Accès rapide :

  • Aumentar el tamaño del texto
  • Disminuir el tamaño del texto
  • Añadir Flujo RSS

¿Hacia dónde va Francia?

En cualquier caso, en la carrera por la competitividad este «modelo social francés» se tambalea. La necesidad de reformas sacude a toda la sociedad francesa, como han demostrado las elecciones presidenciales de 2007. El déficit de la Seguridad Social aumenta, los servicios públicos son costosos, la deuda pública crece. Habrá que tener en cuenta también los gastos que los nuevos comportamientos sociales generarán en el consumo energético, las formas de producción agrícola y los transportes tras los compromisos acordados en noviembre de 2007 para una mejor conservación del medio ambiente.

Así pues, ¿qué orientaciones económicas habría que elegir para los próximos años? El nuevo Gobierno ha optado por la reactivación del crecimiento mediante la inversión, esperando que esta recuperación suponga una mejora del poder adquisitivo y, por lo tanto, que se mantenga el consumo. Las primeras medidas pretenden liberar el mercado laboral mediante una regulación más flexible del tiempo y de los contratos de trabajo, estimular el mercado inmobiliario mediante ayudas para la adquisición de vivienda, reducir el déficit público disminuyendo el número de funcionarios y favorecer la inversión reduciendo la fiscalidad sobre las rentas del capital.

En último término, la recuperación de un fuerte crecimiento debería posibilitar el desendeudamiento de Francia. En cualquier caso, el «modelo social francés», compromiso histórico entre los intereses de los asalariados y el capital, se encuentra hoy en entredicho y Francia se alinea cada vez más con el resto de los países europeos.

Fuente : France 2008, La Documentation Française


MAPA DEL SITIO



AVISO LEGAL

Todos los derechos reservados - Ministerio de Asuntos Exteriores y Desarrollo Internacional - 2014