Accès rapide :

  • Aumentar el tamaño del texto
  • Disminuir el tamaño del texto
  • Añadir Flujo RSS

Exportaciones y balanza comercial

Exportaciones dinámicas

El crecimiento del PIB se explica también por la buena inserción de Francia en Europa y el mundo. Francia es la segunda potencia económica exportadora de Europa, después de Alemania. Dos terceras partes de su comercio exterior las realiza con sus socios europeos, pero se distingue de ellos en que, tradicionalmente, buena parte de sus intercambios están orientados hacia África, Oriente Próximo y Oriente Medio. En exportaciones a África ocupa la primera posición entre los países europeos.

Los bienes de equipo, en primera línea de las exportaciones, alcanzaron un nivel histórico en 2006 con una progresión de 15,5% en un año debida principalmente a las entregas de Airbus que, con 256 aparatos vendidos, totalizaron 15 200 millones de euros - una cifra que se ha estabilizado tras los retrasos en la fabricación del A380 y las dificultades internas del consorcio que en 2007 lo debilitaron durante algún tiempo frente a Boeing -. Las exportaciones de metales y componentes eléctricos progresan también satisfactoriamente. El sector agroalimentario, que tradicionalmente pesa mucho en el comercio exterior francés, marca un poco la tendencia (+ 6% solo en 2006); este sector comienza a perder cuotas de mercado frente a los países emergentes, a pesar de lo cual Francia sigue siendo el segundo exportador mundial, tras Estados Unidos.

...pero una balanza comercial deficitaria

A pesar de este palmarés, Francia presenta una balanza comercial deficitaria - 29 200 millones de euros en 2006 -, a pesar de que hasta 1991 - es necesario señalarlo - había sido excedentaria y, posteriormente, se había mantenido correctamente hasta 1998.

¿Las causas? Las exportaciones progresan a un ritmo más lento que las importaciones, y las importaciones de bienes de consumo aumentan porque el consumo interno es alto, mayor que en Alemania, por ejemplo. La factura energética, que se ha triplicado desde 2004, desempeña un papel fundamental. Francia posee, en efecto, pocos yacimientos (gas, petróleo, uranio) por lo que debe importar gran parte de su energía a pesar de haber apostado por la energía nuclear para la producción eléctrica. También se debe a la apreciación del euro: el alto valor de la moneda europea respecto a la moneda de la economía dominante, el dólar, penaliza las exportaciones y frena el crecimiento en el conjunto de la UE donde Francia tiene sus principales clientes.

Sea cual sea la causa, para el Instituto Nacional de Estadística y de Estudios Económicos (INSEE) no cabe ninguna duda de que el comercio exterior deficitario constituye el punto débil del escaso crecimiento de estos últimos años. Este déficit es un síntoma de la falta de agresividad comercial de las empresas ante los países emergentes de fuerte crecimiento como China o India, por citar solo a los principales.

Fuente : France 2008, La Documentation Française


MAPA DEL SITIO



AVISO LEGAL

Todos los derechos reservados - Ministerio de Asuntos Exteriores y Desarrollo Internacional - 2014