Cinco claves para entender las consecuencias del referéndum británico sobre la Unión Europea

La Primera Ministra británica, Theresa May, ha enviado el 29 de marzo al presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, una carta en la que notifica la intención del Reino Unido de retirarse de la Unión Europea, de conformidad con lo dispuesto en el artículo 50 del Tratado de la Unión Europea.

Expresa las consecuencias de la decisión del pueblo británico manifestada en el referéndum del 23 de junio de 2016 de no seguir siendo miembro de la Unión Europea.

1) ¿Qué consecuencias para los ciudadanos europeos y británicos?

Hasta la salida efectiva del Reino Unido de la Unión Europea, y en virtud de los tratados que ha ratificado, el derecho de la Unión Europea se seguirá aplicando plenamente.

¿Se ve afectada la movilidad de los ciudadanos franceses en el Reino Unido por esta decisión?

Como se explica en las recomendaciones de viaje, el resultado del referéndum del 23 de junio y la activación del artículo 50 no implican, por lo menos hasta la salida del Reino Unido de la UE, un cambio en las condiciones actuales de entrada y de estancia en el Reino Unido para los franceses (pasaporte o carnet de identidad válidos).

¿Se ven afectados por esta decisión los gastos médicos durante estancias en el Reino Unido de ciudadanos franceses y viceversa?

No. Hasta la retirada efectiva del Reino Unido de la Unión Europea, los ciudadanos franceses que residan en el Reino Unido y los británicos que residan en Francia seguirán contando con el mismo acceso a la sanidad. De igual modo, los gastos médicos de los franceses y británicos que estén de paso seguirán siendo asumidos como hasta ahora gracias a la tarjeta sanitaria europea.

¿Cuál será el impacto para los estudiantes británicos y franceses?

Tampoco hay ninguna consecuencia hasta el día de la salida del Reino Unido de la Unión Europea para los estudiantes británicos matriculados en centros de educación superior o de investigación franceses ni para los estudiantes franceses matriculados en centros británicos. La equivalencia entre títulos depende del Espacio Europeo de Educación Superior puesto en marcha por el proceso de Bolonia: la salida del Reino Unido de la Unión Europea no afecta a las normas establecidas en este marco, ya que el Reino Unido no cuestiona su participación en este Espacio que se extiende más allá de la Unión Europea y cuenta con 46 países.

2) ¿Cuál es el procedimiento previsto en los tratados para validar la retirada del Reino Unido de la Unión Europea?

Desde el tratado de Lisboa, el artículo 50 del Tratado de la Unión Europea permite a un Estado decidir, de forma unilateral, abandonar la UE.

El procedimiento es el siguiente:

El Estado miembro debe notificar al Consejo Europeo su decisión de retirarse.

Así, la Primera Ministra británica, Theresa May, ha enviado el 29 de marzo al presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, una carta en la que notifica la intención del Reino Unido de retirarse de la Unión Europea.

Tras la notificación del Reino Unido, los jefes de Estado o de gobierno de los 27 Estados miembros se reunirán para aprobar unas orientaciones que fijarán los principios de negociación de la Unión Europea durante una reunión extraordinaria el 29 de abril de 2017. El Consejo de la Unión Europea adoptará entonces en un segundo momento una decisión que autorice la apertura de negociaciones, aprobará unas directrices de negociación y designará a la Comisión Europea como negociador de la UE.

Se iniciarán negociaciones entre la Unión Europea y el Reino Unido para alcanzar un acuerdo en el que se fijen los términos de su retirada. Es el único objetivo del procedimiento iniciado en virtud del artículo 50 del TUE.

Se han adoptado disposiciones específicas para que cada una de las instituciones europeas desempeñe plenamente su papel. A este respecto, se ha previsto que el negociador de la UE (Michel Barnier) informará de forma sistemática al Consejo Europeo, al Consejo y a las instancias preparatorias. Se informará periódicamente al Parlamento Europeo de las negociaciones.

El acuerdo de retirada debe ser aprobado según el procedimiento del artículo 218.3 del Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea: el Consejo de la Unión Europea se pronunciará por mayoría cualificada, previa aprobación del Parlamento Europeo.

Cabe recordar que, según el artículo 50 del TUE, los representantes del Estado que inicie el procedimiento no participarán en las negociaciones internas del Consejo sobre el acuerdo de retirada.

Si no se cierra un acuerdo en dos años, los tratados dejarán de aplicarse en el Reino Unido salvo si el Consejo Europeo, de acuerdo con las autoridades británicas y por unanimidad, decide prorrogar dicho plazo.

El artículo 50 especifica además que si un Estado que se ha retirado de la Unión solicita de nuevo la adhesión, su solicitud se someterá al procedimiento de adhesión común, y no a un procedimiento reducido.

En un segundo momento, se abrirán negociaciones para definir el marco de las futuras relaciones entre el Reino Unido y la Unión Europea.

3) ¿Cuáles son las principales posiciones defendidas por Francia con miras a las negociaciones?

La posición francesa es idéntica a la que han expresado en varias ocasiones los 27 Estados miembros y las instituciones europeas. Los 27 jefes de Estado o de gobierno fijaron unos principios claros inmediatamente después del referéndum británico, en sendas reuniones informales en paralelo a los Consejos Europeos de los pasados 29 de junio.

En lo que respecta al procedimiento, los jefes de Estado o de gobierno de los 27 Estados miembros se pusieron de acuerdo en un reparto eficaz y transparente de papeles entre las instituciones en el marco del artículo 50.

