• Aumentar el tamaño del texto
  • Disminuir el tamaño del texto
  • Añadir Flujo RSS

América Latina

Actualidades

Sesenta aniversario del Instituto de Altos Estudios de América latina (12 de diciembre de 2014)

Este instituto, que ha concretado más de 40 acuerdos de cooperación con universidades latinoamericanas, es uno de los primeros polos europeos sobre América latina para la formación, la edición, la investigación universitaria y los intercambios científicos.

Francia y América Latina

Francia y América Latina, que siempre han sido vecinas desde el punto de vista filosófico, político y cultural, mantienen una relación privilegiada y de larga data basada en una estrecha alianza. Ambas comparten valores comunes, así como la misma visión de un mundo multipolar.

Francia tiene importantes intereses en América Latina en materia política, cultural y económica, pero éstos se ven enfrentados a las amenazas y los desafíos que presenta el continente latinoamericano.

 

Francia en América Latina: ¿simple proyección o verdadera influencia?

El grado de influencia de Francia en América Latina es directamente proporcional a su presencia, tanto en lo político como en lo cultural y económico .

La presencia política de Francia en América Latina, reflejo de una visión compartida del mundo

La visita del General de Gaulle en 1964 dejó una impresión que aún persiste. En América Latina, el General se reveló como un hombre de Estado capaz de equilibrar la influencia política y lingüística de Estados Unidos. El General había hecho un llamamiento a “estrechar las relaciones entre América Latina y Francia para contribuir al progreso, el equilibrio y la paz mundial”.

Desde entonces, Francia y América Latina se han esforzado incesantemente por mantener una relación política privilegiada: las visitas presidenciales y ministeriales a América Latina ilustran la voluntad de Francia de fortalecer aún más sus vínculos con las relaciones de la zona. La última visita del Presidente de la República a América del Sur tuvo lugar en marzo de 1997, cuando el Sr. Chirac visitó Brasil, Bolivia, Argentina, Uruguay y Paraguay. En lo que respecta a México, la última visita bilateral se produjo en 1998, con una escala en Guatemala. También tuvieron lugar numerosas visitas ministeriales.

El diálogo político es un pilar fundamental de nuestra cooperación con los países latinoamericanos, pero ésta no tendría el mismo alcance si nuestra influencia cultural en dichos países no fuera tan importante. En temas tales como el desarme y la no proliferación, el desarrollo sostenible, el tratamiento de la deuda, los derechos humanos y la diversidad cultural, América Latina frecuentemente adopta posturas semejantes a las nuestras, fortaleciendo nuestras afinidades y los lazos de cooperación que nos unen. Los franceses y los latinoamericanos tienen una visión plural del mundo y dan una gran importancia al multilateralismo.

Una influencia cultural, producto de la Historia.

Tradicionalmente, América Latina ha sido una de las regiones del mundo donde la cultura francesa se ha impuesto con mayor fuerza: la historia del continente está marcada por la influencia de los intelectuales franceses del “Siglo de las Luces” en los procesos de independencia, también en su sistema jurídico, que se inspiró en la Revolución Francesa y el Código Napoleónico, y en su élite local, para la cual las referencias culturales y científicas de nuestro país han tenido una importancia fundamental durante mucho tiempo.

La comunidad francesa en América Latina comprende una población de alrededor de 111.000 persones, de las cuales 77.756 están inscritas en los registros de franceses en el exterior, lo que representa un 6,2% de los franceses expatriados en todo el mundo. Los países de la región que cuentan con el mayor número de franceses son Brasil, con 16.300, Argentina, con 13.850 y México, con 13.680. En el resto de los países, las comunidades francesas son menos importantes: hay 7.331 franceses inscritos en el registro del consulado de Francia en Chile, 5.440 en Venezuela, 3.306 en Colombia, 2.825 en Perú, 1.402 en Haití, 814 enBolivia, 557 en Panamá y 342 en Honduras. Las comunidades francesas en América Latina se han visto relativamente reducidas [1], pero las tradiciones de francofonía y francofilia en los países de la región, especialmente entre sus élites, siguen siendo fuertes. La francofonía ha experimentado un retroceso. El inglés ocupa en este momento una posición privilegiada, pero el francés continúa siendo la segunda lengua extranjera más hablada.

Francia cuenta con una importante red diplomática y consular: de las 150 embajadas francesas distribuidas en todo el mundo, 22 están ubicadas en América Latina y el Caribe; asimismo, de las 1.150 Alianzas Francesas existentes, 247 se encuentran en el continente latinoamericano. La red más antigua se encuentra en Argentina. Los liceos franceses, presentes en casi todos los países de la zona, se cuentan entre los más grandes y los de mejores resultados: de los 50 liceos de más de 500 alumnos que Francia tiene en todo el mundo fuera de Europa y los países francófonos, 20 se encuentran en América Latina, con un índice de aprobación en el bachillerato de prácticamente un 100% y una gran proporción de menciones especiales.

