• Aumentar el tamaño del texto
  • Disminuir el tamaño del texto
  • Añadir Flujo RSS

Programa nuclear iraní

Actualidades

¿Que hace Francia en las negociaciones sobre el nuclear iraní?

El programa nuclear iraní empezó a suponer una preocupación para la comunidad internacional a partir de 2002, con el descubrimiento de centros clandestinos: uno de enriquecimiento de uranio en Natanz y un reactor de agua pesada en Arak (planta de producción y reactor de investigación).

¿Que hace Francia en las negociaciones sobre el nuclear iraní?

¿Por qué el programa nuclear iraní supone un problema para la comunidad internacional?

El programa nuclear iraní empezó a suponer una preocupación para la comunidad internacional a partir de 2002, con el descubrimiento de centros clandestinos: uno de enriquecimiento de uranio en Natanz y un reactor de agua pesada en Arak (planta de producción y reactor de investigación).

Desde 2002, Irán desarrolla un programa nuclear preocupante, que corresponde a las dos formas de desarrollo de armas atómicas:

-  uranio (un arma nuclear necesita uranio muy enriquecido): además de la planta de Natanz, Irán también construyó de forma clandestina una segunda planta, escondida en el interior de una montaña, en Fordow. La existencia de esta planta se dio a conocer en 2009. Irán también desarrolla distintos modelos de centrifugadoras que permiten enriquecer uranio. Teherán limita a día de hoy el enriquecimiento a niveles compatibles con un uso civil, pero sus instalaciones podrían permitirle producir uranio muy enriquecido. Además, estas instalaciones no tienen ninguna justificación civil creíble ya que el combustible para el único reactor nuclear de potencia en funcionamiento en Irán lo proporciona Rusia;

-  plutonio (un arma nuclear necesita varios kilos de plutonio): Irán construye en Arak un reactor de investigación de agua pesada que podría producir en un año suficiente plutonio para producir una bomba.

Estas actividades, así como el secretismo de Teherán, han sembrado la duda sobre la naturaleza real del programa nuclear iraní.

Y ello a pesar de que Irán firmó en 1968 y ratificó en 1970 el Tratado sobre la no proliferación de las armas nucleares. Se comprometió, mediante dicho tratado, a no desarrollar armas nucleares.

¿Cuál ha sido la reacción de la comunidad internacional?

La presión de la comunidad internacional sobre Irán se ha ido reforzando progresivamente:

-  en 2006, la Agencia Internacional de la Energía Atómica (AIEA) denunció al Consejo de Seguridad de Naciones Unidas el programa nuclear iraní al no haber podido garantizar su finalidad pacífica. Desde entonces, el Consejo de Seguridad ha adoptado varias resoluciones que obligan a Irán a interrumpir sus actividades más comprometidas y que le imponen sanciones;

-  la Unión Europea ha impuesto sanciones muy duras que se han reforzado considerablemente a partir de 2012. Afectan principalmente a los sectores petrolero y financiero;

-  Estados Unidos ha impuesto sanciones a Irán desde la creación de la República Islámica. Este país ha reforzado sus sanciones por las actividades nucleares de Irán. A día de hoy, está prohibida la casi totalidad del comercio entre Estados Unidos e Irán. Estados Unidos también ha adoptado medidas de impacto extraterritorial, en especial para limitar la importación de petróleo iraní por parte de los Estados consumidores;

-  muchos otros Estados han adoptado sanciones similares a las adoptadas por la Unión Europea y Estados Unidos, como Noruega, Canadá, Australia, Japón, Corea del Sur, Suiza.

Tras una primera fase de negociaciones dirigida por Alemania, Francia y Reino Unido de 2003 a 2005, a la imposición y al refuerzo de las sanciones a partir de 2006 le acompañó una política de mano tendida, de conformidad con el principio del doble enfoque. China, Estados Unidos y Rusia se han unido a los esfuerzos de los tres Estados europeos para negociar, con el apoyo de la Alta Representante de la Unión Europea para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad, una solución a la crisis nuclear iraní. Se trata del llamado grupo E3/UE+3. A pesar de varias propuestas de colaboración, las negociaciones no han obtenido resultados hasta noviembre de 2013.

¿Cuál es el objetivo de las negociaciones actuales?

El grupo E3/UE+3 negocia en la actualidad un acuerdo a largo plazo sobre el programa nuclear iraní. El objetivo de este acuerdo es garantizar que el programa nuclear iraní es exclusivamente pacífico.

Estas negociaciones se enmarcan en el acuerdo interino de Ginebra del 24 de noviembre de 2013. Dicho acuerdo ha congelado las actividades más preocupantes del programa iraní, en especial el enriquecimiento de uranio al 20 %, a cambio de la suspensión de ciertas sanciones.

El grupo de los Seis e Irán se han reunido en múltiples ocasiones en 2014. Se ha avanzado en las negociaciones, aunque no lo suficiente como para cerrar un acuerdo global. El 24 de noviembre de 2014, los Seis e Irán han decidido pues prolongar las negociaciones hasta el 30 de junio de 2015.

Las negociaciones solo se refieren al programa nuclear iraní. En ellas no se tratan las otras crisis regionales.

¿Qué hace Francia en estas negociaciones?

Francia apoya el desarrollo de un programa nuclear civil en Irán pero se opone firmemente a que Irán desarrolle armas nucleares.

Para Francia, el acuerdo a largo plazo debe garantizar la finalidad exclusivamente pacífica del programa nuclear iraní por tres medios:

-  mediante la limitación de las instalaciones iraníes más comprometidas, en especial el programa de enriquecimiento de uranio;

-  mediante la transformación de los centros más preocupantes, como el reactor de Arak y la planta subterránea de Fordow;

-  mediante una transparencia total de Irán con los inspectores de la Agencia Internacional de la Energía Atómica.

A cambio, Francia propone, al igual que sus socios de los Seis, que se suspendan todas las sanciones económicas a Irán y que después se levanten rápidamente. Francia también está dispuesta a contribuir al desarrollo del programa nuclear civil de Irán mediante la cooperación internacional.

Francia está muy comprometida en estas negociaciones para alcanzar un acuerdo a largo plazo. Un acuerdo supondría una contribución importante al régimen de la no proliferación de armas nucleares así como a la paz y a la estabilidad en Oriente Medio.

18.12.14

MAPA DEL SITIO



AVISO LEGAL

Todos los derechos reservados - Ministerio de Asuntos Exteriores y Desarrollo Internacional - 2015