La Comisión Nacional para la Eliminación de Minas Antipersona (CNEMA) se encarga del seguimiento de la aplicación del Convenio de Ottawa. Su creación es la culminación de un proceso de condena del uso de las minas antipersona por parte de Francia.