La política de Francia en materia de derechos humanos


Actualidades

Derechos humanos – Inauguración de “Labcitoyen 2014” por Laurent Fabius (8 de julio de 2014)

Este foro lo organizó en París el Instituto francés en torno a un centenar de jóvenes de habla francesa de los cinco continentes que están comprometidos con la defensa de los Derechos Humanos.


La promoción y la protección de los derechos humanos y de los procesos de democratización es asimismo un aspecto fundamental de la política exterior de Francia y la Unión Europea.

El jurista francés René Cassin (premio Nobel de la paz) fue uno de los principales negociadores de la Declaración Universal de los Derechos Humanos de 1948. Hoy, Francia desempeña un papel activo en el seno del Consejo de los Derechos Humanos de la ONU, con sede en Ginebra. Apoya, junto a sus socios europeos, resoluciones que conciernen a regiones o países donde se violan grave y sistemáticamente los derechos humanos, así como resoluciones sobre temas como la pobreza extrema, los niños soldados o las desapariciones forzadas. Milita, asimismo, a favor de la ratificación universal de las convenciones protectoras de los derechos humanos, por ejemplo la que estableció en 2002 el Tribunal Penal Internacional para juzgar los crímenes de guerra, los crímenes contra la humanidad o el genocidio. Lucha contra la impunidad apoyando, por ejemplo, el Tribunal internacional para el juicio de los jemeres rojos en Camboya. En el seno de la Unión Europea, Francia desea otorgar a la Carta de los Derechos Fundamentales una dimensión jurídica.

Como miembro de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE), creada en el Acta final de Helsinki en 1975, vela por el respeto de todos los miembros - especialmente de los países en transición procedentes de la URSS - de los compromisos firmados en materia de libertades fundamentales y de instituciones democráticas, participando, por ejemplo, en la observación de las elecciones.

A la vez, Francia refuerza su propia legislación en materia de derechos humanos: ley de 2004 contra el antisemitismo y el racismo, creación en 2005 de la Alta Autoridad para la Lucha contra las Discriminaciones y por la Igualdad (HALDE), a la que pueden acceder directamente las víctimas de la discriminación.