus esfuerzos.

L’Organización Mundial de la Salud

Francia es el sexto mayor contribuyente al presupuesto de la OMS (alrededor de 20 millones de euros al año). Esta organización desempeña un papel fundamental en la coordinación de la respuesta internacional frente a la pandemia.

Asociación Internacional de Fomento (AIF)

Francia es el quinto mayor contribuyente de la Asociación Internacional de Fomento (AIF), con 1400 millones de euros invertidos en el periodo 2021-2023. En la actualidad, esta ventanilla del Banco Mundial dedicada a los países menos adelantados está plenamente movilizada dentro del mecanismo de respuesta de emergencia al COVID-19, dotado con 14 000 millones de dólares, y dentro del plan de apoyo económico a medio plazo, dotado con 160 000 millones de dólares.

*En 2019, Francia dedicó casi 11 000 millones de euros a la ayuda oficial al desarrollo.

(Actualización: mayo de 2020)