Fomentar y apoyar la innovación francesa

La innovación constituye un eje fundamental de la diplomacia económica. Francia lleva unos veinte años ejerciendo una política activa en materia de innovación (ley de innovación e investigación de 1999), ampliada en el marco de la Ley de Investigación de 18 de abril de 2006. Uno de los objetivos es «intensificar la dinámica de innovación y tejer lazos más estrechos entre la investigación pública y la investigación privada».

En el marco del Pacto por la Competitividad, el Crecimiento y el Empleo de 2012, el Gobierno ha emprendido una política de refuerzo de los incentivos y apoyos a la innovación, en particular, manteniendo el Crédit Impôt Recherche (incentivo fiscal por investigación) y ampliando el dispositivo para las actividades de innovación de las pymes.

En 2017, el Gobierno se propuso convertir Francia en una Start-up Nation y, en este contexto, anunció la creación de un fondo de 10 000 millones de euros para apoyar la innovación. Este fondo viene a sumarse al gran plan de inversión de 57 000 millones a lo largo de cinco años cuyo objetivo es favorecer la transición ecológica, la transformación digital y reforzar la formación y la competitividad de las empresas.

Los programas de ayuda a la internacionalización de las nuevas empresas francesas, o de atracción de empresas extranjeras al ecosistema de innovación francés, contribuyen a la consecución de estos objetivos. Así pues, gracias al apoyo de su red, el Ministerio para Europa y de Asuntos Exteriores desarrolla programas dirigidos a las empresas innovadoras y, de manera más general, al conjunto de actores de la innovación (polos de competitividad, clústeres, SATT (sociedades de aceleración de la transferencia de tecnología), incubadoras, aceleradores, etc.).

Los programas del Ministerio dirigidos a las empresas innovadoras

Desde 2005, en estrecha colaboración con los operadores Bpifrance y Business France, la red diplomática ha desarrollado muchos programas dirigidos a empresas innovadoras (empresas emergentes y pequeñas y medianas empresas en crecimiento) francesas y extranjeras:

• NETVA («New Technology Venture Accelerator») es un programa de preparación para el desarrollo e implantación de jóvenes empresas innovadoras francesas en Estados Unidos. Se lanzó en 2010 y se basa en tres ejes: la formación, el establecimiento de contactos y el asesoramiento. Aporta una respuesta adaptada al desafío de la aceleración tecnológica y económica de las empresas emergentes y las pymes francesas en los mercados estadounidenses. El programa se amplió a Toronto, Canadá, en 2015.

• YEI («Young Entrepreneurs Initiative») se lanzó en 2005 en Boston y es un programa de asesoramiento dirigido a las empresas emergentes extranjeras. La edición de 2017 se abrió a las empresas emergentes de cinco países: Corea del Sur, Estados Unidos, Italia, Sudáfrica y Taiwán. El programa permite a estas nuevas empresas conocer el entorno jurídico y administrativo francés y entrar en contacto con los actores de la innovación del ecosistema de Francia. Además del objetivo de creación de empleo, el programa pretende enriquecer el ecosistema de innovación favoreciendo el diálogo entre las empresas francesas y los jóvenes empresarios e investigadores extranjeros, al tiempo que se ponen de relieve las medidas francesas y europeas de apoyo a la innovación.

• El programa «COOPOL Innovation» fue lanzado en 2008 por la Embajada de Francia en Pekín y se enmarca en la iniciativa de apoyo a la internacionalización de los polos de competitividad, iniciado en 2005. Tiene como objetivo identificar socios de colaboración para emprender proyectos conjuntos en el ámbito de la investigación, el desarrollo y la innovación (articulación con los programas bilaterales de cofinanciación I+D promovidos por Bpifrance). Permite que los depositarios de los proyectos seleccionados descubran las posibilidades de cooperación mediante una visita de una semana, a una o varias ciudades del país. El programa se ha ampliado a Colombia y Rusia.