Se deberá prestar una atención especial en las negociaciones de retirada a la situación y a los derechos de los ciudadanos europeos (nacionales de los 27 Estados miembros) en el Reino Unido y de los británicos en la UE (en los 27 Estados miembros).

A nivel nacional, el gobierno francés se ha organizado. La Secretaría General de Asuntos Europeos (SGAE) ha cartografiado los intereses franceses en virtud de la negociación de retirada y en el marco de las relaciones futuras. El ministerio de Asuntos Exteriores y Desarrollo Internacional ha creado un grupo de trabajo específico dirigido por la Dirección de la Unión Europea.

4) ¿Cuál será el proyecto europeo tras el referéndum británico?

Para Francia, el principal desafío para Europa en la actualidad es es dar un nuevo impulso a la Unión Europea. Para ello, Francia desea que la Unión Europea se concentre en prioridades estratégicas claramente definidas que puedan reconciliar a la población con la UE: lucha contra la amenaza terrorista y seguridad, retorno de un crecimiento sostenible a largo plazo cuyos resultados sean visibles para todos, construcción de una Europa social promotora de progreso y justicia, defensa de los valores de la UE y de sus normas, en especial comerciales, en el mundo. En todos estos ámbitos, la Unión Europea ha realizado progresos tangibles en los últimos años. Debe seguir con estos esfuerzos para demostrar que sabe proteger de forma eficaz a sus ciudadanos y dar respuestas a sus aspiraciones y a sus preocupaciones.

El proceso de reactivación de la integración europea está hoy en marcha. Tras la adopción, el pasado mes de septiembre, de la hoja de ruta de Bratislava, que ya ha permitido avances en varios ámbitos, los jefes de Estado y de gobierno de los 27 Estados miembros aprobaron, en el 60º aniversario del tratado de Roma el pasado 25 de marzo, una declaración que reafirma la unidad indefectible de los Veintisiete y vuelve a dar un rumbo al proyecto europeo para los diez próximos años.

Frente a los retos a los que se enfrenta la Unión Europea, Francia desea actuar de forma pragmática para alcanzar resultados concretos al servicio de sus ciudadanos. Como ha afirmado en varias ocasiones el Presidente de la República Francesa, debe ser posible que algunos Estados miembros puedan actuar en caso de ser necesario a distintas velocidades o con una intensidad distinta. Lejos de suponer una ruptura de la unidad de los Veintisiete, la posibilidad de que algunos Estados miembros avancen como exploradores, en el marco de los tratados actuales, supone una oportunidad para impulsar a la Unión Europea hacia arriba, permitiendo a los Estados que lo deseen unirse más tarde a los proyectos en los que no participen inicialmente. Esta Europa diferenciada ya existe en varios proyectos unificadores, como la zona del euro o el espacio Schengen. A largo plazo, Francia considera que puede suponer un motor fuerte de integración.

5) ¿Qué consecuencias habrá en las relaciones entre Francia y el Reino Unido?

Las relaciones entre Francia y el Reino Unido son densas y antiguas. Ambos países, miembros permanentes del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, comparten a menudo enfoques similares en las organizaciones internacionales, en especial en la ONU.

Las relaciones bilaterales se alimentan de contactos periódicos a todos los niveles y de cumbres periódicas y se extienden a todos los ámbitos: defensa, economía, cultura, ciencia…

¿Se reconsiderará la frontera fijada en Calais en el acuerdo del Touquet?

No. Como recordó el Presidente de la República Francesa tras el referéndum británico, no se replanteará el acuerdo del Touquet solo porque el Reino Unido haya votado a favor del Brexit. Ello no implica ninguna modificación de la frontera entre ambos países, que sigue siendo una frontera exterior de Schengen.

¿Se mantendrán los acuerdos de defensa?

Los acuerdos en este ámbito también se mantendrán. Francia y el Reino Unido están unidos por vínculos profundos de cooperación desde el tratado de Lancaster House de 2010. Desde entonces, se han realizado numerosos avances concretos, por ejemplo la creación de una fuerza expedicionaria combinada conjunta. Francia seguirá colaborando con el Reino Unido, la otra potencia nuclear europea, respetando el tratado de Lancaster House.

¿Van a padecer las relaciones comerciales entre Francia y el Reino Unido por la decisión de los electores británicos?

El Reino Unido es el 5º mercado para las exportaciones francesas y el 8º proveedor de Francia. Francia es el 5º cliente y el 5º proveedor del Reino Unido. Estas relaciones estrechas y densas son muy antiguas y se mantendrán.
Tras la salida de la Unión Europea, en 2019, el Reino Unido se convertirá en un país tercero. La evolución de las relaciones comerciales dependerá pues del tipo de acuerdo que se negocie entre el Reino Unido y la Unión Europea.

¿Cuáles podrían ser las consecuencias para el atractivo de Francia?

El Gobierno ha anunciado una serie de medidas para reforzar el atractivo de París para el mundo financiero. Todos los ministerios afectados, la región de Isla de Francia y el ayuntamiento de París han abierto ventanillas únicas para facilitar la reinstalación y la recepción de varias grandes sedes financieras instaladas en Londres.

¿Se van a materializar los grandes proyectos como Hinkley Point?

Sí. El ministro de Asuntos Exteriores y Desarrollo Internacional visitó Londres el pasado mes de septiembre para la firma del acuerdo de inversión por el que se inicia definitivamente la construcción de dos EPR en Hinkley Point.

MAPA DEL SITIO