Accès rapide :

  • Aumentar el tamaño del texto
  • Disminuir el tamaño del texto
  • Añadir Flujo RSS

La certificación FrancEducation, una ventaja lingüística y diplomática (mayo de 2012)

Las primeras certificaciones FrancEducation acaban de concederse a centros escolares extranjeros que cuentan con programas de enseñanza bilingüe francófona de excelencia. Esta nueva certificación, destinada a enriquecer la diversidad y calidad de la enseñanza del francés en el extranjero, reconoce la calidad de la docencia de los centros y les facilita el acceso a toda una gama de servicios.

La puesta en marcha de esta nueva certificación depende de diferentes organismos públicos franceses: el Ministerio de Asuntos Exteriores y Europeos (MAEE), el de Educación y la Agencia de la Enseñanza del Francés en el Extranjero (AEFE). Dicha certificación se concede tras la presentación de un informe y una supervisión en el propio centro escolar, con una auditoría de entidades diplomáticas y la AEFE que comprueba el cumplimento de los requisitos.

Los requisitos son muy exigentes.

— El primero en particular, porque al menos un tercio de la docencia debe impartirse en francés. Tal y como destaca Jean-Marc Berthon, subdirector de Diversidad lingüística y francés del MAEE: «El listón es muy alto. Incluso algunos sistemas ilustres de la cooperación educativa francesa como es el bachillerato bilingüe en Italia, España o Alemania no llegan a cumplir este requisito».

— El segundo criterio de selección es disponer en cada nivel de un docente que sea funcionario del Ministerio francés de Educación, si bien este requisito se puede adaptar en función de las situaciones locales. Asimismo, conviene que los alumnos se presenten al examen de certificación en lengua francesa y que gocen de un entorno francófono, por ejemplo, con contenidos en francés en las mediatecas y bibliotecas o que puedan hacer un intercambio con Francia… Por último, los profesores deben contar con la titulación requerida y el centro escolar con un sistema de evaluación continua.

La certificación FrancEducation tiene una vigencia de tres años, tras ese plazo hay que repetir la auditoría. Además, es de pago: 1200 euros anuales para los centros escolares, que obtienen en contrapartida el derecho a utilizar el logotipo en varias formas, por ejemplo, en una placa para la fachada o en sus documentos de comunicación. Esta gratificación de prestigio no solo es una garantía de calidad sino que les proporciona reconocimiento y distinción, así como acceso a diferentes prestaciones: un fondo para financiar proyectos innovadores o facilidades para contratar a profesores franceses. Los docentes extranjeros que enseñen francés también tienen derecho a recibir formación del Instituto Francés.

Una vez al año se celebrarán reuniones en Paríspara los responsables de los programas educativos bilingües, para que también puedan intercambiar opiniones sobre sus experiencias: «La idea consiste en crear un club de excelencia, una nueva red junto a los liceos franceses del extranjero —afirma Jean-Marc Berthon— porque en el mundo hay 1,7 millones de alumnos que siguen una enseñanza bilingüe en 53 países. La certificación pretende identificar los mejores centros escolares que participen en la difusión de nuestra cultura y la formación de alumnos que contribuirán ellos mismos a reforzar la influencia del francés. La certificación permite promover esos centros, ayudarlos a mejorar la calidad de su docencia, incitar a los demás para que asciendan hasta lo más alto y tal vez, motivar a otros para que implanten un programa educativo bilingüe si no lo tienen».

La certificación FrancEducation no solo sirve para difundir las cualidades de Francia en materia de educación, sino que proporciona a los docentes otras perspectivas de movilidad.

Esta nueva herramienta de la diplomacia francesa representa un elemento clave del Plan de Desarrollo del francés en el extranjero, que también incluye la consolidación de los medios de la AEFE y la coordinación de la red escolar francesa en el extranjero con una cartografía detallada, con el objetivo de mantenerse en línea con la evolución en curso, porque diversos factores parecen anunciar que la supremacía del inglés se está quedando atrás. Los países francófonos asisten a un considerable crecimiento demográfico porque se pasará de 220 millones de francófonos a 715 millones en 2050, según la Organización Internacional de la Francofonía. En los países emergentes, las nuevas clases medias de mentalidad abierta apuestan por la diversidad cultural y lingüística; en la India, por ejemplo, 1200000 alumnos aprenden francés, una cifra que cada año aumenta en un 15%. «En un mundo que ahora es mucho más multipolar, nuestra lengua ha adquirido mucha relevancia», en opinión de Jean-Marc Berthon. El futuro parece prometedor, teniendo en cuenta además que la lengua francesa está muy presente en el ámbito digital.

La República Checa se lleva la palma en la primera partida de concesiones de la certificación FrancEducation con cuatro institutos: el Jan Neruda de Praga, el Matyas Lerch de Berno, el Pierre de Coubertin de Tabor y el liceo eslavo de Olomuc. Dos de los ocho centros galardonados se encuentran en Nueva York (Estados Unidos): The Caroll School y The Lilian Weber School. Otro en Finlandia, el colegio Aleksanten de Tempere, y otro en Auckland (Nueva Zelanda): Richmond Road School, recompensado por su programa bilingüe L’Archipel.

Estos centros escolares, tanto de primaria como de secundaria, públicos o privados, están situados por ahora en centros urbanos de capitales o grandes ciudades regionales, pero el objetivo consiste en conceder una cincuentena de certificaciones en 2012-13 y llegar al centenar en 2013-14, sobre todo en Europa y los países del G20.

Sylvie Thomas


MAPA DEL SITIO



AVISO LEGAL

Todos los derechos reservados - Ministerio de Asuntos Exteriores y Desarrollo Internacional - 2014