Accès rapide :

  • Aumentar el tamaño del texto
  • Disminuir el tamaño del texto
  • Añadir Flujo RSS

Balance

En 2003 el Alto Consejo de Evaluación de la Escuela calificó el sistema educativo francés de «eficaz y robusto». Un número creciente de alumnos ha pasado por los colegios e institutos en las últimas tres décadas y, a pesar de que no se ha alcanzado el objetivo de que el 80% de cada promoción finalice el bachillerato, la proporción de quienes lo terminan se ha duplicado en veinticinco años. El 62% de los estudiantes termina el bachillerato y aproximadamente la mitad de cada promoción accede a la enseñanza superior. Se han realizado pues progresos importantes.

Pero desde hace diez años, como sucede en otros sistemas educativos comparables, el sistema francés tiene dificultades para mejorar sus resultados. En especial, no logra prevenir ni tratar con eficacia las dificultades escolares precoces que afectan fundamentalmente a niños procedentes de entornos desfavorecidos y generan todavía demasiado fracaso escolar. La tasa de acceso al bachillerato se ha estancado desde 1995, y desde comienzos de los años 2000 asistimos a una estabilización, e incluso a un ligero descenso, de la escolarización en la enseñanza superior. Por último, los problemas de la convivencia escolar -absentismo, incivilidad y violencia- causan inquietud en algunos centros.

El objetivo de las políticas escolares es ayudar a los alumnos con dificultades para reducir de forma significativa el número de alumnos que abandonan los estudios sin obtener su diploma y conseguir que la mayoría llegue al bachillerato. Solo en esas condiciones se alcanzarán los objetivos marcados en Lisboa en el año 2000 por los Estados europeos: conseguir que al menos el 50% de cada promoción obtenga un diploma de enseñanza superior.

La ley de 2005 de orientación y de programa para el futuro de la escuela va en esa dirección. Su objetivo fundamental es garantizar para todos los alumnos una base común de conocimientos y competencias. Se han establecido instrumentos que permiten detectar, desde los primeros años de la enseñanza, las dificultades que padecen algunos alumnos. Se han instaurado programas individuales de compensación en escuelas e institutos y se va a proponer un apoyo educativo gratuito a todos los alumnos tras el horario lectivo. Igualmente, el reciente impulso de la educación prioritaria alrededor de las redes «ambición-éxito» permite concentrar los esfuerzos en los lugares que experimentan más dificultades. Se trata también de conseguir que todos los jóvenes puedan construir progresivamente un proyecto personal de formación y de orientación que les prepare para debutar con éxito en la vida laboral. En este marco, el desarrollo de la autonomía de los centros escolares cobra su verdadera dimensión.

Fuente : France 2008, La Documentation Française


MAPA DEL SITIO



AVISO LEGAL

Todos los derechos reservados - Ministerio de Asuntos Exteriores y Desarrollo Internacional - 2014