Accès rapide :

  • Aumentar el tamaño del texto
  • Disminuir el tamaño del texto
  • Añadir Flujo RSS

De Alésia a Astérix : la herencia gala

Durante mucho tiempo los galos fueron, para los franceses, «nuestros ancestros ».

Todo comenzó durante la Revolución francesa, cuando los revolucionarios tuvieron que elegir entre el origen franco de los franceses (Clodoveo, rey de los francos, fundador de una monarquía que en ese momento se quería derrocar) y otro pueblo de origen, los galos, literalmente «inventados» para dar respuesta a los afanes del pueblo revolucionario. Comienza entonces la carrera semilegendaria de Vercingétorix, personaje real por otro lado, heroicamente derrotado en Alésia por César (52 a. C.).

Vercingétorix fue considerado durante mucho tiempo como «un resistente» ante los ejércitos romanos, como el espíritu mismo de Francia y su figura, recuperada en cada conflicto importante (1870, 1914-1918), llega a convertirse, durante la ocupación alemana, en el modelo paradigmático del resistente. «Nuestros ancestros los galos» se convirtieron también en los antepasados de los niños de las colonias francesas a quienes se les enseñaba en la escuela los rudimentos de la historia nacional.

Algunos yacimientos célebres de Borgoña; Alésia/Alise-Sainte-Reine, lugar de la batalla perdida; Bribacte, importante plaza fuerte de la Galia, o el museo galorromano de Lyon, dan fe de esa poderosa, industriosa y comerciante civilización gala respetada por los romanos. De esta Galia queda hoy un gallo en los equipos de Francia de rugby y fútbol, las aventuras de Astérix y Obélix, héroes intemporales del cómic francés, y quizás también la idea de que los franceses siguen siendo un tanto insumisos.

Fuente : France 2008, La Documentation Française


MAPA DEL SITIO



AVISO LEGAL

Todos los derechos reservados - Ministerio de Asuntos Exteriores y Desarrollo Internacional - 2014