La nueva red de expertos técnicos internacionales (ETI) especializados en innovación

En septiembre de 2013, el Ministerio para Europa y de Asuntos Exteriores, en coordinación con la Dirección General de Empresas (DGE) del Ministerio de Economía, desplegó una red compuesta por unos diez expertos técnicos en «innovación tecnológica» en países que necesitan un apoyo específico dado su potencial tecnológico (Alemania, Israel, Canadá, EE. UU., Brasil, Sudáfrica, China, Corea del Sur, Taiwán y Singapur). Su misión consiste en apoyar la creación de colaboraciones tecnológicas entre actores privados, y también públicos, con la perspectiva de que desemboquen en salidas comerciales y tengan repercusiones económicas en Francia. Se encargan asimismo de fomentar el ecosistema de innovación francés y, en este sentido, participan en las acciones del apartado «atractivo» de la iniciativa French Tech.

Reforzar el atractivo del ecosistema francés mediante la iniciativa French Tech

El Ministerio para Europa y de Asuntos Exteriores es parte interesada en la French Tech. Los principales objetivos de esta iniciativa interministerial son favorecer la creación de empresas emergentes francesas, ayudarlas a crecer y a desarrollarse internacionalmente y fomentar el ecosistema francés en el exterior. La iniciativa está financiada por el Programa de Inversión de Futuro (PIA). El Ministerio está particularmente activo en el apartado internacional de la French Tech (sello French Tech Hub y programa French Tech Ticket).

• El sello French Tech Hubs se lanzó en enero de 2015 para apoyar a los empresarios franceses, en particular a los directivos de empresas de reciente creación y de empresas innovadoras con gran potencial en su proyección y su implantación internacional. Los French Tech Hubs certifican ecosistemas de empresas emergentes francesas o francófilas implantadas en grandes ciudades extranjeras que pueden constituir pasarelas entre los ecosistemas franceses y extranjeros, facilitando así la penetración de los mercados por parte de las empresas innovadoras francesas y resaltando el atractivo económico del territorio francés. El objetivo es constituir una red de intercambios entre los empresarios implantados en el extranjero, en estrecha colaboración con las 18 grandes ciudades y los ecosistemas temáticos French Tech en el territorio nacional. En la actualidad existen 22 French Tech Hubs repartidos por las ciudades de Nueva York, San Francisco, Los Ángeles, Tel Aviv, Tokio, Moscú, Barcelona, Montreal, Ciudad del Cabo, Abiyán, Hong Kong, Londres, Milán, Seúl, Taipéi, Dubái, Sao Paulo, Berlín, Pekín, Shanghái, Shenzhen y en Vietnam.

• El programa French Tech Ticket tiene como objetivo atraer a Francia a las empresas emergentes y talentos internacionales con un proyecto empresarial ambicioso. En la 2ª edición del programa en 2017, 70 empresas emergentes internacionales fueron recompensadas. Este programa pretende fomentar el ecosistema de innovación francés, reforzar su dimensión internacional y dinamizar el tejido económico francés mediante la creación de empresas emergentes con gran potencial. Los beneficiarios del programa se benefician de un «paquete de bienvenida» que incluye un procedimiento acelerado para la expedición de un permiso de residencia asociado a una beca (concedido por Bpifrance), así como alojamiento en una incubadora que ofrezca asesoramiento y ayuda para la instalación en Francia.

• El French Tech Visa es un procedimiento acelerado para obtener un permiso de residencia, y en primer lugar un pasaporte «Talent», para los talentos extranjeros elegibles. Su objetivo son los talentos internacionales en el ámbito de la tecnología: fundadores de empresas emergentes extranjeras, empleados de empresas emergentes francesas en expansión, inversores extranjeros. Lo ofrecen actores concretos del ecosistema de la French Tech (incubadoras o aceleradores de empresas emergentes, beneficiarios del Pass French Tech o incluso de fondos de inversión en capital riesgo) a talentos extranjeros que han apoyado o reclutado en Francia.

Actualización: febrero de 2018

MAPA DEL SITIO