Medio Ambiente – Día Mundial del Medio Ambiente (5 de junio de 2018)

Con ocasión del Día Mundial del Medio Ambiente, Francia insiste en lo urgente de una movilización internacional ante la crisis medioambiental mundial, que supone una amenaza para nuestra prosperidad y nuestra seguridad. Una situación de esta índole exige una transformación profunda de nuestros hábitos y debe traducirse también en una acción multilateral eficaz.

La crisis medioambiental que está sufriendo el planeta no tiene precedentes a tenor de su rapidez, su magnitud y sus consecuencias. El aumento constante de las emisiones de gases de efecto invernadero provoca un cambio climático de incalculables consecuencias para la salud, la agricultura, la biodiversidad, que está menguando y se ve amenazada por la presión sobre los ecosistemas, o los océanos, cada vez más contaminados, por residuos plásticos en particular.

Las respuestas a estos retos globales han de ser concretas y deben defenderse desde el concierto multilateral. Francia trabaja con sus socios internacionales para reforzar la aplicación de los instrumentos y objetivos comunes al servicio de la biodiversidad y la protección del medioambiente.

El Acuerdo de París sobre el cambio climático, que a día de hoy han ratificado 177 partes, demuestra que se puede actuar de manera conjunta por un entorno más sano. Francia ya está comprometida con su aplicación, tanto en territorio nacional como en el espacio internacional. La próxima cita será la COP24, que se celebrará el próximo mes de diciembre bajo la presidencia de Polonia. Deberá culminar en reglas de aplicación robustas, ambiciosas y operativas.

Para codificar, consolidar y difundir los grandes principios del derecho internacional del medio ambiente, también trabajamos para que se adopte un Pacto Mundial por el Medio Ambiente bajo los auspicios de las Naciones Unidas. Francia desea que las negociaciones de dicho Pacto, cuya primera resolución de procedimiento fue adoptada el pasado 10 de mayo por una mayoría muy amplia, estén guiadas por el sentido de la responsabilidad y la urgencia que nos impone la actual crisis medioambiental. Este esfuerzo cobrará plenamente sentido si se nutre de una movilización universal y crea una dinámica de conjunto para desarrollar soluciones concretas, locales, nacionales e internacionales.

MAPA DEL SITIO