Accès rapide :

  • Aumentar el tamaño del texto
  • Disminuir el tamaño del texto
  • Añadir Flujo RSS

El fervor del sufragio universal

Los papeles respectivos del Presidente de la República y del Primer Ministro se construyen pues en los primeros años de la V República, sobre todo gracias al estado de estupefacción en el que se encuentra sumido el conjunto del mundo político, al menos hasta la firma, en la primavera de 1962, de los acuerdos de Évian por los que se establece la independencia de Argelia. Posteriormente, de Gaulle, aprovechando la emoción suscitada por el atentado en Petit-Clamart, organiza un referéndum -mediante un procedimiento discutible-, para modificar la constitución y establecer la elección del Presidente mediante sufragio universal directo. Algunas semanas más tarde, aprovechando que la Asamblea Nacional hace una moción de censura contra el Gobierno de Pompidou para manifestar la hostilidad que suscitaba la reforma, disuelve la Asamblea y gana las elecciones legislativas. El escrutinio de 1962 marca asimismo el nacimiento del «efecto mayoría”. Al disponer de una nueva mayoría, de Gaulle mantiene a Pompidou en Matignon. Desde ese momento la preeminencia del Presidente no volverá a ser discutida. La reelección del general de Gaulle en 1965 parece implicar un nuevo asentimiento de los franceses al régimen.

Illust: ©MAEE - F de La (...), 29.1 ko, 364x224
©MAEE - F de La Mure

A decir verdad, ninguno de sus sucesores cuestionará esta herencia institucional, ni siquiera François Mitterrand, que sin embargo por aquel entonces denunció en un panfleto célebre (1964) «El golpe de Estado permanente” que según él representaba el régimen gaullista. Hasta 1986, todos aprovechan su elección mediante sufragio universal directo y la mayoría parlamentaria que sistemáticamente obtienen en las elecciones legislativas para gobernar desde el Elíseo. La política exterior y la defensa forman parte del "ámbito reservado” del Presidente, según la expresión forjada por Jacques Chaban-Delmas en 1959. El Primer Ministro, nombrado por el Presidente, debe contentarse con gestionar la "intendencia” (Charles de Gaulle).


El Consejo Constitucional, creado en 1958, tiene la misión de velar por la constitucionalidad de las leyes votadas por el Parlamento. Desde entonces, su papel ha aumentado considerablemente, al considerar que el preámbulo de la Constitución y la Declaración de los derechos del hombre y del ciudadano de 1789 tienen valor constitucional. El Consejo Constitucional no se sitúa en la cima de la jerarquía jurisdiccional francesa: no es un Tribunal Supremo.

Para saber más :

Los principales partidos políticos franceses

Votar en Francia

Fuente : France 2008, La Documentation Française


MAPA DEL SITIO



AVISO LEGAL

Todos los derechos reservados - Ministerio de Asuntos Exteriores y Desarrollo Internacional - 2014