Prioridades de la presidencia del Consejo de Europa

Francia asumirá la presidencia del Comité de Ministros del Consejo de Europa entre el 17 de mayo y el 27 de noviembre de 2019.

Francia desea aprovechar su presidencia del Comité de Ministros para ayudar a construir el Consejo de Europa del mañana. Desde su creación, esta organización siempre ha sido capaz de reinventarse, superar los obstáculos que se le han presentado, conquistar nuevos derechos para todos, reforzar la cooperación entre los Estados y acercar a los pueblos de Europa.

Durante nuestra presidencia pretendemos destacar la importancia del Consejo de Europa, que, con sus 47 Estados miembros, representa la principal plataforma de diálogo y de cooperación del continente europeo y ha contribuido a la creación de un espacio jurídico común. Francia defiende un Consejo de Europa orgulloso de su historia y orientado con determinación hacia el futuro. Tal es la condición para reunir a los europeos en torno a esta organización. Por tanto, nuestro objetivo consiste en fortalecer los logros fundamentales del Consejo de Europa, que son el resultado de 70 años de conquistas y progresos, y seguir reuniendo e innovando para apoyar de la mejor manera el desarrollo de nuestras sociedades.

Este objetivo se plasmará en tres prioridades:

Preservar y reforzar el sistema europeo de protección de los derechos humanos

El Consejo de Europa cuenta con uno de los mecanismos judiciales más avanzados del mundo en materia de protección de los derechos de los ciudadanos. Habida cuenta de que las violaciones de los derechos humanos siguen siendo demasiado frecuentes, es preciso promover y reforzar el sistema del Convenio Europeo de Derechos Humanos. Para ello, es necesario apoyar al Tribunal Europeo de Derechos Humanos, pero también reforzar el diálogo entre los jueces —tanto entre las jurisdicciones nacionales como entre estas y el Tribunal— y mejorar la aplicación de la Convención por parte de cada Estado miembro.

Nuestra presidencia del Comité de Ministros desea abrir el debate sobre los medios para reforzar y defender los derechos de los europeos, en particular de los niños, que son los más vulnerables. El Consejo de Europa ha desempeñado un papel central en la protección de los derechos humanos durante las últimas décadas. Este año celebramos el 30º aniversario de la Convención sobre los Derechos del Niño, pero aún queda mucho por hacer. Reforzar los derechos de los europeos significa también hacer hincapié en los derechos sociales, para los cuales deben mejorarse los vínculos con el derecho de la Unión Europea.

Trabajar en pro de una Europa que acerque y una a las personas, y promover la igualdad y la convivencia

Frente a los discursos reaccionarios y de odio, el Consejo de Europa debe afirmar sus valores de igualdad, tolerancia, intercambio y convivencia.

La lucha para alcanzar sociedades pacíficas y unidas conlleva la lucha por la igualdad entre mujeres y hombres. En este contexto, haremos de la lucha contra la violencia hacia las mujeres un eje clave de nuestra presidencia. Nuestro objetivo es que el mayor número posible de Estados, tanto en el Consejo de Europa como fuera de él, se adhieran al Convenio de Estambul, que constituye el instrumento más avanzado y completo en la materia.

Dicha lucha también implica la lucha contra el racismo, el antisemitismo y la intolerancia en todas sus formas. Todos los discursos de odio y la discriminación, ya sea por razón de sexo, origen, creencias, orientación sexual u otros factores, deben combatirse con determinación. A este respecto, la manera en que se enseña la historia desempeña un papel decisivo en el fomento del acercamiento entre los europeos, sea cual sea su país, y de un sentimiento de pertenencia común. Por ese motivo, en el marco de nuestra presidencia iniciaremos un proceso de reflexión sobre la creación de un observatorio de la enseñanza de la historia en Europa. Nuestra historia europea es un patrimonio común, que debe acercarnos y no dividirnos.

Adaptar el Consejo de Europa a su época respondiendo a los nuevos desafíos que se plantean en relación con los derechos humanos y el Estado de derecho

El principal reto para los derechos humanos y el Estado de derecho en la actualidad es tener en cuenta las cuestiones digitales y la inteligencia artificial, tanto en términos de oportunidades como de desafíos. Nuestra presidencia ha decidido dar un nuevo impulso a estas cuestiones en el Consejo de Europa y espera poner en marcha una dinámica que garantizará a la organización un estatus pionero en dichos ámbitos durante las próximas décadas.

La democracia y el Estado de derecho se enfrentan a muchos otros retos que pueden socavar la confianza de los europeos en sus instituciones. A fin de responder a esta preocupación, que se manifiesta en toda Europa, es necesario trabajar para garantizar una información accesible, seria y transparente en todas partes y para todos. La corrupción también sigue siendo una amenaza ante la cual debemos permanecer atentos. Francia responderá a todos estos desafíos durante su presidencia del Comité de Ministros.

MAPA DEL SITIO