Accès rapide :

  • Aumentar el tamaño del texto
  • Disminuir el tamaño del texto
  • Añadir Flujo RSS

Los empresarios extranjeros apuestan por Ile-de-France (Julio de 2011)

El número de implantaciones de empresas extranjeras en Ile-de-France batió récords en 2010. Las infraestructuras de la región capital, situadas en el corazón del centro de actividad, seducen a los inversores extranjeros, ya sean de países lejanos o cercanos. Esta tendencia se confirmará en el futuro.

Illust: Región Ile-de-France:, 53.9 ko, 301x200
Región Ile-de-France: plaza de La Défense, zona de negocios en el oeste del extrarradio de París. © MAEE / F. de la Mure

Ile-de-France sigue siendo un polo económico muy atractivo para los inversores de numerosos países y su popularidad no deja de crecer. Es la primera región francesa en la implantación de empresas extranjeras, la segunda en Europa detrás de Londres. El número de creaciones, ampliaciones y modificaciones en 2010 se elevó a 243, una cifra que no se dio en ninguno de los diez años anteriores, que marca una progresión del 27% en comparación con 2009. ¡Serían cinco instalaciones por semana, una por cada día laborable!

En total, los grupos extranjeros en Ile-de-France representan 17400 establecimientos y 700000 puestos de trabajo. Se estima que la cosecha de 2010 generará 8415 puestos de trabajo en tres años, procedentes casi en su totalidad de una contratación local. Estados Unidos, Irlanda y Japón son el origen de estos puestos de trabajo en hasta un 55% de los casos. La irlandesa Accenture Pic, una sociedad de consultoría, ingeniería y servicios operacionales a las empresas, creará 1000 puestos de trabajo ella sola; la japonesa Fast Retailing Co LTD, empresa del sector textil industrial, ropa y accesorios, cientos de puestos más; al igual que la empresa informática estadounidense CSC, que acaba de instalar su centro de operaciones.

«Sin embargo, en conjunto, estos proyectos tienen un volumen más modesto, que muestran la prudencia de los inversores frente a la difícil situación económica mundial», matiza Denis Tersen, director general de la agencia regional de desarrollo de Paris Ile de France, organismo asociado al Consejo regional. Un matiz compensado por la variedad y la calidad innovadora, portadora de futuro, de los sectores representados. En cabeza van las empresas de servicios a empresas, de tecnologías de la información y de la comunicación, y de prestaciones informáticas que proponen programas informáticos inéditos. El ámbito de las energías renovables ya tiene una gran importancia. Han llegado también Ecota, un grupo chino especializado en productos 100% biodegradables, y los belgas Lampiris y Electrawinds, proveedores de energías ecológicas. El sector textil y el comercio siguen siendo grandes creadores de puestos de trabajo. Los proyectos en los servicios financieros han aumentado, testimonio de la importancia que tiene Ile-de-France como centro financiero en Europa.

Otro fenómeno destacable, el gran aumento de los inversores en investigación e innovación: «La movilización de los actores del sector, del Estado y de las colectividades territoriales y locales a favor de la creación de polos de competitividad mundiales interesa a los grandes patrocinadores extranjeros que aquí encuentran centros de investigación públicos competentes, y buenos investigadores e ingenieros», destaca Denis Tersen. Por ejemplo, el grupo italiano Sorin Groupe, uno de los líderes en el ámbito de las enfermedades cardiovasculares, ha inaugurado su centro de excelencia de 12000m2 en Clamart, en Hauts-de-Seine, donde reúne todas sus fuerzas de investigación y de producción para que sea su escaparate mundial. En cuanto a los estadounidenses, que regresan con fuerza, aportan alrededor de sesenta proyectos, sobre todo en el ámbito de la alta tecnología. Google y Microsoft han ampliado su implantación.

Este año, Estados Unidos es el inversor principal junto con Reino Unido, cuyas inversiones sobrepasan el 42%. Alemania, con veinte empresas, está detrás de China. El auge de esta última, con Taiwán y Hong Kong, seguida de Corea y la India, es espectacular. Denis Tersen explica: «Para empezar, estos países desarrollan su economía en su país, luego exportan y, por último, se instalan en el extranjero. Esta estrategia de internacionalización, que muestra un gran nivel de madurez, va a continuar. Más adelante, el resto de países asiáticos y de América Latina (particularmente Brasil) harán lo mismo. Es el principio de un movimiento de gran amplitud».

Por tanto, el futuro parece estar garantizado. Durante los primeros meses de este año, las ventajas de Ile-de-France han favorecido que 168 proyectos comiencen por la diversidad de actividades. Si bien los inversores han elegido la capital en primer lugar, otras sociedades eligen los departamentos especializados: Yvelines o Val-d’Oise para el sector del automóvil; el valle científico de Bièvre en Val-de-Marne para la investigación y la innovación; quienes necesitan plataformas logísticas se instalan cerca de Roissy. La red de infraestructuras de transporte conecta estas con los mercados franceses, europeos y mundiales, algo que seduce no solo a los países lejanos, sino también a los europeos, británicos, belgas y holandeses se instalan allí sus sedes de operaciones. En París, estamos en el centro del mundo. Hay que señalar que, según la agencia francesa de inversores internacionales, otras doce regiones han progresado en 2010. Por tanto, la dinámica se comparte y la proyección de Ile-de-France no eclipsa al resto de territorios franceses.

Sylvie Thomas

Fuente: Actualité en France n° 20, julio de 2011


MAPA DEL SITIO



AVISO LEGAL

Todos los derechos reservados - Ministerio de Asuntos Exteriores y Desarrollo Internacional - 2014