Elección de Hélène Tigroudja en el Comité de Derechos Humanos

Francia presenta la candidatura de Hélène Tigroudja como miembro del Comité de Derechos Humanos de las Naciones Unidas, para el periodo 2019-2022. La elección tendrá lugar durante la 36a reunión de Estados partes del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos el 14 de junio de 2018 en Nueva York. El Comité de Derechos Humanos desempeña un papel fundamental en la promoción y la protección de los derechos humanos al nivel internacional.

TIGROUDJA Hélène
Nacida el 19 de julio de 1975 en Lille (France)
Dominio de los tres idiomas de trabajo del Comité de Derechos Humanos: inglés / español / francés.
MEAE, 2018

El Comité de Derechos Humanos

El Comité se compone de 18 expertos independientes que supervisan la aplicación del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos por sus Estados Partes.

El Comité dispone de tres principales instrumentos. En primer lugar, se encarga de examinar los informes periódicos que deben presentar los Estados partes sobre la manera en que se ejercitan los derechos. Además, puede en determinadas condiciones examinar las denuncias entre los Estados.
Por fin, el Comité tiene competencia para examinar las denuncias de los particulares en relación con supuestas violaciones del Pacto por los Estados, como Francia, que han ratificado el Primer Protocolo Facultativo del Pacto.

Hoy en día, 169 Estados son partes en el Pacto, 116 en el Primer Protocolo Facultativo que permite las denuncias de los particulares y 85 en el Segundo Protocolo Facultativo que prohíbe la pena capital. Francia es parte en cada uno de estos tres instrumentos.

La candidatura de Hélène Tigroudja

Catedrática de Derecho Internacional Público y Derecho Internacional de los Derechos Humanos, Hélène Tigroudja posee la experiencia y las calidades requeridas por el Pacto en su artículo 28: “El Comité estará compuesto de nacionales de los Estados Partes en el presente Pacto, que deberán ser personas de gran integridad moral, con reconocida competencia en materia de derechos humanos.”

Summer school sobre los desplazados en Ucrania – Consejo de Europa, 2017

Principales actividades profesionales de Hélène Tigroudja

Investigadora principal (Senior Global Fellow) en la Universidad de Nueva York (New York University), desde septiembre de 2017, Hélène Tigroudja es también catedrática de Derecho Internacional Público en la Universidad de Aix-Marseille, y directora científica de la Escuela de Verano sobre la Práctica de los Derechos Humanos.

Desde 2002, toma parte en misiones de evaluación y de campo para las Naciones Unidas, el Consejo de Europa y la Unión Europea, sobre todo con relación a cuestiones relativas a los derechos humanos.

Es miembro de la lista de expertos de la Corte Penal Internacional en materia de reparación.

Sus principales ámbitos de competencia, docencia e investigación abarcan un amplio abanico de cuestiones relacionadas con los derechos humanos: derecho internacional y regional de los derechos humanos, violaciones masivas, derechos de la mujer, migración, reparación, inmunidad de los Estados y de las organizaciones internacionales, derecho en los conflictos armados, aplicación interna de las obligaciones internacionales, lucha contra el terrorismo, etc.

Profundo conocimiento de los mecanismos internacionales de los derechos humanos

La candidatura de Hélène Tigroudja radica en un conocimiento jurídico reconocido sobre la cuestión del derecho internacional de los derechos humanos. Ha redactado un “Tratado de Derecho Internacional de los Derechos Humanos” junto con otro autor, en base a un profundo análisis comparativo de los mecanismos de protección de los derechos fundamentales de la ONU y de las distintas regiones (Asociación de Naciones del Sudeste Asiático, Consejo de Europa, Liga Árabe, Organización de los Estados Americanos, Unión Africana, Unión Europea).

A este conocimiento jurídico se suma una sólida experiencia de campo a ocasión de misiones en África, Norteamérica, Latinoamérica y Oriente Medio. Gracias a ellas, ha adquirido y dado muestra de una capacidad de mantener un diálogo constructivo con las distintas partes interesadas (gobiernos, magistrados, universitarios, ONG).

Presentación del tratado de Derecho Internacional de los Derechos Humanos– Benín, 2017

Profesión de fe de la candidata

Desde la adopción de la Declaración Universal de Derechos Humanos el 10 de diciembre de 1948 en París, los avances que se han realizado son considerables. En colaboración con sus Estados miembros, las Naciones Unidas y las organizaciones regionales han alcanzado uno de los éxitos principales de la comunidad internacional: un conjunto de instrumentos de derechos humanos. Dentro de este conjunto, ocupan un lugar privilegiado el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos adoptado en 1966 y su órgano de protección, el Comité de Derechos Humanos.

No obsta para que los desafíos para alcanzar una plena y entera efectividad y universalidad de los derechos humanos sean colosales. Deseo ayudar a superar estos desafíos presentando mi candidatura al Comité de Derechos Humanos, con el apoyo de Francia. Mi candidatura se enmarca en la continuidad de mi compromiso para la promoción y la protección universal de los derechos humanos y se funda en varias dimensiones.

En primer lugar, sobre un saber hacer jurídico internacional, adquirido con años de formación, de docencia y de investigación en distintas instituciones universitarias de excelencia y en un entorno multicultural en Europa, África, Norteamérica, Latinoamérica y Oriente Medio.

Por otra parte, sobre el método. Me apoyo en el análisis global y comparativo de las cuestiones de derechos humanos. Tomarse en serio la universalidad de los derechos humanos exige no solo una adhesión a verdades indiscutibles y absolutas, sino ser capaz de estudiar cada cuestión conforme a un espíritu de apertura y diversidad cultural apoyándose en las particularidades regionales y locales y las exigencias de preservación de los principios universales del derecho internacional de los derechos humanos.

Por último, sobre la filosofía, que coincide con un enfoque pragmático de los derechos humanos. Determinar el sentido de una norma que enuncia un derecho, concretarla, resulta necesariamente de una discusión contenciosa, consultiva o diplomática. Creo más en el poder de la persuasión y la argumentación que en el de la sanción. En caso de salir elegida, convencida de que mi saber hacer y mi compromiso contribuirán a la labor del Comité de manera oportuna, ejerceré mi mandato con rigor e independencia.”

Más informaciones

MAPA DEL SITIO