Francia obtiene excelentes resultados en el marco de una cooperación científica y técnica basada en la cofinanciación. En efecto, la buena salud económica de América Latina en 2004, con un PIB de alrededor de 2 billones de dólares y un crecimiento medio del 5,7%, se tradujo en un aumento de recursos locales y una mayor número de cofinanciaciones. De este modo, Francia se ha transformado en el primer asociado de Chile en materia científica, ya que cuenta en este país con un centro local del CNRS y de la ONF. También contribuyó a la creación de un centro regional del Instituto Pasteur en Montevideo, Uruguay. Brasil, por su parte, es el asociado más importante de Francia en América Latina en este ámbito: nuestra cooperación científica y cultural con este país se basa principalmente en la colaboración y la cofinanciación.

Una presencia económica de peso

Desde el punto de vista económico y comercial, Francia también tiene con América Latina una relación de larga data, como lo demuestran, entre otras cosas, las inversiones industriales de principios del siglo XX en Brasil. Durante la década de 1980, la crisis de la deuda había provocado un repliegue de las empresas francesas en la región, pero a partir de los años 90 los flujos de inversiones directas y nuestro intercambio comercial con los países del continente cobraron un impulso importante.

Figuramos entre los principales inversores extranjeros de muchos de estos países, generalmente detrás de Estados Unidos y España. En Colombia, el stock de inversiones francesas asciende a 2.000 millones de USD (un 2% del stock total), lo que hace de nuestro país el 3er inversor extranjero. Francia también es el tercer inversor extranjero en Argentina, con un stock de inversiones de más de 10.000 millones de USD y, si bien se está dando un proceso de desvinculación en la actualidad, las empresas francesas han tenido gran protagonismo en el ámbito de los servicios públicos privatizados y han ocupado una posición importante en los sectores industriales, como la industria automovilística y el sector de los servicios. En Brasil, Francia ocupa el 4º lugar, con un stock de inversiones de alrededor de 8.000 M EUR, que representa el 9% del total de inversiones extranjeras. Por último, nuestro país es el 2º inversor en Venezuela, detrás de Estados Unidos pero delante de España.

En materia de intercambio comercial: Brasil es nuestra principal relación comercial en América Latina y la segunda fuera de la OCDE y del Magreb, detrás de China. A Brasil le sigue México, nuestro segundo cliente en la región: nuestras exportaciones a este país han tenido un gran crecimiento, pasando de 1.400 M EUR en 2003 a 1.509 M EUR en 2004, es decir, casi el triple de las exportaciones a Argentina, el cuádruple de las exportaciones a Chile y más de siete veces las exportaciones a Venezuela. Con un intercambio comercial global de 487 M EUR, en 2004, Colombia continuaba siendo el 1er asociado comercial de Francia en la Comunidad Andina de Naciones [2], adelantando a Venezuela.

Francia presta especial atención a las amenazas que debe enfrentar América Latina.

Francia dedica una atención particular a la evolución de la situación en áreas tales como la consolidación de la democracia y el fortalecimiento del Estado de derecho, la lucha contra la violencia urbana, la corrupción y el crimen organizado, e intenta aportar elementos que permitan responder a las problemáticas a las que se enfrenta la región.

La necesidad de consolidar la democracia y fortalecer el Estado de derecho...

El fin de las dictaduras latinoamericanas ha permitido que los países de la región se encaminaran hacia una democracia duradera. Actualmente, todos los países de la región tienen regímenes democráticos, con excepción de Cuba.

No obstante, también se puede percibir cierta desilusión en las opiniones respecto de la democracia. En efecto, un informe del PNUD publicado en 2004 indica que, según las encuestas de opinión realizadas en 18 países de la región, solamente un 43% de los latinoamericanos apoya plenamente la democracia, un 30,5% tiene sus reservas, y un 26,5% tiene posturas antidemocráticas. Los sondeos efectuados por el instituto chileno “Latinobarómetro” revelan que, si bien el 53% de los latinoamericanos considera que la democracia es la mejor forma de gobierno, un 52% admite estar dispuesto a tolerar un régimen autoritario si el mismo resolviera los problemas económicos. Esta desilusión puede explicarse por la persistencia de las desigualdades, la pobreza y la exclusión, que los regímenes democráticos no han podido reducir hasta el momento.

