Accès rapide :

  • Aumentar el tamaño del texto
  • Disminuir el tamaño del texto
  • Añadir Flujo RSS

Los gigantes del espectáculo de Royal de Luxe cruzan el canal de la Mancha (mayo de 2012)

La compañía Royal de Luxe presentó en Liverpool el 20, 21 y 22 de abril Sea Odyssey, un nuevo espectáculo que conmemora el centésimo aniversario del naufragio del Titanic. Una nueva creación monumental que marcará el recorrido de gran carácter internacional de la famosa compañía de teatro callejero, que maravilla a multitudes de todo el mundo y cuya inagotable creatividad bebe de sus viajes.

El 15 de abril de 1912 se hundió el Titanic. Royal de Luxe, que ha recibido la invitación de la ciudad de Liverpool, acudirá al puerto base del paquebote con sus colosales personajes, Le Scaphandrier (El buzo) y La Petite Géante (La gigantita), para interpretar una original representación: le Scaphandrier hará entrega a la población de la ciudad del correo de los 85 habitantes de Liverpool que se encontraban a bordo del navío sumergido. Los textos de Sea Odyssey se redactaron in situ en talleres de escritura. A lo largo de tres días, la compañía de Nantes tomará la ciudad inglesa, el río Mersey, los muelles y el parque Stanley: «Nuestros espectáculos se enmarcan en la leyenda y la historia de las ciudades», explica Gwenaëlle Raux, productora delegada de la compañía. «Apelan a la memoria colectiva, algo que siempre ha suscitado mucha emoción y, a su vez, dejan huella en ella».

Royal de Luxe fue fundada en 1979 por Jean-Luc Courcoult, uno de los precursores del teatro callejero, que destaca por su inclinación por lo maravilloso, sus tergiversaciones de objetos y, por encima de todo, sus gigantes. Que nadie hable de marionetas: puede que se manipulen a través de poleas e hilos, pero «¡los gigantes están vivos!», protesta Gwenaëlle Raux. «Se les oye respirar. Y, en cada actuación, viven durante tres días al ritmo de la ciudad en la que haya que contar una historia, que se adapta a ella. La compañía tiene un tamaño variable, ya que es capaz de pasar de una decena de miembros a las 85 o 120 personas para las historias de gigantes». Por tanto, las representaciones adquieren la forma de desfiles o de espectáculos de plaza, e incluso de espectáculos de escaparate, como La Révolte des mannequins (La revuelta de los maniquíes), para la cual el festival de Berlín puso a disposición once escaparates de los grandes almacenes KaDeWe en noviembre de 2008.

Desde sus inicios, la compañía ha conquistado tanto al público internacional como al francés. Sus primeros espectáculos ya se representaban en Italia o Alemania. En 1987, el espectáculo burlesco Roman Photo tournage (Novela de fotorodaje) se representa 240 veces en 22 países de Europa y Latinoamérica, en África y en la Unión Soviética, y se retoma en 1991 para la realización de una gira por Japón, Corea, Filipinas, Australia y Nueva Zelanda. En 1992, Royal de Luxe idea la gira Cargo 92 durante la conmemoración del quinto centenario del descubrimiento de América, patrocinada por la ciudad de Nantes, el Ministerio de Asuntos Exteriores y Europeos y el Ministerio de Cultura de Francia. Atrae tras de sí a otras compañías francesas y cuenta La Véritable Histoire de France (La verdadera historia de Francia) en puertos de Latinoamérica.

El año siguiente, Le Géant tombé du ciel (El gigante caído del cielo) sitia El Havre, ciudad a la que seguirán Calais, Nîmes, Nantes y Bayona. Volveremos a encontrar a este personaje viajero en Barcelona. Más tarde, Peplum, cuya acción se sitúa en el antiguo Egipto, viaja a Francia, Europa y Australia. Le Rhinocéros (El rinoceronte) se representa en Nantes y en la Exposición Universal de Lisboa. Con Soldes! Deux spectacles pour le prix d’un (¡Rebajas! Dos espectáculos por el precio de uno), la compañía ofrece en 2003 sobre un plató giratorio Hamlet de Shakespeare y El enfermo imaginario de Molière en el festival de Aurillac (Auvernia), que más tarde se representa en español en el festival internacional Teatro de Mil (Chile), donde una gira lo lleva hasta el desierto de Atacama. A esta cita siguen las de Madrid y Pamplona.

Los espectáculos de Royal de Luxe (siempre gratuitos, ya que es uno de sus principios fundacionales), mueven multitudes. En 2005, La visite du Sultan des Indes sur son éléphant à voyager dans le temps (La visita del sultán de las Indias sobre su elefante para viajar a través del tiempo) despierta en Londres un extraordinario entusiasmo. En 2007, La Petite Géante et le rhinocéros (La gigantita y el rinoceronte) atrae a más de dos millones de chilenos. En mayo de 2008 gozan del mismo éxito en Portugal, en Santa Maria da Feira, con La fabuleuse histoire du Géant enterré vivant (La fabulosa historia del gigante enterrado vivo), relacionada con la historia del castillo medieval de la ciudad. En cuanto al xolo, un perro-dios creado para el espectáculo Le Géant de Guadalajara (El gigante de Guadalajara), que se presenta en 2010 en México a invitación del presidente Felipe Calderón, atrae a 3,5 millones espectadores a lo largo de seis días.

Royal de Luxe, que cuenta con el patrocinio del Ministerio de Asuntos Exteriores y Europeos de Francia a través de CulturesFrance y del Institut Français, es la llave de paso entre las culturas en las que se inspira. En 1987, se confía a la compañía una misión de embajada artística en Marruecos, por lo que se instala en el sur del país para realizar un trabajo de investigación, a la búsqueda de nuevas fuentes de inspiración. Diez años después, es en el norte de Camerún donde pasan seis meses y presentan Le Tour du Cameroun en vélo (La vuelta ciclista a Camerún) en las plazas de los pueblos. De allí regresan con un niño negro de seis metros de altura: el gigante y su hijo africano desfilan al ritmo de cuatro grandes máquinas musicales animadas por 55 músicos burkineses. La aventura camerunesa inspira también Petits contes nègres (Cuentitos negros), que inaugura en 1999 el festival de Aviñón, tras lo cual inicia una gira por Francia, Valparaíso, Santiago de Chile, Buenos Aires y Europa.

En 2001, el equipo se hospeda en China, en compañía de los Petits contes nègres, y recibe a seis artistas chinos. A continuación, trae un nuevo espectáculo, Petits contes chinois revus et corrigés par les nègres, (Cuentitos chinos revisados y corregidos por los negros), que se presenta en Nantes y París. Poco después, recibe la invitación al festival de Hué (Vietnam) para presentar sus nuevos cuentos, antes de partir hacia Corea del Sur, a Seúl. Aunque todavía no ha viajado a los Estados Unidos, es algo factible: tras Sea Odyssey, Rue de la chute (Calle de la cascada) reinterpretará los mitos de la conquista del Oeste…

Sylvie Thomas


MAPA DEL SITIO



AVISO LEGAL

Todos los derechos reservados - Ministerio de Asuntos Exteriores y Desarrollo Internacional - 2014