Accès rapide :

  • Aumentar el tamaño del texto
  • Disminuir el tamaño del texto
  • Añadir Flujo RSS

París, aclamada por los estudiantes (Abril de 2012)

París se alza con la medalla de oro de las ciudades estudiantiles, por delante de Londres y Boston. Esta aclamación se debe en gran medida a la diversidad y el alto nivel de las enseñanzas, pero también al coste de la escolarización y la calidad de vida estudiantil en Francia, que han sido criterios determinantes en la clasificación, donde también figuran otras ciudades galas como Lyon y Toulouse.

La capital francesa encabeza la primera clasificación mundial de ciudades estudiantiles que ha elaborado la sociedad de estudios británica QS (Quacquarelli Symonds Ltd), especializada en clasificaciones universitarias. En el QS Best Student Cities 2012, París ha conseguido 421 puntos, superando a Londres (405 puntos), Boston (399) y Melbourne (398). En dicha clasificación, el continente europeo se lleva la palma, con siete ciudades entre las quince primeras: París, Viena, Zúrich, Berlín, Barcelona, Múnich y Lyon.

Razón: el nuevo palmarés se basa en criterios originales. A diferencia de las clasificaciones habituales que se regían fundamentalmente por criterios académicos, este palmarés también tiene en cuenta la importancia de la población estudiantil (nacional y extranjera), la calidad de vida, el punto de vista de las empresas sobre los titulados, el coste de la escolarización y la vida estudiantil (o «accesibilidad»). Cabe destacar que Europa continental cuenta con «sistemas más igualitarios que los países de habla inglesa», subraya Danny Byrne, responsable de una de las principales páginas de Internet de QS.

La calidad de vida estudiantil juega a favor de las universidades francesas, que han emprendido muchas iniciativas (reuniones informativas, puesta en relación con condiscípulos y profesores, tutorías…) con el fin de mejorar la acogida, la gestión y el seguimiento de sus alumnos. Dichos alumnos no solo se benefician de restaurantes universitarios baratos sino que superan con creces a otros países en número de estudiantes alojados en residencias universitarias. En Francia, los Centros Regionales de Obras Universitarias y Escolares (CROUS) y los Centros de Información y Documentación de la Juventud (CIDJ) constituyen redes originales de ayuda en la búsqueda de formación, empleo y alojamiento. La calidad de los equipamientos, sobre todo digitales, también ha influido en la clasificación.

La mejora del material es particularmente visible en París, donde se han destinado 200 millones de euros a bibliotecas universitarias y CROUS, según el rector, Patrick Gérard. «Además, acabamos de terminar unas considerables obras de reforma en la facultad de Assas, en el restaurante universitario Mabillon y pronto le tocará el turno a la biblioteca de la Sorbona», señalaba el rector de París. Asimismo, la capital cuenta en su haber con múltiples infraestructuras deportivas, a las que se añade por supuesto una magnífica y variada oferta cultural: conciertos, exposiciones en grandes museos o galerías de arte, representaciones de obras en teatros históricos o vanguardistas, dos óperas, una red de cines de arte y ensayo única en el mundo… todos ellos a precios reducidos para estudiantes.

El coste de la escolarización en las universidades públicas francesas ha tenido mucha relevancia en esta clasificación. Para el curso 2011, los derechos de matrícula han ascendido a 177 euros para estudios universitarios de grado y 245 euros para los de máster, mientras que en el Reino Unido hay que contar con entre tres y cuatro mil euros para el grado y diez mil para un máster. Un curso escolar en París, Viena, Zúrich o Berlín acarrea unos gastos que no llegan a los mil dólares de media al año, mientras que en Estados Unidos puede alcanzar los 30000 dólares. Cursar un máster en Francia cuesta diez veces menos que en Estados Unidos, Reino Unido o Australia. Cabe añadir además el importante sistema de ayudas públicas, porque las becas son más generosas y abarcan hasta las clases medias. Por su parte, la seguridad social y las mutuas estudiantiles ofrecen una cobertura médica a precios muy asequibles.

Por otro lado, los estudiantes parisinos destacan en las contrataciones de empresas internacionales. Bien es cierto que la capital y su región cuentan con un denso tejido de empresas innovadoras que han firmado contratos de colaboración con las universidades. Asimismo, cabe destacar la incomparable oferta de distinguidos establecimientos de enseñanza superior, como la Escuela Normal Superior, la Escuela Politécnica, la Universidad Pierre et Marie Curie, la de Ciencias Políticas, la Sorbona… Con 16 centros de enseñanza superior clasificados entre los 500 más prestigiosos del mundo, París supera a todas las demás ciudades.

Otras dos capitales regionales figuran también en la clasificación QS, dando fe de la homogeneidad de la calidad en la oferta universitaria en todo el territorio francés. Lyon (segunda ciudad estudiantil de Francia en población) alcanza el 14.º puesto con 367 puntos y Toulouse, la capital aeroespacial, el 46.º puesto con 286 puntos.

Sylvie Thomas


MAPA DEL SITIO



AVISO LEGAL

Todos los derechos reservados - Ministerio de Asuntos Exteriores y Desarrollo Internacional - 2014