Accès rapide :

  • Aumentar el tamaño del texto
  • Disminuir el tamaño del texto
  • Añadir Flujo RSS

Emotiva mudanza de la Gioconda, el cuadro más famoso del mundo, en el museo del Louvre

La mujer más famosa del mundo, Lisa Gherardini, esposa del comerciante florentino Francesco Del Giocondo, más conocida como la Gioconda, no aparenta sus 500 años. Se diría incluso que sigue en perfecta salud. Su mirada sigue hechizando al espectador, su sonrisa es igual de enigmática, sus manos cruzadas igual de lisas. El único cambio ha sido su espectacular mudanza, la octava en el palacio que la alberga desde 1798, el Louvre. Esta vez, su instalación es definitiva.

Illust: La Gioconda (c) (...), 26.7 ko, 375x250
La Gioconda © E. Revault / Louvre

Inmortalizada en los albores del siglo XVI por el pintor Leonardo da Vinci (1452-1519), también es conocida como Monna Lisa (Monna es el diminutivo de Madonna, señora, en italiano). Para acogerla con dignidad en sus nuevos departamentos, la sala de los Estados (su antigua dirección), cerrada durante los últimos cuatro años por obras y en la que se sentía un poco estrecha, ha sido completamente renovada por el arquitecto de origen peruano Lorenzo Piqueras.

En realidad, se trataba de permitir a los seis millones de visitantes que vienen cada año a admirar la Gioconda, contemplarla sin saturar toda una parte del museo, hasta el punto de bloquear el acceso a buen número de otras obras maestras de la pintura italiana.

Por ello, la inmensa sala (840m2), magnífica bajo una nueva cristalera de luz natural, un techo y un parquet reformados, nueva climatización y una acústica mejorada, ha sido rebautizada «sala de la Gioconda». Monna Lisa, soberana de su nuevo reino, una estructura climatizada cerrada herméticamente e instalada en una sencilla pared a dos tercios de la sala, se enfrenta a otra obra maestra real, situada en el lado opuesto, «Las bodas de Caná», de Veronese (1528-1588), el cuadro más grande del Louvre (6,77m x 9,94m). En las paredes laterales de la sala y detrás de la que alberga la Gioconda, se han instalado 50 cuadros del siglo XVI, época dorada de la pintura veneciana (Tiziano, Tintoretto, Veronese, Lorenzo Lotto).

Dada la diferencia de talla entre las dos pinturas estrella (una plancha de madera de álamo de 77cm y 13mm de espesor para Monna Lisa), resultaba imposible situarlas una al lado de otra. «He querido que «La Gioconda» y «Las bodas de Caná» no se encuentren en el mismo campo visual. La solución era situarlas cara a cara, de forma que el espectador se vea obligado a dar la espalda a una para admirar la otra», explica el arquitecto. Una distancia de 28 metros las separa, cumpliendo así con el deseo de Veronese, quien había creado el cuadro para el refectorio del convento de San Giorgio Maggiore de Venecia, de un poco más de 28 metros de largo.

La entrada a la sala de «La Gioconda» se sitúa ahora en la Gran Galería, feudo de la pintura italiana, a través de dos nuevos accesos abiertos a cada lado de «Las bodas de Caná» (existe otra salida detrás de la obra de Leonardo da Vinci). Vista de lejos desde la entrada principal, ¡Monna Lisa parece muy pequeña! Pero el público está así “invitado” a dirigirse, o más bien a abalanzarse, hacia el centro de gravedad de la sala, liberando así un recorrido lateral para la pintura veneciana.

Toda la sala está iluminada por la misma luz natural y artifical, según las nuevas técnicas aplicadas. La iluminación artificial se ha instalado sin que se vea el más mínimo aparato, mediante fluorescentes situados en el techo. Protegida por un cristal muy espeso de cristal extra blanco anti reflejo («el mejor cristal que existe en el mercado», señala Cécile Scailliérez, conservadora jefe de la Monna Lisa desde hace 20 años, que ha dedicado una obra al cuadro), «La Gioconda» disfruta además de un discreto apoyo luminoso instalado en la parte superior, y protegido por un auténtico taller electrónico. El arquitecto lo ha situado de tal forma que los ojos del visitante estén a la altura de sus manos.

¿Cómo esta obra, sin firma, sin fecha y sin ningún esbozo previo que se conozca, se ha convertido en el cuadro más famoso del mundo? La fecha probable de su realización (entre 1502 y 1506) y el nombre de la modelo fueron revelados por el pintor florentino Giorgio Vasari, quien nunca había visto el cuadro ni conocía a Leonardo, aunque publicó su biografía en 1550, 31 años después de su muerte.

Leonardo se llevó la obra inacabada a Francia, donde Francisco I le había invitado en 1517. «La Gioconda» fue comprada en 1518 por el Rey a un elevado precio, si bien nunca ha llegado a conocerse el precio exacto. Muy pronto empezó a considerarse «la» obra maestra por excelencia, el punto culminante del arte del retrato del siglo XVI, inspirando a sucesivas generaciones de pintores, sin que ninguno lograra nunca reproducir el célebre sfumato italiano inventado por Leonardo da Vinci. Según explica Cécile Scailliérez «el objetivo de tal técnica es destacar los relieves y las formas atenuando los contrastes y los contornos».

Fue en el siglo XX cuando «La Gioconda» se convirtió en un mito planetario, después de haber recibido algunas vejaciones por parte del joven movimiento cubista, contrario al «arte oficial». Fue robada el 21 de agosto de 1911. Se arrestó entonces al poeta Apollinaire, quien había osado pedir «la quema de La Gioconda». Pero el ladrón resultó ser un italiano que quiería devolver la obra a su país y que fue arrestado en el momento en que intentaba vender el cuadro. El triunfal regreso de Monna Lisa a París, el 11 de diciembre de 1913, después de haber sido expuesta en Florencia, Roma y Milán, aunque también ridiculizada de nuevo por el pintor dadaísta Marcel Duchamp, quien le puso bigotes. Durante la Segunda Guerra Mundial, la pintura fue escondida en cinco lugares diferentes. Después haría de nuevo dos viajes triunfales, a Washington y a Nueva York en 1962 y en 1963, y más tarde a Japón, en 1974, con escala en Moscú.

El mecenazgo de la televisión japonesa Nippon Television Network ha permitido la reforma de la nueva sala, con un coste de 4,81 millones de euros, si bien esta vez el cuadro sólo habrá estado cerrado al público un sólo día, el de la mudanza.

Sitio internet del museo del Louvre:
www.louvre.fr

(Fuente : Actualidades en Francia / Claudine Canetti - 03.05)


MAPA DEL SITIO



AVISO LEGAL

Todos los derechos reservados - Ministerio de Asuntos Exteriores y Desarrollo Internacional - 2014