Accès rapide :

  • Aumentar el tamaño del texto
  • Disminuir el tamaño del texto
  • Añadir Flujo RSS

Marco de vida

Un marco de vida cada vez más periurbano

La inmensa mayoría de los franceses vive en un entorno urbano. 43 millones lo hacían en 1999, hoy son más de 50 millones. El fenómeno más significativo, como en muchos países europeos de densidad comparable, es una creciente periurbanización de la población y una diseminación de las ciudades. En efecto, las clases medias abandonan los centros urbanos a causa de sus elevados precios y no desean residir en los barrios de viviendas protegidas. Prefieren instalarse a más distancia del centro, generalmente en urbanizaciones o en zonas rurales, donde pueden encontrar un marco de vida satisfactorio a precios asequibles. Se estima que 10 millones de habitantes viven en barrios periféricos (frente a 7 hace quince años).

De estas transformaciones urbanas resulta una disociación cada vez más clara entre el hábitat, los lugares de trabajo y los servicios. El marco de vida francés ya no es el de los pueblos, ciudades y barrios donde coexistían hábitat, servicios y trabajo. Mientras que el empleo sigue relativamente concentrado, la diseminación del hábitat conlleva desplazamientos cada vez más largos, con los consiguientes gastos y efectos negativos sobre el entorno conocidos por todos. En este contexto, los espacios urbanos se especializan y las disparidades sociales tienden a aumentar: en los centros se instalan las actividades de alto valor y las clases pudientes; en las periferias más cercanas se concentran los trabajadores precarios y parados, y en las periferias más alejadas las clases medias, que aspiran, sin embargo, a regresar al centro.

Un parque inmobiliario de buena calidad global pero con muchas viviendas precarias

Por su parque inmobiliario, Francia se sitúa, cualitativa y cuantitativamente, a la cabeza de los países de la Unión Europea: suma 30 millones de viviendas frente a las 26 que tenía en 1985. En el mismo período, el número medio de personas por residencia principal pasó de 2,6 a 2,4, mientras que su superficie media aumentaba. Más espacio por persona y menos personas por vivienda son síntomas evidentes de una mejoría general. Pero en algunos barrios la vivienda alcanza precios tan elevados que se han vuelto inaccesibles para las clases medias y las más desfavorecidas. Algunos edificios especialmente vetustos comportan aún riesgos para la salud de sus habitantes. Los suburbios, con caravanas y poblados chabolistas, han vuelto a aparecer en ciertos lugares. Las ocupaciones ilegales, en forma de «casas okupas», parecen asimismo ir en aumento. A los tres millones de personas que se hacinan en viviendas insalubres se añaden los sin techo, cada vez más visibles en las calles de las ciudades: la mejora de las condiciones de vida de todos ellos figura, sin embargo, en lugar destacado en la agenda política actual.

Fuente : France 2008, La Documentation Française


MAPA DEL SITIO



AVISO LEGAL

Todos los derechos reservados - Ministerio de Asuntos Exteriores y Desarrollo Internacional - 2014