UNITAID, un actor destacado en el mundo de la salud

La promoción internacional de la innovación es indispensable para alcanzar el objetivo de desarrollo sostenible que acaba de adoptar la comunidad internacional en Nueva York: acabar para 2030 con el sida y otras grandes pandemias que suponen amenazas para la salud mundial.

Desde que hizo su aparición la epidemia del sida, Francia ha estado en cabeza de la cooperación internacional, en especial en los ámbitos de la investigación y del acceso de los enfermos a los medicamentos, tanto en países del sur como del norte.

UNITAID proporciona la innovación y reduce los gastos de acceso a los productos sanitarios que permiten luchar contra el VIH, la tuberculosis y la malaria
Desde 2006, UNITAID desempeña un papel de catalizador, transformando ideas innovadoras en soluciones prácticas que responden a algunos de los mayores retos sanitarios mundiales. El modelo operativo de UNITAID ha sido concebido para centrarse en ámbitos específicos (llamados «zonas de intervención») en los que las inversiones de UNITAID puedan contribuir de la mejor manera posible a acabar con las epidemias mundiales que suponen el VIH/sida, la tuberculosis y la malaria.

UNITAID identifica y acelera la llegada al mercado de soluciones terapéuticas y diagnósticas innovadoras y baratas para responder a las necesidades de los países del sur en cuestión de lucha contra el VIH, la tuberculosis y la malaria.

La organización interviene en todos los pasos previos al despliegue a mayor escala de estas innovaciones:

  • identifica las necesidades no satisfechas en cuestión de prevención, de tratamientos y de diagnósticos, así como las nuevas soluciones potenciales;
  • acompaña, acelera o crea las condiciones necesarias para que surjan y estén disponibles dichas innovaciones;
  • prepara las condiciones para que se dé una adopción rápida de las innovaciones en los países del sur.

La apropiación de las soluciones a las que ha dado el visto bueno el Fondo mundial de lucha contra el sida, la tuberculosis y la malaria o cualquier otro donante o gobierno permite a continuación que se financien y se implementen a muy gran escala estas soluciones innovadoras.

Así, las actividades de UNITAID tienen un efecto catalizador en las intervenciones de todos estos actores, a los que permiten:

  • disponer de un abanico de soluciones más amplio y mejor adaptado a las necesidades;
  • acceder a tratamientos y diagnósticos significativamente más baratos;
  • llegar más rápidamente a un número mayor de personas gracias a una mejor capacidad de absorción de estas innovaciones en los países.

UNITAID está íntimamente asociado a los mecanismos de financiación innovadores. Las contribuciones francesas proceden íntegramente de la tasa sobre los billetes de avión (una tasa creada especialmente para ello). La aportación francesa a la organización asciende a más de 1.000 millones de euros desde su creación, y representa casi el 60 % de los recursos de UNITAID.

Francia y Brasil guiaron la génesis de UNITAID y, desde entonces, están presentes en el consejo de administración junto a los demás miembros: Reino Unido, Noruega, Chile, España, la República de Corea, la Fundación Bill y Melinda Gates, los representantes de África y de las ONG y de las comunidades afectadas por las tres pandemias.

Fecha de publicación : 01.12.2016

MAPA DEL SITIO