... para luchar contra las nuevas amenazas que afectan al continente latinoamericano

La violencia criminal, la corrupción y el crimen organizado constituyen una amenaza real para la estabilidad de ciertos países de la zona. En ciertos países de América Central, las “maras [3]" o "pandillas infantiles” constituyen una verdadera amenaza para el orden público. Estas pandillas, compuestas por una multitud de redes jerárquicas que promueven una violencia sistemática, han transformado radicalmente el paisaje político y social en unos pocos años.

Colombia sigue padeciendo la devastación de un conflicto que tiene casi medio siglo, y que se alimenta del tráfico de drogas y la práctica de secuestros. El alto índice de criminalidad añade a la inseguridad existente en Colombia.

La producción de cocaína -colombiana, pero también peruana y boliviana- está destinada principalmente hacia el mercado norteamericano. Sin embargo, el tráfico de drogas hacia Europa está aumentando: 250 toneladas por año según Europol. Esto genera un problema cada vez mayor en materia policial y sanitaria, ya que en los últimos meses 1,8 millones de europeos han consumido cocaína.

La actuación de Francia ante los males de América Latina

Francia también es Americana, por sus Departamentos de Guadalupe, Martinica y Guyana. Como tal, Francia está presente como miembro asociado de la Asociación de Estados del Caribe (AEC) y miembro observador de la Organización de los Estados Americanos (OEA). Francia será más reconocida como un asociado natural en el continente a medida que los Departamentos Franceses de América (DFA) estrechen vínculos con los Estados vecinos. Por este motivo, es fundamental lograr una mejor inserción de los DFA en su entorno regional.

Los países más afectados por la delincuencia y la inseguridad se están involucrando progresivamente en una cooperación internacional de la policía y de la justicia, abordando sus propios problemas de una manera cada vez más colectiva e internacional. Por otra parte, América Latina aún no tiene herramientas de análisis y tratamiento específicas y autónomas para los problemas que amenazan la paz y la seguridad, por lo que está interesada en la experiencia que puede brindarle Francia en esta área. En consecuencia, debemos fomentar los esfuerzos ya iniciados, para apoyar el conjunto de las políticas implementadas en la región, mediante la formación de magistrados y policías y la cooperación en la lucha contra la corrupción, la inseguridad y el tráfico ilegal.

Conclusión

Francia continúa teniendo una presencia importante en América Latina. Su prestigio, tanto histórico como cultural, sigue siendo significativo. Este logro es producto de los recursos otorgados a América Latina y de la presencia económica francesa.

Francia contribuye a la creación de un foco de estabilidad y crecimiento en América Latina. Francia estimula el proceso de profundización de la integración regional [4] , inscribiendo su actividad en el marco de la Unión Europea. Nuestro país ha desempeñado, y continúa desempeñando, un papel activo en el proceso de acercamiento entre las dos regiones: en 1997, por ejemplo, Francia propuso junto con España, la organización de una cumbre de jefes de Estado y de gobierno de la Unión Europea y de los países de América Latina y el Caribe [5]. La Cumbre de Río de Janeiro, que tuvo lugar los días 28 y 29 de junio de 1999, contribuyó al establecimiento de una asociación entre América Latina y la Unión Europea, basada en el fortalecimiento de la cooperación en materia política, cultural y económica.

Fue sobre estas bases que Francia participó en la cumbre UE/ALC celebrada en Viena los días 11 y 12 de mayo de 2006.

Puesta al día : 05.04.06

[1] La comunidad francesa creció un 2,4% entre 2003 y 2004, en comparación con un aumento del 11,2% entre 2002 y 2003.

[2] Formada por Bolivia, Colombia, Ecuador, Perú y Venezuela.

[3] Las maras son “pandillas de jóvenes sumamente violentos que viven de la extorsión o del tráfico de drogas, del secuestro o de lavar parabrisas en los semáforos en rojo, pero cuya principal razón de ser es la destrucción de la mara rival", FAUX Frédéric, “Les maras, gangs d’enfants, violences urbaines en Amérique centrale”, Ed. Autrement Frontière, París, 2006.

[4] Creación de una comunidad sudamericana de naciones en diciembre de 2004 con el objetivo a largo plazo de reagrupar las organizaciones regionales sudamericanas existentes, es decir, el MERCOSUR y la CAN. Entrada en vigencia del mercado común de la CARICOM el 1º de enero de 2006.

[5] La IV Cumbre UE-ALC se celebró en Viena en mayo de 2006

MAPA DEL SITIO



AVISO LEGAL

Todos los derechos reservados - Ministerio de Asuntos Exteriores y Desarrollo Internacional - 2014