Accès rapide :

  • Aumentar el tamaño del texto
  • Disminuir el tamaño del texto
  • Añadir Flujo RSS

Una política cultural republicana

Illust: 24 fiesta da la (...), 27.3 ko, 300x200
24 fiesta da la Música © F. de la Mure

A lo largo del siglo pasado, el Estado republicano no cejó en su afán de preservar el patrimonio que se sustentaba en esa misma ambición: democratizar el acceso a la cultura. El Teatro Nacional Popular, posteriormente dirigido por Jean Vilar, se creó en 1920. El corto Gobierno del Frente Popular proclama, con más fuerza si cabe, la finalidad social del arte. De este período procede, por ejemplo, el llamado «1% artístico», la medida que obliga a las nuevas obras públicas a dedicar sistemáticamente el 1% de su presupuesto a una obra de arte integrada.

A lo largo del último medio siglo, dos grandes impulsos marcaron la política de la Administración en materia cultural.

-  El primero fue la decisión del general de Gaulle de crear en 1959 el Ministerio de Cultura, bajo la batuta del escritor André Malraux, con la intención de acercar la cultura a todos los públicos. Malraux reorganizó el sector y creó las Casas de la Cultura en 1961, cuya financiación conjunta con los ayuntamientos supuso la primera forma de cooperación.

-  El segundo impulso lo dio la presidencia de François Mitterrand. El ministerio pasó a denominarse, significativamente, Ministerio de Cultura y Obras Públicas y a partir de 1981 duplicó su presupuesto. Jack Lang, su titular en dos ocasiones, puso en marcha una vigorosa política de expansión que se abrió, al mismo tiempo, a las formas de arte más contemporáneas y a actividades consideradas «menores», como el rock. Ultimó la implantación de las Direcciones Regionales de Asuntos Culturales (DRAC) iniciada por Malraux y acrecentó su campo de acción: bibliotecas centrales, centros dramáticos y coreográficos nacionales, orquestas regionales, apoyo a numerosas organizaciones, fiestas y jornadas temáticas...

Illust: Jornadas del Patrimo, 22.1 ko, 200x301
Jornadas del Patrimonio 2007
Sala de las mapamundis
© A. Arraou

Por otro lado, el apoyo a las industrias culturales forma parte desde entonces de las atribuciones del Ministerio de Cultura, lo que le confiere una nueva dimensión económica.

Al mismo tiempo, se inicia un movimiento de descentralización: municipios, departamentos y regiones desarrollan, con pasos vacilantes al comienzo, con pasión más tarde, sus propias políticas culturales. Desde 2002 se han realizado importantes inversiones, ya sea para la creación -principalmente en provincias- de sedes de organismos parisinos -el Louvre en Lens o el Centro Georges Pompidou en Metz-, o bien para apoyar iniciativas de algunas ciudades -el Museo de las Civilizaciones de Europa y del Mediterráneo en Marsella- por citar solo las más recientes. En las regiones, los fondos regionales de arte contemporáneo (FRAC, creados en 1982) se han conventido en polos artísticos activos, que poseen hoy una colección de 19 000 obras, expuestas al público. Algunas regiones consideran el «Plan digital» una prioridad: abrir espacios públicos de acceso a Internet. En la actualidad, las partidas presupuestarias que las entidades locales (comunas, departamentos y regiones) destinan a cultura superan a las del Estado.

Illust: FIAC 2007<br (...), 18.5 ko, 300x200
FIAC 2007
Escultura de Claude Leveque
en el Jardín de las Tuileries
© F. de la Mure

El mecenazgo, confidencial durante mucho tiempo, ha experimentado una rápida expansión, acelerada en 2003 por la aplicación de desgravaciones fiscales para las empresas. En 2007 el patrimonio nacional, en colaboración con el grupo Eiffage, adquirió parte de los archivos del arquitecto Eugène Viollet-le-Duc (1814-1879) valorada en 1,6 millones de euros, mientras que Vinci remataba la mayor operación de mecenazgo realizada hasta entonces restaurando la célebre Galería de los espejos del palacio de Versailles. Por otro lado, la ley de 1972 sobre daciones (pago de derechos de sucesión mediante obras de arte) permite ampliar regularmente las colecciones públicas: así nació el Museo Picasso.

A escala nacional, se han implantado medidas para ampliar la apertura del patrimonio: el acceso a los 33 museos nacionales es gratuito para determinados sectores de la población y un domingo al mes para todos. Otras medidas afectan a los jóvenes que no salen de vacaciones (35 000 fueron acogidos por los castillos-museos del patrimonio en 2007 durante la tercera edición de las «Puertas del Tiempo»), a personas discapacitadas, hospitalizadas o detenidas.

Para saber más

El arte contemporáneo en los suburbios

Fuente : France 2008, La Documentation Française


MAPA DEL SITIO



AVISO LEGAL

Todos los derechos reservados - Ministerio de Asuntos Exteriores y Desarrollo Internacional - 2014