Salud sexual, reproductiva, materna, neonatal e infantil

Salud sexual y reproductiva

La salud sexual y reproductiva es un derecho humano esencial para el desarrollo sostenible y equitativo. Muchas barreras económicas y sociales impiden que las personas accedan a los servicios sanitarios de sexualidad y reproducción. Todavía hoy, las enfermedades transmisibles sexualmente son el segundo factor de riesgo de enfermedad o muerte en los países en desarrollo más pobres.

La mayoría se pueden prevenir con métodos sencillos y eficaces: acceso a los anticonceptivos, educación sexual, mejora de la situación de la mujer. La muerte prematura relacionada con la salud sexual y reproductiva afecta a muchas adolescentes. El bienestar general de la mujer, tanto físico como mental y social, implica en primer lugar que se garantice la igualdad y equidad entre géneros, el respeto mutuo y la integridad corporal. Para lograrlo, la educación de la sexualidad tiene que formar parte del sistema escolar.

La prevención es el eje principal de la acción de los servicios sanitarios en el área sexual y reproductiva. La capacidad de una mujer para prevenir, espaciar y limitar los embarazos gracias a la utilización de métodos anticonceptivos tiene un impacto directo en su salud. Todas las mujeres, incluidas las adolescentes, deben poder acceder a los servicios de planificación familiar, los anticonceptivos, el aborto en buenas condiciones, la información y asistencia en materia de sexualidad.

En el marco del partenariado de Uagadugú, Francia sostiene programas de salud sexual y reproductiva en 9 países del África francófona: Benín, Burkina Faso, Costa de Marfil, Guinea, Malí, Mauritania, Níger, Senegal, Togo (100 millones de euros en el periodo 2011-2015).

Participación multilateral

El Fondo de Población de las Naciones Unidas (FNUAP) y la entidad de las Naciones Unidas para la igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres (ONU Mujeres) son los principales operadores de los programas financiados por Francia a través del Fondo de Solidaridad Prioritaria (FSP), con 6 millones de euros al año (2011-2015). El objetivo de los programas es:

  • desarrollar campañas de defensa de la planificación familiar y la prevención de abortos de riesgo;
  • lograr que el material y los suministros anticonceptivos estén disponibles y sean accesibles desde el punto de vista financiero;
  • incrementar la oferta de servicios de planificación familiar en los centros para los jóvenes;
  • incluir el tratamiento del VIH en los servicios de sanidad reproductiva.

Participación bilateral

La Agencia Francesa de Desarrollo (AFD), operador del Ministerio de Asuntos Exteriores y Desarrollo Internacional, pone a disposición diversos modos de ayuda para la salud sexual y reproductiva. Por ejemplo, parte de la subvención de 10 millones de euros asignada a República de Benín para mejorar la sanidad materna e infantil, se destina a mejorar los servicios de planificación familiar, principalmente con destino a los adolescentes.

La salud de la madre y del niño

En la cumbre del G8 de junio de 2010, en Muskoka, Francia se comprometió a incrementar en 500 M€ su contribución a la lucha contra la mortalidad materna e infantil para el periodo 2011 - 2015.

Los compromisos multilaterales adicionales franceses se elevan a 52 M€ al año. Financian un proyecto conjunto con cuatro agencias de las Naciones Unidas, un proyecto específico vinculado a la red Aga Khan Development Network y contribuciones adicionales a la lucha contra las pandemias.

El proyecto conjunto de las cuatro agencias de las Naciones Unidas se eleva a 19 M€ al año y está administrado por la OMS (Organización Mundial de la Salud), el FNUAP (Fondo de Población de las Naciones Unidas), la UNICEF (Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia), y ONU Mujeres (entidad de las Naciones Unidas para la igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres). Estas cuatro agencias desarrollan sus programas en un marco común de actividades coordinadas y armonizadas, cuyos objetivos son: espaciamiento de los nacimientos y prevención de embarazos no deseados, seguimiento de embarazos, nacimientos y post partum, asistencia integrada de enfermedades infantiles, vacunaciones, nutrición madre-hijo.

El proyecto específico realizado junto a Aga Khan Development Network (AKDN) para acciones en pro de la salud de la mujer y del niño en regiones transfronterizas de Afganistán, Pakistán y Tadjikistán se eleva a 0,5 M€ al año para el periodo 2012-2015.

Los esfuerzos adicionales concedidos a la lucha contra las pandemias se elevan a 32,5 M€ al año y están administrados principalmente por el Fondo Mundial de lucha contra el sida, la tuberculosis y la malaria (27 M€) y la alianza mundial para vacunas e inmunización GAVI (5,5 M€).

Los compromisos bilaterales adicionales franceses se elevan a 48 M€ al año. Estos fondos adicionales están administrados por la Agencia Francesa de Desarrollo (AFD), de concierto con los socios recipiendarios. Son prioritarios para esta ayuda 16 países africanos: Benín, Burkina Faso, Camerún, Comoras, Congo, Costa de Marfil, Guinea, Madagascar, Malí, Mauritania, Níger, República Centroafricana, República Democrática del Congo, Senegal, Chad y Togo. Se incluyen también dos países en crisis: Haití y Afganistán.

La vacunación: apoyo de Francia a la alianza mundial para vacunas e inmunización (GAVI)

GAVI es un partenariado público y privado iniciado el 31 de enero de 2000 en el Foro Económico Mundial de Davos (Suiza). Varios países, la UNICEF, la OMS, el Banco Mundial, la Fundación Bill y Melinda Gates, la industria farmacéutica productora de vacunas, instituciones de sanidad pública y organizaciones no gubernamentales se han comprometido a trabajar juntos para proteger a los niños de los países pobres contra las principales enfermedades que se pueden prevenir con la vacunación.

Durante los últimos diez años, GAVI ha financiado la vacunación de más de 250 millones de niños en los 73 países más pobres del mundo, 28 de ellos francófonos (lo que representa el 38% de los países elegibles). GAVI estima que se evitarán 4,5 millones de muertes gracias a su acción entre 2010 y 2015. Por ejemplo, la introducción de la vacuna antineumocócica y antirrotavirus permite prevenir enfermedades que son responsables por sí solas de más de la tercera parte de la muerte de niños de menos de cinco años de edad en el mundo (diarreas, enfermedades respiratorias agudas).

Francia es el 4° país contribuidor de GAVI (79 M€ en 2013). Su apoyo financiero pasa por el Servicio Financiero Internacional para la Inmunización IFFIm, donde Francia es el 2° socio financiero (compromiso de 1.300 millones de euros para el periodo 2007-2026).

Más información:

Actualización : mayo de 2014

MAPA DEL SITIO