Consolidación de los sistemas sanitarios

La cobertura sanitaria universal

Cada año, casi 100 millones de personas caen en la pobreza como consecuencia del pago directo de la atención sanitaria. En la conferencia de las Naciones Unidas sobre desarrollo sostenible de Río de Janeiro, en 2012, se reconoció que la protección social es un factor clave de consolidación de la cohesión social para el desarrollo sostenible. La comunidad internacional reconoce hoy que la cobertura sanitaria universal es un instrumento indispensable para consolidar los sistemas sanitarios y facilitar el acceso de todos a servicios sanitarios de calidad, sin riesgo de empobrecimiento.

Según la definición de la Organización Mundial de la Salud (OMS), el objetivo de la cobertura sanitaria universal es asegurar que todas las personas reciban los servicios sanitarios que necesitan, sin tener que pasar penurias financieras para pagarlos.

Francia presentó, en nombre del grupo Diplomacia Salud, una resolución de la Asamblea General de las Naciones Unidas sobre la cobertura sanitaria universal, adoptada por consenso en diciembre de 2012. Sostiene la idea de que la cobertura sanitaria universal es un objetivo global capaz de agrupar todos los objetivos sanitarios en el esquema de desarrollo post 2015. Al insistir en el acceso de todos a una asistencia de calidad, añade el carácter transversal del que adolecían los Objetivos de Desarrollo del Milenio. Al favorecer una financiación más sostenible de los sistemas sanitarios, permite dotarlos de la capacidad de utilizar del modo más eficaz posible las inversiones verticales, en particular en materia de sanidad materna e infantil, de lucha contra las grandes pandemias y de inmunización. La eficacia demostrada de los sistemas de cobertura sanitaria universal para luchar contra la pobreza convierte este tema en un objetivo de desarrollo sostenible, de alcance económico y social.

Francia pone a disposición su pericia

En 2005, la creación de la agrupación de interés público Santé Protection Sociale International ha puesto a disposición de países en desarrollo la pericia francesa en cuestiones de protección social sanitaria.

Francia también se apoya en la promoción de la protección social sanitaria en los países en desarrollo a través del partenariado Providing For Health (P4H) fundado en 2007 por Francia y Alemania. Esta red reúne agencias multilaterales y socios bilaterales, acompaña a los países que lo deseen para definir y poner en práctica mecanismos de cobertura del riesgo de enfermedad, poniendo a su disposición una pericia técnica y encargándose de la coordinación entre socios técnicos y financieros.

Por último, la iniciativa Solidaridad Salud Sahel (I3S) se propone promover el acceso a la asistencia médica de los niños de Sahel. En los seis países cubiertos (Burkina Faso, Malí, Mauritania, Níger, Senegal y Chad), I3S financia el lanzamiento y acompañamiento de mecanismos solidarios de exención de pago de la asistencia médica primaria para niños de 0 a 5 años.

Investigación y desarrollo

Sólo el 10% de las sumas invertidas en la investigación y desarrollo en sanidad (ID en sanidad) se dedican a las enfermedades de la pobreza, que representan el 90% de la morbilidad mundial (años de vida en buena salud perdidos). Estos últimos diez años, menos del 2% de las nuevas moléculas comercializadas conciernen a las enfermedades tropicales olvidadas.

Para llenar estas carencias de la ID en sanidad a escala mundial, Francia sostiene políticas innovadoras de coordinación y financiación. Apoya la aplicación de la estrategia y el plan de acción de la OMS para la sanidad pública, la innovación y la propiedad intelectual. Ha contribuido a la creación del observatorio mundial sobre la ID en sanidad, patrocinado por la OMS, para cartografiar mejor las necesidades de ID en sanidad y sus flujos de financiación. Los partenariados con el sector privado son un componente esencial del desarrollo de nuevos tratamientos. La Drugs for Neglected Diseases Initiative (DNDi), que asocia la industria farmacéutica y la sociedad civil, permite disociar el costo de la ID de los precios de los productos sanitarios, en particular a través de políticas abiertas para la innovación.

Compromiso en pro de fármacos de calidad y lucha contra los fármacos falsificados

La falsificación de medicamentos podría alcanzar el 10% de todos los fármacos comercializados en el mundo y casi la mitad de los productos sanitarios vendidos en Internet. La calidad del medicamento, ya sea de marca o genérico, es un elemento crucial de la estrategia de cooperación internacional de Francia en el sector sanitario. La pericia francesa es reconocida a través de la Agencia Nacional de Seguridad del Medicamento y Productos Sanitarios francesa (ANSM) y el Colegio Nacional de Farmacéuticos francés, que también interviene en el sector internacional, particularmente en los países francófonos.

El Ministerio de Asuntos Exteriores y Desarrollo Internacional y sus operadores sostienen las políticas farmacéuticas de los países en desarrollo a través de la financiación de proyectos y la aportación de su pericia técnica. Uno de los agentes en los países francófonos es Réseau Médicaments et Développement (ReMeD), asociación de solidaridad internacional que obra en pro de una mejor accesibilidad, disponibilidad y calidad del medicamento en los países en desarrollo.

Francia articula su estrategia en tres módulos: defensa, prevención y represión. Aboga en particular por la firma del convenio Médicrime del Consejo de Europa, que intensifica las sanciones contra quienes producen, distribuyen y comercializan productos sanitarios falsificados.

Más información:


Actualización : mayo de 2014

MAPA DEL SITIO