Breve presentación del sitio



Al-Rawda es un sitio del Bronce antiguo IV implantado en la estepa siria, un centenar de kilómetros al este de la ciudad de Hama, y en el pedemonte norte del macizo de las Palmirénides, en zona árida. Descubierto en 1996, con motivo de una extensa prospección regional (cf. La Badiya; Los márgenes áridos del Creciente fértil), este sitio es excavado desde 2002 por un equipo pluridisciplinario franco-sirio.

Al-Rawda aparece como una de las raras ciudades nuevas del territorio siro-mesopotámico conocidas en la edad del Bronce, apenas unos siglos después de los principios de la urbanización de Siria. Organizada según un plan de urbanismo radioconcéntrico preconcebido, fue fundada hacia 2400 A.C. y abandonada antes del 2000 A.C.

El afloramiento en la superficie del sitio de los vestigios del Bronce antiguo permite la excavación en extensión, a menudo exhaustiva, de numerosos vestigios arquitectónicos: fortificaciones (trinchera transversal), puertas de la ciudad, complejo religioso, casas de habitación. El sitio está asociado a una necrópolis algunas de cuyas tumbas son excavadas.

El estudio a escala microrregional (100 km2 alrededor del sitio) revela una densa ocupación del territorio en el Bronce antiguo IV y una diversidad de modos de ocupación de los suelos en zona estépica en esta época.

La fundación de la ciudad en zona árida conllevó la implementación de importantes trabajos de valorización del medio (obras hidráulicas de diferentes clases). Su economía se basa en una explotación óptima del medio ambiente y una diversidad de modos de producción: pastoralismo, agricultura diversificada, seca e irrigada, intercambios y comercio.