Accès rapide :

  • Aumentar el tamaño del texto
  • Disminuir el tamaño del texto
  • Añadir Flujo RSS

Dificultades de integración compensadas con una gran tolerancia

Aproximadamente 5 millones de inmigrantes viven en la Francia metropolitana, lo que supone un 8% de su población. A pesar de que Francia ha sido, históricamente, una tierra de asilo para los inmigrantes, a los que ha integrado poco a poco, en la actualidad encuentra más dificultades en este campo. Estas dificultades obedecen a
la crisis del mercado laboral y a la concentración de los colectivos inmigrantes en ciertas ciudades y barrios. Se deben asimismo al peso de la inmigración irregular, difícil de estimar, que perjudica a la imagen de conjunto de la inmigración. «Crisis del vínculo social», «crisis de la cohesión nacional», se trata de una cuestión particularmente sensible -sobre todo desde los disturbios que se produjeron en los suburbios en otoño de 2005- que suscita debates apasionados.

A pesar de ello, y es importante subrayarlo, la opinión pública francesa se muestra más tolerante y más positiva hacia los inmigrantes que la media europea: dos tercios de los franceses estiman que los inmigrantes enriquecen la cultura del país (frente a la mitad de los europeos), un 62% piensa que ciertos sectores de la economía necesitan mano de obra extranjera (frente a menos de la mitad de los europeos); por último, solo un tercio de los franceses cree que la inmigración fomenta la inseguridad (frente a más de un 40% de los europeos).

Fuente : France 2008, La Documentation Française


MAPA DEL SITIO



AVISO LEGAL

Todos los derechos reservados - Ministerio de Asuntos Exteriores y Desarrollo Internacional - 2014