Accès rapide :

  • Aumentar el tamaño del texto
  • Disminuir el tamaño del texto
  • Añadir Flujo RSS

La Fiesta de la Música, un invento francés muy bien exportado (junio de 2012)

Desde hace casi 30 años, la gente invade las calles de Francia cada 21 de junio para celebrar la Fiesta de la Música. Un acontecimiento estival que se ha convertido, con el paso del tiempo, en una celebración internacional gracias al dinamismo de la red cultural francesa en el extranjero.

Este año, la 31.ª edición de la Fiesta de la Música estará dedicada a la música pop, un inmenso fenómeno cultural y social que nació hace 50 años. Por tanto, el pop art, las canciones de los sesenta y las míticas bandas originales serán muy recurrentes este 21 de junio de 2012…

Cada año, la vitalidad de la música se celebra con conciertos de músicos aficionados y profesionales en cualquier parte del mundo, incluso en los lugares más insólitos: parques, calles, bares, restaurantes, patios de edificios, museos, cárceles, hospitales… La Fiesta de la Música, que nació en Francia en 1982, empezó a exportarse en 1985 con motivo del Año europeo de la Música.

En la actualidad, el mayor acontecimiento musical del mundo está presente en los cinco continentes. En 2011, esta gran manifestación popular y gratuita se celebró en 123 países; una cifra que sin duda será todavía más elevada en 2012. Es una fiesta nacional en varios países como Italia, Colombia, Grecia o Luxemburgo y también se celebra en grandes urbes como Ginebra o Valparaíso.

Este año se vuelve a organizar la gran operación «Ecos de la Fiesta» en la sala parisina La Bellevilloise, uno de los centros neurálgicos de la cultura independiente y pluridisciplinar que destina sus más de 2000 m² a todas las formas de expresión artística y experimentación. Allí, el público podrá disfrutar de una auténtica vuelta al mundo multimedia con las diferentes celebraciones de la Fiesta de la Música. Los organizadores de todos los continentes enviarán a través de Internet, en directo o en ligero diferido, fotografías que se proyectarán durante el acontecimiento. El objetivo consiste en poner de relieve la diversidad de esta celebración y la universalidad del concepto.

La primera Fiesta de la Música se celebró en Francia el 21 de junio de 1982, día del solsticio de verano, bajo el impulso de Jack Lang, a la sazón ministro de Cultura, y Maurice Fleuret, director de Música y Danza del mencionado ministerio. Ambos deseaban que otras músicas como el rock, el jazz o la canción tuvieran cabida junto a las músicas de corte más clásico, pero ante todo, querían poner de relieve a los aficionados…

Por aquel entonces, cinco millones de franceses y uno de cada dos jóvenes tocaban algún instrumento musical, por eso se plantearon la posibilidad de que la gente se echara a la calle. «El 21 de junio de 1982 fue el día más angustioso de mi vida», confiesa sonriente Jack Lang. Afortunadamente, casi un millón de franceses respondieron al eslogan Faites de la musique (juego de palabras en francés entre «fiesta» y «haced» música); el éxito fue inmediato entre la población y los medios de comunicación dieron amplia cobertura al acontecimiento.

La Fiesta de la Música también cuenta con una gran difusión allende las fronteras gracias al dinamismo de la red cultural francesa, en combinación con la implicación de instituciones locales como son los conservatorios, las asociaciones y los ayuntamientos.

Desde 1994, el Ministerio francés de Cultura delega en la Asociación francesa por el Desarrollo de la Creación, Estudios y Proyectos la coordinación nacional e internacional de las celebraciones con el fin de implicar al público, ofrecer asesoramiento artístico y técnico, centralizar y llevar a cabo la programación así como proponer material de comunicación. Por supuesto, dicha asociación trabaja en colaboración con profesionales e instituciones con sede en el extranjero (embajadas, centros culturales franceses, la Alianza Francesa…).

Laurence Lalatonne, responsable de Actos Culturales de la Fundación Alianza Francesa, explica que la Fiesta de la Música y la Fiesta de la Francofonía son los dos principales acontecimientos que organiza la Alianza en todo el mundo: «El entusiasmo es desbordante en los cinco continentes. La programación, muy reflexionada, concede una gran importancia a los artistas locales, incluso aunque se sumen músicos franceses a las manifestaciones en todos los rincones del planeta».

A escala europea, una red de operadores y estructuras institucionales forman desde 1995 la asociación de la Fiesta europea de la Música para facilitar intercambios de músicos entre los países. Este año se han incorporado a la red las ciudades de Bremen (Alemania) y Czestochowa (Polonia).

¿Cuáles son las características culturales de cada país? Según Sylvie Canal: «Sin duda hay adaptaciones culturales. En el norte de Europa, la fiesta se celebra unos días después del 21 de junio, porque también celebran San Juan; mientras que en el hemisferio sur, la fiesta se celebra en interiores porque coincide con el principio del invierno».

Entonces, ¿es una fiesta universal? La coordinadora general de la Fiesta de la Música nos da una pista: «Esta fiesta tiene éxito en todas partes porque es una enorme fiesta popular, al alcance de todos, jóvenes y no tan jóvenes; además, porque todo el mundo puede tocar un instrumento o, como mínimo, cantar. La música es un arte muy accesible y, sobre todo, un lenguaje universal…».

Las palabras clave de este gran acontecimiento siguen siendo: gratuidad, curiosidad e iniciación a la música. La Fiesta de la Música pertenece a todos los que la hacen… porque es un buen instrumento de democratización de las prácticas culturales.

Lucie de la Héronnière

Páginas de Internet:

http://fetedelamusique.culture.fr/

http://www.labellevilloise.com/


MAPA DEL SITIO



AVISO LEGAL

Todos los derechos reservados - Ministerio de Asuntos Exteriores y Desarrollo Internacional - 2014