Corea del Norte : la postura de Francia

El desarrollo por parte de Corea del Norte de sus programas nuclear y balístico constituye una amenaza para la seguridad y la estabilidad a nivel regional e internacional, así como una vulneración del derecho internacional. Ante esta crisis, Francia ha respaldado, junto a sus socios, la aprobación de sanciones que tienen por objeto impedir a Corea del Norte continuar con sus programas de armas de destrucción masiva y llevar al país a la mesa de negociaciones con un objetivo : la desnuclearización completa, verificable e irreversible de Corea del Norte.

Corea del Norte ha desarrollado un programa ilegal de armas nucleares

Corea del Norte se unió al Tratado sobre la No Proliferación de las Armas Nucleares (TNP) en 1985. Vulnerando este tratado, desarrolló un programa nuclear militar, y posteriormente anunció su intención de retirarse del TNP. Corea del Norte llevó a cabo seis pruebas nucleares entre 2006 y 2017 : se trata del único país del mundo que ha realizado pruebas nucleares en el siglo XXI. Al mismo tiempo, promovió un importante programa de misiles balísticos y desarrolló misiles con un alcance cada vez mayor.
El desarrollo de estos programas de armas de destrucción masiva supone una vulneración del régimen internacional de lucha contra la proliferación, uno de cuyos pilares es el Tratado de No Proliferación, así como de las resoluciones del Consejo de Seguridad. Como tal, contribuye a debilitar la seguridad internacional en su conjunto.
Francia, al igual que sus socios, ha condenado con la mayor firmeza la continuación por parte de Corea del Norte de sus programas de armas de destrucción masiva, que son una grave amenaza para la paz y la seguridad a nivel regional e internacional. Para Francia y para Europa, se trata de una amenaza directa, dado que algunos misiles norcoreanos cuentan con un alcance que les permitiría llegar hasta territorios franceses y europeos, pero también indirecta, ya que Corea del Norte transfiere a otros Estados capacidades y tecnologías de proliferación.

En respuesta, la comunidad internacional aprobó un importante régimen de sanciones

Francia, miembro permanente del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, respaldó la aprobación de resoluciones que prevén sanciones contra el régimen norcoreano. Estas resoluciones tienen por objeto poner fin a estos programas ilícitos y llevar a Pyongyang a la mesa de negociaciones, en especial ejerciendo presión sobre sus recursos. Las sanciones prevén, en particular, un embargo total del comercio de todo tipo de armamento con Corea del Norte, pero también la prohibición de importar determinados productos desde Corea del Norte (carbón, hierro, minerales, etc.) y exportar al país otros tipos de productos (artículos de lujo, etc.). Varias entidades y personas vinculadas con los programas de armas de destrucción masiva han sido sancionadas (congelación de activos financieros, prohibición de viajar).

La Unión Europea aprobó asimismo un régimen de sanciones autónomo que prevé medidas adicionales.

La puesta en práctica completa y efectiva de estas sanciones es una prioridad para Francia y sus socios en ausencia de avances concretos en pos de la desnuclearización completa, verificable e irreversible de Corea del Norte. Los trabajos del grupo de expertos de la ONU sobre Corea del Norte, a los que Francia atribuye gran importancia, demuestran que Corea del Norte promueve distintas estrategias para esquivar las sanciones. Han tenido lugar conversaciones periódicas para mejorar la puesta en práctica de los distintos ejes del régimen de sanciones, por ejemplo en el marco del grupo del G7+, que se reunió en París en marzo de 2019.

Francia, junto a sus socios, se esfuerza por sensibilizar a los países que puedan verse afectados por tentativas de elusión de las sanciones por parte de Corea del Norte, así como por garantizar que las empresas francesas conozcan y apliquen los regímenes de sanciones. Asimismo, ha desplegado medios de vigilancia marítima en la región para vigilar e impedir las vulneraciones de las sanciones en el mar (transbordos de petróleo, prohibidos por las resoluciones).

Corea del Norte debe avanzar hacia la desnuclearización completa, verificable e irreversible

Al igual que sus socios, Francia respalda la búsqueda de una solución política. A principios de 2018, prestó su respaldo al inicio de un diálogo entre las dos Coreas, así como de conversaciones entre los dirigentes estadounidense y norcoreano (cumbres de Singapur en junio de 2018 y de Hanói en febrero de 2019). Estas negociaciones contribuyeron a una bienvenida disminución de las tensiones en el Noreste Asiático. El siguiente paso debe ser permitir poner fin a las provocaciones de Corea del Norte y allanar el camino para el abandono « completo, verificable e irreversible » de sus programas nuclear y balístico, pero también del resto de sus programas de armas de destrucción masiva (biológicas, químicas).

En una declaración respaldada por 69 socios, Francia reafirmó, en el marco del comité preparatorio de la Conferencia de Análisis de los Estados Partes en el TNP (abril-mayo de 2019), la necesidad de que Corea del Norte « traduzca sus palabras en hechos y adopte medidas concretas para abandonar todas sus armas nucleares y misiles balísticos, así como todos los programas nucleares relacionados, de manera completa, verificable e irreversible ».

Francia concede especial importancia al hecho de que las medidas tomadas por Corea del Norte puedan ser verificadas por expertos internacionales, como los del Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA), para garantizar su eficacia e irreversibilidad.

En la fase actual, la amenaza que supone la existencia de los programas nuclear y balístico en Corea del Norte no se ha reducido, ya que estos programas no han sido abandonados ni rectificados. En ausencia de progresos por parte de Corea del Norte en este ámbito, la comunidad internacional debe permanecer unida, firme y vigilante.

JPEG - 239.7 ko

Francia aguarda del régimen de Pyongyang gestos concretos que demuestren su voluntad real de implicarse en un proceso de desmantelamiento de su programa nuclear y balístico de forma completa, verificable e irreversible. A la espera de estos gestos, el diálogo debe venir acompañado de una aplicación rigurosa de las sanciones decididas por el Consejo [de Seguridad].
(Emmanuel Macron)

Francia propuso brindar su apoyo y sus conocimientos especializados para un futuro proceso de desnuclearización. Su propia experiencia en el desmantelamiento de cierto número de instalaciones nucleares (más concretamente, sus emplazamientos de pruebas y determinados reactores) y su estatus de Estado nuclear hacen del país un importante contribuyente al proceso desde el punto de vista de los conocimientos técnicos.

Actualización : julio de 2019

PLAN DU SITE