Accès rapide :

  • Aumentar el tamaño del texto
  • Disminuir el tamaño del texto
  • Añadir Flujo RSS

El sueño del TGV hacia el Este se hace realidad

Su llegada, esperada con impaciencia desde hacía veinte años, ha sido todo un éxito. El TGV Este, que unirá París y Estrasburgo en 2h20 -en lugar de 4h- y abre un pasillo hacia Europa del Este, hizo una entrada en escena brillante, el 9 de junio de 2007. El nuevo tren, inaugurado por todo lo alto el 15 de mayo de 2007, viajará a 320 km/h a lo largo de los 300 km de la nueva línea de alta velocidad, una primicia mundial en el transporte ferroviario comercial. Además, el nuevo tren llega después de una espectacular victoria. El 3 de abril de 2007, a las 13h 16 pulverizó el récord del mundo de velocidad sobre raíles, alcanzando en esta línea la velocidad exacta de 574,8 km/h. La hazaña se realizó a bordo del “V 150” (150 metros por segundo, es decir, 750 km/h, objetivo superado). El precedente récord, realizado el 11 de mayo de 1990 por un TGV francés construido por la compañía Alstom, fue de 515,3 km/h.

No obstante, el TGV Este-Europeo transportará a una velocidad menos espectacular a los 11,5 millones de viajeros anuales que la SNCF (Sociedad Nacional de Ferrocarriles) espera acoger en esta línea de aquí al año 2010 (es decir, un alza del 65%). Desde la apertura comercial de la nueva línea el 10 de junio de 2007, la compañía francesa gestiona la circuación diaria de 118 vagones TVG de última generación, ofreciendo lazos directos, con un ahorro de tiempo de hasta el 50% entre París y 21 estaciones del gran este francés, así como una decena de ciudades europeas, entre ellas Fránckfort (3 h50 de trayecto en lugar de 6h15), Stuttgart (3h40 en lugar de 6h), Sarrebuck, Kaiserslautern, Mannheim, Karlsruhe, Munich (6 h15 en lugar de 8 h30), Basilea, Zurich y la ciudad de Luxemburgo.

París quedará unida a 26 destinos en menos de 3h, y de ellas 17 en menos de 2 horas, con un ahorro de la mitad de tiempo en los cuatro destinos principales: Reims, Metz, Nancy y Estrasburgo. Se trata, en definitiva, de un servicio a gran velocidad deliberadamente “europeo”, abriendo un verdadero puente ferroviario entre Francia y Alemania, Suiza, Luxemburgo, sus países socios en la operación TVG-Este. De los 52 vagones TGV aptos para circular a 320 km/h de la SNCF en esta red, 19 vagones TGV POS (Paris Ost Frankreich Suddeutschland) han sido especialmente pedidos por Alstom: sus dos motrices están equipados con todos los sistemas en vigor en Francia, Alemania y Suiza, ya se trate de voltajes diferentes o de sistemas de señalización europeos ERTMS (European Rail Traffic Management System).

Por primera vez, las dos primeras compañías ferroviarias europeas, SNCF y Deutsche Bahn han creado una empresa común, Alleo, para explotar en común el servicio franco-alemán, en vez de competir entre ellas. Trenes TGV POS circulan en Alemania para circular en los dos sentidos el trayecto París-Stuttgart, prolongado hasta Munich, mientras que los ICE3 (tercera generación de Inter City Express, trenes de gran velocidad alemanes) cubren el trayecto entre París y Fránckfort, algo que en ocasiones añade emoción, teniendo en cuenta las particularidades nacionales de cada país. En los TGV está prohibido fumar, mientras que en los ICE no lo está (aunque es obligatorio apagar el cigarrillo en territorio galo) y las reservas son obligatorias en los TGV y no en los ICE (es obligatorio reservar en los recorridos internacionales y no en los trayectos sólo alemanes).

El interior de los 52 vagones de TGV Este Europeo franceses y alemanes han sido reformados por el modisto Christian Lacroix, quien también ha diseñado los nuevos uniformes del personal de abordo y de los conductores, quienes, por primera vez tienen uniforme.

Para los trayectos a gran velocidad hacia Alemania y Suiza, se ha formado a personal internacional (conductores y jefes de abordo) por la Universidad del Servicio, creada por la SNCF en 2006, con el objetivo de ofrecer un servicio idéntico y homogéneo a todos los clientes del TGV Este Europeo. En la línea París-Stuttgart-Munich, un conductor conduce entre París y Estrasburgo y un conductor alemán toma el relevo en el trayecto alemán, acompañado siempre de un equipo franco-alemán a bordo del tren.

Tres nuevas estaciones de interconexiones TGV-TER (Trenes Express Regionales), Champagne-Ardennes TGV, Meuse TGV y Lorena TGV, se han construido sobre la nueva vía del Este Europeo para reforzar la red de gran velocidad del gran Este y cubrir trayectos directos con la región de Ile-de-France, la región del Norte, el Sur Oeste y el Oeste de Francia. La novedad es que Meuse TGV, la estación más pequeña TGV, es la primera estación en madera construida en Francia desde mediados del siglo XIX.

En cuando a las 21 estaciones de recorrido directo, todas han sido objeto de obras de renovación y de rehabilitación. La llegada del TGV Este remodelará el paisaje económico de las regiones que atraviesa y tendrá importantes beneficios turísticos. La ciudad de Metz ya ha depositado su candidatura para la inscripción de su barrio “imperial”, el barrio de la estación, en la lista del patrimonio mundial de la Humanidad de la Unesco.

El respeto del medio ambiente ha sido una de las principales preocupaciones durante las obras de construcción de la nueva línea. Las medidas especiales que ha requerido el proyecto (incluida la construcción de una barrera de protección para los batracios, y una obra específica para el paso de la fauna sobre la vía, y de otro para los grandes animales salvajes por encima de la línea) han supuesto un sobrecoste de la construcción estimado en un 20%, de un presupuesto total de 5.515 millones de euros.

La línea Este ha dado además lugar a 338 obras de arte (incluidos 24 pasos por la fauna), es decir, más de un kilómetro. Entre ellos, destacan obras espectaculares como viaductos, tramos cubiertos o abiertos, puentes, intersecciones o pasos de autopistas. Uno de los más impresionantes es el viaducto de Jaulny, el más alto de la línea (50 m), en el corazón del parque natural regional de Lorena, en un sitio protegido por su fauna y su flora. Los viajeros no lo verán, pero podrán descubrir el valle desde el mirador. Los vecinos, al contrario, podrán admirarlo cuantas veces quieran, desde arriba o desde abajo.

El TGV París-Estrasburgo es el primer tramo de la “magistral Este-Oeste europea”que debe unir al final París y Bratislava, capital de Eslovaquia. El lanzamiento de las obras de la segunda fase del TGV Este Europeo comenzarán a partir de 2008. Se trata de construir 106 km de vías nuevas, y la LGV para actualmente en Baudricourt, en la región de Moselle. Estrasburgo estará entonces a 1h50 de París, frente a 4 horas antes del TGV.

(Fuente : Actualidades en Francia / Claudine Canetti - 08.07)


MAPA DEL SITIO



AVISO LEGAL

Todos los derechos reservados - Ministerio de Asuntos Exteriores y Desarrollo Internacional - 2014