Accès rapide :

  • Aumentar el tamaño del texto
  • Disminuir el tamaño del texto
  • Añadir Flujo RSS

Museo de la Orangerie : los míticos Nenúfares de Claude Monet recobran la luz natural

Los Nenúfares, mítica obra maestra del Impresionismo que Claude Monet regaló a Francia en 1918 para celebrar la victoria francesa en la Primera Guerra Mundial, han recobrado la luz natural que el pintor quiso darles en el Museo Orangerie, especialmente creado para acoger este testamento artístico, “el asilo de una meditación tranquila en el centro de un acuario florido”.

Illust: Los Nenúfares de (...), 16 ko, 400x269
Los Nenúfares de Claude Monet © Didier Plowy MCC

El museo, implantado en pleno corazón de París e idealmente situado entre el jardín de las Tullerías y el río Sena es un guiño a este pintor que veneró la naturaleza durante toda su vida. Acaba de abrir sus puertas completamente renovado y transformado después de seis años de obras que han doblado prácticamente la superficie para las exposiciones.

El recién renovado museo también posee otra joya, la excepcional colección de pintura impresionista y moderna reunida por el marchante de arte y coleccionista Paul Guillaume, fallecido en 1934 con 42 años de edad, y completada por su viuda Domenica, casada en segundas nupcias con el arquitecto Jean Walter, rico industrial. En total, la colección cuenta con 144 pinturas de Renoir, Cézanne, Derain, Soutine, Modigliani, Matisse, Picasso o le Douanier Rousseau, a las que se añaden en una presentación visionaria para la época objetos de arte primitivo africano y oceánico. Paradójicamente, esta colección alteró toda la historia del museo Orangerie a su llegada a este museo, a principios de los años sesenta.

En sus inicios, el museo se contruyó en 1852 para albergar los naranjos del museo del Louvre, aunque después se utilizó como lugar de exposiciones o de eventos deportivos, artísticos o teatrales, y después como depósito de material militar. Después del armisticio del 11 de noviembre de 1918, que puso fin a la Primera Guerra Mundial, comienza el cambio. Claude Monet, instalado desde 1883 en Giverny donde cultiva en un “jardín de agua” con un “puente japonés” todas las variedades existentes de nenúfares- entre ellos los nenúfares blancos o “lunas de agua” que le inspiraron de 1914 a 1926 su famoso ciclo de Nenúfares- escribe a su amigo Georges Clemenceau, entonces jefe de Gobierno. “Estoy a punto de terminar dos paneles decorativos que quiero pintar del día de la victoria, y vengo a ofrecerlos al Estado a través de usted. Es poco, pero es la única forma que tengo de participar en la alegría general”.

Clemenceau vuelve rápidamente a Giverny para celebrar la victoria con su viejo amigo y propone a Monet instalar sus Nenúfares en el museo Orangerie de las Tullerías, que el artista considera un lugar privilegiado de encuentro con la naturaleza, iluminado con luz natural. Monet regala a Francia un conjunto decorativo de ocho inmensas composiciones murales sin terminar que prevé instalar en dos salas elípticas. Se trata de 22 paneles que desarrolla en dos metros de alto y cerca de 100 metros de ancho un paisaje de agua jalonado de Nenúfares, de ramas, de reflejos de árboles y de nubes. El conjunto debe dar al visitante, “situado en el centro de una piscina encantada, la ilusión de un todo sin fin, de una onda sin horizonte y sin orilla”. La orientación este-oeste de dos salas ovales, bañadas de luz zenital en permanencia, se ha creado para acompañar el recorrido del sol, desde que amanece hasta que se pone, y el paso de las horas.
Monet había organizado minuciosamente toda la presentación de su obra, trabajanado sin descanso en el nuevo taller que había instalado en Giverny, hasta la conclusión de su regalo histórico a Francia. Sin embargo, nunca vería su museo, inagugurado en mayo de 1927, después de su muerte, el 5 de diciembre de 1926. Entre tanto, se había quedado prácticamente ciego tras una doble catarata.

El pintor André Masson llamó a este lugar mágico “la capilla Sixtina del Impresionismo”, pero la llegada de la colección Walter-Gullaume alteró todo: para instalarlo, se construyó un nuevo piso al que se accedía por una escalera monumental que cortaba el acceso a los Nenúfares, una pared de cemento que cubría sus dos salas ocultando la cristalera que las iluminaba.
La bella renovación del museo, por un coste global de 28,89 millones de euros, eliminó todas estas transformaciones intempestivas, devolviendo a la obra maestra de Monet su luz natural. Bajo la cristalera reconstruida se han instalado lámparas en guisa de tejado en las salas ovales que permiten la regulación de la luz natural, un velo textil que completa todo el dispositivo.
Para la presentación de la colección Walter-Guillaume se amplió el museo en siete metros hacia el subsuelo, bajo el jardín de las Tullerías, mientras se ha vuelto a instalar el acceso directo a los Nenúfares, por un puente de madera que sale de un vestíbulo circular inicialmente previsto por Monet y después suprimido. Los Nenúfares, cuidadosamente protegidos, nunca han abandonado sus salas durante las obras de la operación de renovación y han sido objeto de una campaña de conservación preventiva y de restauración a manos del Centro de investigación y de restauración de los museos de Francia. También han sido objeto de numerosas fotografías, con luz directa y con infrarrojos, para dar a las restauradoras la situación precisa de su estado de salud.

Además se ha preservado un muro de protección de París levantado en la segunda mitad del siglo XVI, cuyo descubrimiento en 2003 retrasó considerablemente las obras de renovación y de ampliación del museo, en razón de su interés histórico y topográfico en la historia de París. Dos segmentos de este muro, llamado “museo de fosas amarillas”, se presentan al público en el circuito de visita del museo. La nueva presentación de la colección Walter-Guillaume, situada de nuevo en su contexto histórico sobre la escena artística francesa, señala su carácter marcadamente original entre las colecciones públicas francesas.

Sitio Internet del museo Orangerie: http://www.musee-orangerie.fr/

(Fuente : Actualidades en Francia / Claudine Canetti - 09.06)


MAPA DEL SITIO



AVISO LEGAL

Todos los derechos reservados - Ministerio de Asuntos Exteriores y Desarrollo Internacional - 2014