Accès rapide :

  • Aumentar el tamaño del texto
  • Disminuir el tamaño del texto
  • Añadir Flujo RSS

Búsqueda de la información

La información transmitida por la correspondencia de las embajadas es la fuente principal, y la más original, de la información elaborada y difundida por el ministerio.

Un papel tradicional disputado

La búsqueda - abierta - de la información, quizás sea la más antigua de las misiones de una embajada. Los informes de los embajadores de Venecia son célebres: observaban al país anfitrión con lucidez. Las embajadas actuales lo siguen haciendo, pero desde hace largo tiempo sufren la competencia de la prensa. El periodista se entrega de lleno a su tarea de información, que para la embajada es sólo una tarea entre muchas otras. El periodista también tiene acceso, actualmente, a los grandes dirigentes mundiales. Y, menos visible que el diplomático, penetra más fácilmente en todos los medios. Suele ser el primero en recoger la noticia inédita, a menos que sea él mismo que la haya creado, puesto que a menudo un hecho simple se convierte en acontecimiento sólo por el eco que se le da. Así, pues, las embajadas no intentan adelantarse a las agencias de prensa. Además, las técnicas modernas crean nuevos rivales para los diplomáticos: Internet ofrece a cada uno la facultad de difundir en todas partes las informaciones en tiempo real sobre cualquier tema.


"El embajador es un espía autorizado por el derecho de la gente."

Condillac.
Diccionario de sinónimos.

Un papel específico siempre actual

La información diplomática conserva un papel primordial por varias razones. Es una información privilegiada. El embajador la recoge en la fuente de boca de los dirigentes. Éstos, sabiendo que su interlocutor y su gobierno mantendrán el secreto si se les pide, no emplearán el mismo lenguaje que emplean con un periodista, a quien sólo le dicen lo que está destinado a la opinión pública. En ambos casos es posible que las palabras estén orientadas: es el auditor quien debe juzgar... El embajador transmite así a su gobierno informaciones confidenciales, al menos por un tiempo, pero a veces hasta la apertura de los archivos. Es una información crítica. La embajada no anuncia, salvo en casos excepcionales, el hecho bruto ya conocido por las agencias, sino el hecho verificado y comentado a la luz de los otros asuntos, de las observaciones anteriores, de la experiencia y de los contactos de la embajada. El incremento actual de la información hace que esta crítica sea aún más necesaria. En cada materia, el diplomático tiene que esforzarse en ser el mejor experto de la plaza. El periodista, si dispone de tiempo, también se dedica al mismo trabajo. La comparación de ambos análisis puede resultar pintoresca, sobre todo si se contradicen y si el tiempo ha hecho su papel de árbitro. Es una información orientada, puesto que pese a su objetividad no es neutra, sino activa. Está dirigida hacia la acción, lo que no es el caso de la información de prensa. Está destinada a ayudar al gobierno a tomar decisiones. El deber del embajador consiste en sacar enseñanzas de las informaciones que envía, en presentar sugerencias y recomendaciones.


"Los embajadores no ejecutan simplemente; también forman y, a través de sus consejos, modulan la voluntad del amo."

Montaigne, Ensayos, 1580.


La importancia creciente de los medios de prensa y el desarrollo de las nuevas técnicas de información y de comunicación han modificado profundamente la función de información de las embajadas, dándole más consistencia.

Enlaces de interés

MAPA DEL SITIO



AVISO LEGAL

Todos los derechos reservados - Ministerio de Asuntos Exteriores y Desarrollo Internacional - 2014