Accès rapide :

  • Aumentar el tamaño del texto
  • Disminuir el tamaño del texto
  • Añadir Flujo RSS

Los palacios franceses, hoteles de excepción (Febrero de 2012)

La reputación de París por sus palacios ya está conquistada: estos figuran entre los más insignes del mundo. Estos hoteles de excepción combinan el lujo y la tradición. Son el Meurice o el Georges V de París, pero también el Hôtel du Palais de Biarritz o Le Cheval Blanc de Courchevel. Están repartidos entre la Riviera-Côte d’Azur y la costa vasca, pasando por Saboya y Normandía.

Los palacios son los célebres representantes de la hostelería francesa de excelencia. Cada uno de estos hoteles de prestigio mundial tiene una historia, una decoración y una clientela particular. Según los expertos, los palacios son «lugares únicos e irreproducibles», una peculiaridad francesa herencia de los opulentos asentamientos del siglo xix.

Estos hoteles de lujo, que se sustentan en gran medida con la clientela extranjera, no han dejado de hacernos soñar. Se encuentran, para empezar, en lugares prestigiosos, como el Hôtel de Crillon, inaugurado en 1909 en la plaza de la Concordia de París al comienzo de los Campos Elíseos; o incluso el Carlton, abierto en Cannes en 1912; y también el Negresco, que lleva abierto en Niza desde 1913.

A estos hoteles excepcionales se va para disfrutar de cenas selectas, dormir, dejarse ver o divertirse. El Hôtel Ritz, situado en el corazón de París, en la plaza Vendôme, y fundado por el hostelero César Ritz en colaboración con el chef Auguste Escoffier, ha acogido a los escritores Marcel Proust y Ernest Hemingway, a Charlie Chaplin e incluso a la diseñadora Coco Chanel, que vivió allí hasta su muerte. El Hôtel Normandy de Deauville, del grupo Lucien Barrière, situado frente a las playas de la Mancha y en las proximidades del casino, acoge a una clientela de prestigio, atraída por el encanto inimitable de las hermosas fondas anglo-normandas.

La categoría de hotel 5 étoiles (5 estrellas), creada el 1 de enero de 2009, es la más alta de la clasificación hotelera francesa. Esta clasificación contempla una gran cantidad de criterios, entre los que se incluyen también las últimas tendencias en confort. Pese a todo, Francia ha decidido que, a partir del año próximo, limitará el número de hoteles destacados de entre los 150 establecimientos clasificados como 5 étoiles.

Por primera vez en Francia, nueve hoteles de lujo, de los cuales cinco son de París, han alcanzado el rango de «palacio». ¿Para qué sirve el distintivo de «palacio»? Básicamente para dar valor a un sector de la hostelería de lujo en pleno auge y «permitir que destaquen dentro de esta oferta los contados establecimientos excepcionales que contribuyen al resplandor de Francia en todo el mundo», en palabras del secretario de Estado de turismo francés. Estos establecimientos han sido seleccionados por un jurado, compuesto por diez miembros y presidido por el académico Dominique Fernandez.

Una vez que se verificó que cumplían todos los criterios de evaluación —servicio irreprochable, acogida plurilingüe, área de la habitación…— fijados por Atout France, la agencia de desarrollo turístico de Francia, el jurado ha evaluado el carácter excepcional de cada establecimiento en lo relativo a su historia, su arquitectura, su oferta gastronómica, etc. Los hoteles «palacio» representan, según Dominique Fernandez, «una delicada alquimia donde el savoir-faire francés se combina con la cultura universal para brillar con una luz exclusiva».

En París, los hoteles extraordinarios que forman parte de este nuevo club tan exclusivo son el Meurice, el Bristol, el Georges V, el Plaza-Athénée y el Park Hyatt Paris Vendôme. En el resto del país, son el Hôtel du Palais de Biarritz, el Grand Hôtel de Saint-Jean Cap Ferrat, y Les Airellles y Le Cheval Blanc de Courchevel. La primera placa conmemorativa de esta nueva categoría de excepción se ha colocado en el Bristol, centro de reunión de los embajadores y los diplomáticos de todo el mundo desde la ii Guerra Mundial.

La joya clásica del siglo xviii, el Meurice, de estilo Second Empire extravagante y situado junto a la plaza de la Concordia, albergó una de las últimas tertulias literarias de París, en gran medida gracias a la mecenas franco-americana Florence Gould. Soberanos, aristócratas, escritores y artistas han dejado su huella imborrable en estos lugares. Por ejemplo, uno de los huéspedes más insólitos fue Salvador Dalí, que residió un mes en la antigua suite real de Alfonso xiii, cuyas paredes llenó de manchas de pintura.

La reputación del Georges V, que se suele considerar el primer hotel del mundo, ya está conquistada. Al pie de los Campos Elíseos y de la Torre Eiffel, este hotel ha recibido, desde su apertura en 1928, a las personas más insignes del mundo del espectáculo. El Plaza-Athénée, situado a la orilla del Sena, es el reflejo de la historia de la moda y el arte. Los parisinos aprecian mucho su ubicación, y acuden para respirar el ambiente internacional, visitar el bar azulado o disfrutar del ambiente musical. La flor y nata de la gastronomía francesa se encuentra allí, en el prestigioso restaurante que lleva el nombre de su chef, Alain Ducasse.

En la costa vasca, el Palais de Biarritz, un palacio situado admirablemente frente al mar, fue originariamente la residencia de la emperatriz Eugenia, esposa de Napoleón iii, antes de transformarse en hotel en 1854. En el hotel reina una impresión general de lujo y perfección: mármol de Carrara, cortinas de seda y una piscina de estilo neoclásico con elegantes columnas dóricas. El Grand Hôtel de Cap Ferrat, por su parte, es un palacio legendario de la Riviera-Côte d’Azur, de un blanco inmaculado, rodeado de frondosos jardines y situado en la punta de la península de Saint-Jean-Cap-Ferrat, que acoge a la elite europea desde 1908.

En Courchevel, el hotel con encanto Les Airelles ofrece un verdadero descanso mágico, en el corazón de la estación de esquí más glamurosa de Francia. Su restaurante, además, forma parte de la cadena de establecimientos del chef Pierre Gagnaire. En cuanto al Cheval Blanc, un hotel refinado y de alta costura, se desmarca de los demás por tener una atmósfera infinitamente más contemporánea.

Annik Bianchini

Página web:

www.atout-france.fr: Atout France


MAPA DEL SITIO



AVISO LEGAL

Todos los derechos reservados - Ministerio de Asuntos Exteriores y Desarrollo Internacional - 2014