Accès rapide :

Siria - Informe del mecanismo de investigación y atribución sobre el uso de armas químicas - Declaración de Jean-Marc Ayrault (25 de agosto de 2016)

El 24 de agosto de 2016, el mecanismo de investigación y atribución sobre el uso de armas químicas en Siria, establecido por la resolución 2235 del Consejo de Seguridad, publicó un informe que confirma que el régimen de Bashar al Asad ha empleado armas químicas contra la población siria al menos en dos ocasiones, en Talmenes en abril de 2014 y en Sarmin en marzo de 2015.

Otro ataque, en Marea, en agosto de 2015, le ha sido atribuido a daesh.

Por otra parte, en lo que se refiere a otros tres incidentes, en Kafr Zita en abril de 2014, en Qmenas y en Binninsh en marzo de 2015, el mecanismo también está cerca de establecer la responsabilidad del régimen, sin perjuicio de investigaciones complementarias.

Con su trabajo, que celebro, un mecanismo de Naciones Unidas, creado por el Consejo de Seguridad y con mandato suyo, se ha pronunciado sin ambigüedad por primera vez sobre los actores implicados en los ataques químicos en Siria. Viene a confirmar el horror absoluto de un conflicto que ha causado más de 300 000 muertes y que Francia no ha dejado de denunciar, en el que el régimen, al igual que daesh, ha recurrido a todos los medios, dando ambos prueba de la misma abyección cuando se trata de aterrorizar y masacrar al pueblo sirio de manera sistemática. El uso de armas químicas, que las autoridades sirias se comprometieron a proscribir cuando suscribieron en 2013 la Convención sobre la Prohibición de las Armas químicas, bajo la presión de la comunidad internacional, es una abominación que saca a la luz el papel abrumador del régimen de Damasco en el deterioro continuo de la situación en Siria. Requiere una reacción a la altura de su gravedad. En consecuencia, le corresponde al Consejo de Seguridad asumir su responsabilidad. Francia ya está trabajando en ello junto a sus socios.

Más allá, la confirmación del uso de armas químicas en Siria exige una mayor movilización para abrir por fin una perspectiva de paz en Siria. Mientras continúa la violencia, en especial en Alepo, resulta más urgente que nunca lograr instaurar un verdadero cese de las hostilidades, permitir el acceso de la población civil a la ayuda humanitaria que necesita y crear las condiciones para la reanudación de las negociaciones políticas con vistas a una transición a partir de la resolución 2254 del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas. No habrá solución militar alguna en Siria, por lo que se debe detener la espiral de violencia que no hace sino conllevar cada vez más sufrimiento para la población y alimentar el terrorismo. Es hora de que la comunidad internacional se rehaga. Francia contribuirá a ello con determinación.

MAPA DEL SITIO