Accès rapide :

  • Aumentar el tamaño del texto
  • Disminuir el tamaño del texto
  • Añadir Flujo RSS

La vigilancia del consejo superior audiovisual, pilar del sector audiovisual francés

La radio y la televisión francesas nacieron bajo la égida del Estado. A medida que el paisaje audiovisual fue creciendo, se creó el Consejo Superior Audiovisual. Este organismo vela hoy por el cumplimiento de las leyes, al servicio de espectadores y oyentes, para asegurar una expresión mediática libre.

Frente a la explosión del sector audiovisual, Francia se inspiró en Estados Unidos y Canadá y creó en los años ochenta un organismo de control de empresas de radio y televisión, que en 1989 se nombró Consejo Superior Audiovisual (CSA). Esta autoridad garantiza la independencia de los medios de comunicación en Francia. Responsable de hacer respetar la ley, también atribuye frecuencias y autorizaciones a cualquier cadena de radio o de televisión que se difunda por vía hertziana, cable o satélite en Francia. Además, nombra a los presidentes de los grupos audiovisuales públicos, como France Télévision o Radio France. El CSA realiza un informe de forma periódica para exponer sus actividades a lo largo del año, que entrega al Gobierno y al Parlamento. Consultado por las instancias estatales, emite una opinión sobre diferentes temas.

El Consejo también es responsable de velar por los derechos de los espectadores y oyentes, especialmente niños y adolescentes. Para ello creó en 1996 una señal indicativa que ahorre a los menores imágenes chocantes. Una serie de logos informan sobre el tono de los programas, lo que permite desaconsejar ciertas emisiones a los menores de 12, 16 o 18 años. El CSA trabaja para hacer de los medios espacios de diálogo, ajenos a declaraciones xenófobas, injuriosas, insultantes o degradantes. Desde esta óptica, defiende el buen uso de la lengua francesa. Ante faltas o abusos del idioma, se encarga de recordar el orden gramatical a los presentadores.

Garante de la libertad de expresión, vela por que el conjunto de partidos políticos y sindicatos tengan un tiempo de palabra mediático equivalente. Garante de una democracia a la francesa, permite la libre expresión de todos. En periodo electoral, el Consejo Superior Audiovisual organiza las campañas radiotelevisivas oficiales. Semanas antes del escrutinio, los candidatos, filmados en condiciones similares, presentan su programa con idéntica duración, difundido en la misma franja horaria.

Guardián de la libre competencia, el CSA vigila la calidad y la diversidad de la programación y favorece el desarrollo de la creación audiovisual nacional. La ley otorga poder de sanción a sus recomendaciones sobre la reorientación de contenidos. El Consejo, si bien puede infligir multas y suspensiones de difusión, no puede recurrir a un juez o influenciar sobre la recomposición del capital de una sociedad dudosa.

Nueve consejeros son responsables de la buena conducta de las misiones que les han sido confiadas. Son nombrados por las tres instancias más altas del Estado por un periodo de seis años. Para garantizar su independencia, estos «sabios» no pueden ocupar otras funciones en el marco audiovisual francés durante su mandato, ni tener ningún interés en una empresa de cine, edición, prensa, publicidad o telecomunicaciones. Les está prohibido recibir honorarios directa o indirectamente y no pueden ser designados de nuevo en sus funciones.

El CSA también está en continua relación con las representaciones extranjeras en París, lo que permite a muchos de sus homólogos beneficiarse de su experiencia. Sus representantes también intervienen en numerosos coloquios y manifestaciones profesionales. Su calidad de testigos de la emergencia de sectores audiovisuales les permite compartir experiencias a través de numerosas publicaciones. El CSA mantiene una estrecha relación con sus equivalentes británico y alemán en el marco de la Unión Europea. Además, participa en los trabajos del comité «Televisión sin fronteras» y de la plataforma europea de instancias de regulación (EPRA), puesta en marcha en 1998. Por último, debido a la coordinación de la red de instancias de regulación mediterráneas, organiza cada dos años una reunión bilateral con los organismos miembros de la red de instancias africanas (RIARC). Colaboraciones que prueban, si todavía fuera necesario, la vitalidad y la importancia del trabajo de esta institución francesa.

Sitio Internet: www.csa.fr

Fuente: "Actualité en France", Anne-Laure Bell(03/2004)


MAPA DEL SITIO



AVISO LEGAL

Todos los derechos reservados - Ministerio de Asuntos Exteriores y Desarrollo Internacional - 2014